En Cartagena la curva no se aplana, se alarga…

Por Rubiela Valderrama Hoyos *

El pasado 6 abril, por este mismo medio, nos aventuramos a realizar un análisis y una proyección de la expansión del contagio del coronavirus en Colombia y Cartagena. Luego, el 13 de abril, haciéndole seguimiento a lo proyectado, dijimos que, en efecto, para el caso de Cartagena no solo se cumplió sino que se pasó escasamente en dos casos más de lo proyectado en ese sencillo análisis casero, como lo hemos denominado.

La siguiente tabla es la que hemos mostrado desde esa fecha, y continuaremos trabajando sobre ella:

Lo que ha ocurrido a la fecha es que para Colombia se cumplió la proyección de los 2.800 casos (2.776, para ser exactos) el 12 de abril,   y para Cartagena con 114 casos.

Así mismo, el 27 de abril fueron 5.597 para Colombia y 223 para Cartagena, según el reporte oficial del Instituto Nacional de Salud -INS.

Del 18 de abril, fecha de proyección, al 27 de abril, con datos confirmados por el INS, hubo un alargamiento del periodo de duplicación de los casos cada 15 días. Esto nos proyecta estadísticamente a que el 12 de mayo, si no se mantiene con rigurosidad el confinamiento, tendríamos un crecimiento vertiginoso del número de casos, lo cual podría llevar a colapsar el sistema de salud en Cartagena, teniendo en cuenta la capacidad instalada de camas: 44 en total disponibles en UCI, para atender a pacientes de Covid-19, provocando -probablemente – un alto porcentaje de mortalidad en la ciudad y el país.

Las siguientes gráficas nos muestran el alargamiento de la curva, esa que nunca se aplanó:

Con el alargamiento de las curvas, que nos muestran claramente las gráficas, se supone que nos dio más tiempo para prepararnos y enfrentar mejor la crisis.

Lo más preocupante de esta situación, y es a lo que queremos apuntar en esta nota, es que la lamentable situación de pobreza y pobreza extrema que tenemos en Cartagena, con un porcentaje de hacinamiento crítico del 14.2%, llevará a que los hogares pobres donde hoy día se propaga el virus rápidamente tendrá muchos más problemas, toda vez que las condiciones de habitabilidad de la mayoría de estas viviendas son altamente precarias: poseen máximo dos habitaciones para toda la familia. Entonces, si hay que aislar a uno o dos enfermos en casa, ¿dónde se confinan los demás?

Las siguientes gráficas nos muestran esta cruda realidad:

Por la gravedad de lo anterior se requiere por parte de las autoridades de Cartagena unas tomas de decisiones contundentes y oportunas. Pregunto: ¿dónde están ya organizados los lugares: estadios, salones, etc., equipados para recibir enfermos, tal como lo han hecho Medellín, Bogotá y Barranquilla? La falta de esas decisiones rápidas para enfrentar la crisis del Covid-19 nos costará muchas vidas. Mientras tanto, el Distrito corrió a contratar la implementación de una APP innecesaria, pues está demostrado que ya existe una a nivel nacional. Esos recursos, tanto los que pone el Distrito como los apalancados por la cooperación internacional, pudieron orientarse a la adecuación de los lugares para recibir y atender enfermos. De igual forma debió ocurrir con los recursos gastados en una publicidad que no vemos los cartageneros, ya que lo que seguimos de cerca los cartageneros es lo que publicita la propia Alcaldía a través de las redes sociales.

Por lo pronto, los contagios crecerán, aunque más lentamente, (alargamiento de la curva producto del confinamiento), pero los muertos seguirán. Y, mientras tanto, el señor alcalde sigue dedicado a mirar el retrovisor y a retractarse de los continuos ‘errores’ de su gabinete.

Frente a este triste panorama solo nos queda, por ahora, cuidarnos a nosotras mismas.

Por favor, ¡quedémonos en casa!

* Rubiela Valderrama Hoyos. Feminista, Trabajadora Social, Magister en Estudios de Género, Área Mujer y Desarrollo

.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial