Atrapados con salida: una oportunidad para replantear la cuarentena

Por Andrés Betancourt González *

Parece que estuviéramos en un camino sin salida, llevamos casi 60 días de aislamiento y las cifras evidencian que no se ha cumplido el objetivo; no se ha frenado la velocidad de contagio y no se ha puesto en marcha un sistema de salud capaz de brindar oportunidad en el servicio.

La cuarentena decretada por el Gobierno Nacional y desplegada en todo el territorio desde hace dos meses parece estar llegando a su fin; extrema la tolerancia ciudadana, evidencia las fallas del Gobierno Distrital para enfrentar la pandemia; en medio de la indisciplina social, la confusión del pico, cédula y género y la excesiva expedición de decretos incapaces de controlar y llevarse a cabo.

Las cifras en Cartagena son más que alarmantes, el Gobierno Nacional, decreto tras decreto, ha intentado cubrir los diferentes aspectos sociales y económicos para preparar y enfrentar el coronavirus que por culpa del rampante centralismo tardan mas de 20 días en llegar a las regiones.

El objetivo del aislamiento ha estado claro desde el principio: “comprar tiempo”, lograr ganarle un espacio a la pandemia para evitar que la gente se enferme al mismo tiempo, disminuir la velocidad del virus, adecuar el sistema de salud y tomar medidas humanitarias y económicas para mitigar el hambre y las quiebras; en definitiva ese ha sido el objetivo. Yo le sumaria que ha sido un tiempo valioso para tomar consciencia social y responsabilidad personal, educando al ciudadano. Es claro que la cuarentena no es un antídoto. En conclusión: el objetivo teórico de la cuarentena no se está cumpliendo.

Los ciudadanos están desesperados, fatiga mental, hambre y sin trabajo. Al alcalde se le ha ido el tiempo en decretos y al director del Dadis en anuncios estadísticos. Es hora de replantear la estrategia.

Es cuestión de cuantificar las camas, las nuevas camas UCI y la cantidad de respiradores adquiridos, así como las dotaciones del personal médico y, de igual manera, la implementación de medidas económicas que permitan reactivar la dinámica económica de la ciudad. Por lo visto, en estos campos es evidente que la gestión pública ha sido poca.

En Cartagena no ha sucedido nada diferente a convertir los decretos en medidas autoritarias y pantalleras que sacan aplausos dentro del perrateo social en que vivimos.

Pero la situación es muy preocupante: más de 400 casos positivos, 34 muertos y una tasa de letalidad de casi el 9%, una de las más altas del país y el doble de la media nacional, presencia de infectados en más de 100 barrios y, lo más grave, evidencias positivas identificadas en el espacio de mayor aglomeración de la ciudad: el Mercado de Bazurto.

Haciendo un análisis bioestadístico simple podríamos deducir que las medidas tomadas hasta el momento en Cartagena no han servido. Ver gráfica Dr. Carlos E Hernández PhD; Universidad de los Andes. ( Mayo 5, 2020):

La ciudad no puede seguir dando palos de ciego alargando sistemáticamente una medida ineficaz de aislamiento que la gente burla mientras se suman más y más casos. Debemos replantear la estrategia porque no vamos a aguantar; ni la vida, ni la plata. Razón tiene el alcalde cuando dice que “caeremos como moscas“.

De acuerdo a un análisis exhaustivo que incluye una revisión bibliográfica de varias fuentes académicas y científicas, de medidas utilizadas a nivel nacional e internacional, el concepto público de profesionales expertos y de algunos consultados personalmente, me permito hacer unas recomendaciones con el ánimo de aportar en medio de la incertidumbre y la responsabilidad que me atañe como ciudadano cartagenero.

  1. Cerco epidemiologico territorial.

Hasta el momento el virus a hecho presencia en 100 barrios aproximadamente, el 25% de la ciudad. Si seguimos con las medidas de pico, cédula y género permitiremos que los habitantes de los barrios contagiados se movilicen a otros barrios con el riesgo de extender la contaminación cruzada y permitir que la infección llegue a los demás barrios. Es importante, entonces, aprovechar la extensión de la cuarentena nacional y contraer el aislamiento a nivel territorial por barrios, unidades comuneras, localidades y corregimientos. (Ver caso Chile).

La estrategia chilena para contener la expansión del coronavirus basada en cuarentenas por zonas encuentra sostén en un modelo de microsimulación matemático según el cual se evitará que haya un aumento exponencial de contagios cuando acabe el confinamiento, algo que sucedería si se estableciera un aislamiento total en todo el país.

Las cifras de Chile con más de 26 mil contagiados reporta menos de 300 fallecidos; realmente sorprendente. ( Ver datos anexos).

Cada barrio tendrá un cerco por los próximos 15 a 21 días; tiempo para evitar la movilización ciudadana entre sectores afectados a sectores no infectados o libres de Covid. Tendríamos el tiempo para proteger a la población no infectada y permitir que la población infectada pueda recuperarse. Cabe destacar que es un modelo que, autónomamente, en la práctica, los habitantes de Martínez Martelo y Palenque ya lo están implementando.

  1. Desarrollo económico territorial.

Esta estrategia permite a los habitantes de cada barrio llevar una vida casi normal, utilizando todas las medidas de bioseguridad, de autocuidado y responsabilidad exclusivamente en su barrio o sector, activando la economía comercial y laboral por sectores georeferenciados. De esta manera los negocios, incluidos los restaurantes, las peluquerías, los servicios médicos y el comercio en general, podrán habilitarse para los habitantes de la zona.

  1. Entrada y salida territorial.

La  condición exacta es que nadie podrá salir de su barrio, ni nadie diferente podrá entrar que no sea del propio barrio; podrá salir de su casa y hacer una vida casi normal dentro de su territorio, cumpliendo las normas de bioseguridad. Solo podrán salir quienes, después de hacer un examen y una evaluación rápida, se certifican diariamente como no portadores y/o agentes cero riesgo. Esta medida no podrá superar los 21 días.

  1. Análisis socio económico por estratos.

Existe evidencia científica que justifica una relación directa con la edad, los grupos etarios con mayor riesgo de contraer el Covid; los mayores de 70 son más propensos; una comorbilidad asociada a la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades de base. Hago referencia a esto para suponer que el virus no se comporta igual en todos los países, regiones, ciudades y territorios, y poder inferir que en Cartagena podrá ser exponencial la infección de acuerdo al nivel socio económico y al grado de educación. Los sectores más vulnerables en medio de la pobreza se están convirtiendo en poblaciones de mayor riesgo. Según información obtenida a través de los estudios de Camilo Rey y el análisis de Juan Correa, profesores de la Universidad de Cartagena, se pudo mostrar proyecciones de que el virus afecta mayormente a los estratos más pobres. ( Ver gráficas, 1 y 2. Abril de 2020).

La gráfica 1 muestra el comportamiento ascendente de acuerdo al nivel socio económico acumulado por barrios, lo cual demuestra que el virus está creciendo de manera exponencial en los estratos 1 y 2. Ya sea por acumulacion de casos o tamaño de la población, sea cual sea la razon, los sectores más pobres serán los más afectados. Es una evidencia lo que siempre hemos pensado: la baja calidad educativa y cultural, el desorden y la indisciplina social hace más susceptible el contagio. Cabe aclarar que todos son casos transmitidos localmente.

La gráfica 2 muestra que la mayoría de casos individuales están confinados en los estratos altos, en su mayoría  importados y noten como la disciplina social hace que la curva se aplane. De hecho en los últimos días no se han presentado nuevos casos en los estratos altos.

Sabemos que una de las grandes fallas estructurales de Cartagena es la pobreza y la baja calidad educativa. No es el momento de evaluaciones políticas ni administrativas, es el momento de salvar la vida de los más vulnerables y por eso vale la pena hacer el sacrificio extremo, responsable e inteligente de aislarnos en nuestro barrios. Las estadísticas lo demuestran de manera positiva.

  1. Puntos críticos y los informales.

La playa debe mantenerse cerrada, el Mercado de Bazurto deberá ser cerrado y Transcaribe no podrá operar.

Todos son centros de alta confluencia social interbarrial y sectorial, por lo cual debemos entender que son los puntos de mayor riesgo.

La playa.

Es el momento de utilizar el información histórica de la ciudad y aprovechar el censo existente (1.200 vendedores) para sumarlos a la lista de los que deberán ser atendidos en los próximos 21 días.

Mercado de Bazurto.

Despensa de Cartagena, punto de mayor potencial comercial y laboral de la ciudad; se estima que más de 20 mil personas transitan diariamente por el Mercado de Bazurto y más de dos mil vendedores informales dependen del rebusque para su sustento. Otro grupo que, por obvias razones, habrá que anotar en la lista de atención.

Transcaribe.

Un servicio público que opera a pérdida. Sale más barato apagarlo durante 21 días y no generar pérdidas operacionales y acumular pérdidas de lucro cesante.

Informales.

El censo de informales que tiene la Secretaría del Interior y la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana junto a la base de datos de Familias en Accion sirve de soporte y orientación para la atención humanitaria que estamos obligados como gobierno y sociedad a atender. No habría excusa económica para romper el aislamiento territorial.

  1. Servicios públicos.

Limitar a cero las lecturas de medición de servicios públicos, no para prorratear el consumo sino para suspender las mediciones y esperar 21 días para activar las mediciones. Con este dato podremos solicitar ante la Superintendencia de Servicios Públicos y las empresas de servicios de energía, agua, alcantarillado y gas, un descuento, una exoneración, un subsidio o una prórroga para su pago.

En definitiva, llegó la hora de plantear alternativas más allá de las estrategias de aislamiento, toque de queda y pico, cédula y género. El Distrito debe replantear ideas que contengan la propagación, concienticen a la gente y permitan subsanar la ausencia de medidas de contingencia en salud que ya no se hicieron.

Con estas ideas espero poder aportar, de manera sensata y basado en el análisis, el conocimiento y un juicioso estudio bibliográfico, una nueva estrategia que se pueda adoptar en la ciudad de Cartagena.

Seguramente podrá ser motivo de discusión pero siempre hemos creído que es valioso y oportuno generar nuevas ideas.

Descripción bibliográfica:

https://www.infobae.com/america/america-latina/2020/04/18/el-modelo-de-microsimulacion-matematico-que-usa-chile-para-evitar-la-cuarentena-total/

https://gisanddata.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6

Consulta de expertos:

* Dra Diana Paola Cuesta. Epidemióloga, PhD.
* Dr. Galo Viana. Md, Especialista en gerencia en salud.
* Dr. Rubén Romero. Dds, Mba Gestión estratégica.
* Dr. Jaime Bonet. Economista, director regional de Banrepública.
* Dr. Juan Correa. Economista, PhD en educación.
* Análisis y estudio estadístico.
* Ministerio de Salud.
* Instituto Nacional de Salud.
* Análisis de Comunicación Pública.
* Dr. Camilo Prieto. Md, MsC.
* Dra. Zulma Cucunuba. Epidemióloga, PhD.
* Dr. Carlos E Hernández. Economista, PhD.

 * Consultor de Gobierno, especialista en gobierno y gestión pública territorial.

.

.

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial