¿Renuncia de Useche le permitirá a Marín regresar al Concejo, o se aplica la silla vacía?

Tal como informó oportunamente este portal, la Sección Quinta del Consejo de Estado confirmó “el numeral primero de la sentencia del 18 de octubre de 2018 través de la cual el Tribunal Administrativo de Bolívar decretó la nulidad de la Resolución Nº 071 de 2018 mediante la cual el Concejo Distrital de Cartagena realizó el llamamiento del señor Óscar Marín Villalba como concejal de esa entidad territorial“.

Leer ‘Sentencia del Consejo de Estado – 2da. instancia

En consecuencia, la Mesa Directiva del Concejo deberá ejecutar la orden impartida por el Tribunal Administrativo de Bolívar, pero -claro está – no la que fue impartida mediante la Resolución Nº 071 de 2018, que quedó inapelablemente sin efectos, sino “mediante fallo del 17 de febrero de 2017“.

Leer ‘Sentencia del Tribunal Administrativo de Bolívar – 1a. instancia‘.

En sus consideraciones, los magistrados de la Sección Quinta del Consejo de Estado resaltaron que el Acto Legislativo Nº 02 de 2015 agregó como nuevos eventos para el establecimiento de la llamada ‘silla vacía‘ los derivados de los delitos contra la Administración Pública.

En efecto, el Artículo 134 de dicha norma establece que “en ningún caso podrán ser reemplazados quienes sean condenados por delitos comunes relacionados con pertenencia, promoción o financiación a grupos armados ilegales (…)” o “dolosos contra la administración pública” o “contra los mecanismos de participación democrática. Tampoco quienes renuncien habiendo sido vinculados formalmente en Colombia a procesos penales por la comisión de tales delitos, ni las faltas temporales de aquellos contra quienes se profiera orden de captura dentro de los respectivos procesos“.

Consultados sobre el tema unos analistas, varios fueron del criterio de que, en efecto, en este caso se configuraría la figura de la silla vacía y, en consecuencia, la bancada del Partido Conservador en Cartagena perdería una curul.

A pesar de que el 10 de mayo (el concejal) Jorge Useche renunció a su curul, los delitos por los que continúa siendo investigado, que son cohecho propio, tráfico de influencias de servidor público y asociación para la comisión contra la Administración Pública, conllevan la declaratoria de silla vacía tal como lo establece el Acto Legislativo Nº 02 de 2015“, conceptuó una de las fuentes.

Para otra, que coincide plenamente con la anterior, “a pesar de que podría interpretarse otra cosa cuando se lee que el Concejo debe ejecutar la orden impartida por el Tribunal Administrativo de Bolívar mediante fallo del 17 de febrero de 2017es claro que hay silla vacía, ya que justamente en este fallo se reconoce a Jorge Useche como concejal, para esa fecha, y ello fue en el 2017, dos años después de haberse establecido que los delitos contra la Administración Pública sí configuran silla vacía, a pesar de una renuncia. Y si no fíjese el caso de David Dáger Lequerica, quien renunció y su partido: el liberal, no pudo jamás llenar su vacante”.

Por lo visto, el concepto de los analistas consultados es el mismo de la Procuraduría, que durante el proceso le solicitó al Consejo de Estado confirmar la decisión de primera instancia.

En sus alegatos de conclusión, la Procuraduría advirtió que, como Jorge Useche no pudo tomar posesión de su cargo por pesar sobre él una medida de aseguramiento, “lo que correspondía era dar aplicación a lo establecido en el artículo 134 Superior declarando que esa curul debía quedar vacía hasta tanto se definiera si era responsable o no de los delitos endilgados“.

Para el Ministerio Público, es claro que en este caso “no era procedente hacer ningún llamamiento, toda vez que el partido perdía la posibilidad de llenar la vacante por la configuración del fenómeno denominado silla vacía, y por contera, con la expedición del acto acusado se infringió indirectamente el artículo 134 Constitucional que establece esa regla“.

Y la norma es clara en determinar que, en el caso de una renuncia, también se configura la silla vacía cuando, como ya se dijo, el dimitente esté vinculado formalmente en Colombia a procesos penales por la comisión de delitos contra la Administración Pública.

La situación en el Concejo

La primera consecuencia del fallo del Consejo de Estado es que, al ‘caerse’ el llamamiento de Óscar Marín a ocupar una curul, se ‘cae’ también su elección como presidente, lo que llevaría a asumir como tal al primer vicepresidente: César Pión González.

Pero hay un hecho que no ha trascendido a la opinión pública, y es que varios colegas han advertido en distintas oportunidades que Pión está impedido para conocer de los hechos referidos a Marín ya que fue él quien lo postuló como presidente y por ello estaría impedido“, reveló un concejal que pidió reserva de su nombre; “si se declara y acepta ese impedimiento, quien tendría que asumir el ‘chicharrón‘ de decidir si llama a Marín o acepta lo de la silla vacía sería el segundo vicepresidente, Carlos Barrios, quien, como se sabe, es un abogado aplicado“.

El demandante

El autor de la demanda de nulidad que hoy tiene al Partido Conservador ad-portas de perder una curul en el Concejo de Cartagena es el reconocido abogado Alfonso Morales Angulo, quien en diálogo con Revista Metro  manifestó que la acción impetrada la motivó “su deseo de que no se siguiera violando la moralidad administrativa“, y que lo hizo “como ciudadano activo, amparado en su derecho a ejercer control social“.

El apoderado de Óscar Marín

El abogado defensor de Óscar Marín es el también renombrado abogado José Abuchaibe Escolar, concejal de Riohacha en tres periodos consecutivos y -asimismo – gobernador encargado de La Guajira en varias ocasiones. Se le conoce -sobre todo – por haber sido quien ‘tumbó’ recientemente la curul de Antanas Mockus.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial