Los yerros en la formulación del Plan de Desarrollo ‘Salvemos Juntos a Cartagena’

Díganle al secretario de Planeación del Distrito de Cartagena de Indias, Guillermo Ávila Barragán, que Amartya Sen, no “Martha Sen“, es un economista indio premio Nobel de Economía en 1998, no en “1992“. No es una mujer, secretario. Martha Senn es una mezzosoprano colombiana nacida en Suiza. Eso pasa por copiar y pegar conceptos teóricos en los planes de desarrollo (que no leen) solo para parecer inteligentes“.

La anterior petición la realizó desde su muro en Facebook el comunicador social Juan Diego Perdomo Alaba, a propósito de un lapsus cometido por el funcionario del Distrito durante la presentación ante el Concejo de las líneas generales del Plan de Desarrollo 2020 – 2023 ‘Salvemos Juntos a Cartagena’.

.

Para muchos -sin embargo – la curiosa equivocación del secretario no fue lo más grave de su intervención. Lo que a muchos les pareció realmente escandaloso fue que Ávila Barragán admitiera un ‘copia y pega‘ en la formulación del Plan de Desarrollo, lo cual quedó evidenciado al descubrirse que entre los proyectos presentados estuviera el “Boulevar Turístico de Bocagrande Avenida Bicentenario“, el cual se realizaría “a través de una Alianza Público Privada –APP – que también sugería la instalación de un peaje a la entrada de Bocagrande” (SIC).

Tras conocerse lo que algunos calificaron como un clásico ‘mico‘, el funcionario señaló que se trató de un mero “tema de desinformación“, ya que lo sucedido fue que “se vino un párrafo de un proyecto estratégico anterior, que ya vamos a corregir (…), sobre el malecón de Bocagrande“.

Vamos a hacer la corrección; no va a haber ningún peaje y vamos a actualizar la redacción de ese proyecto estratégico“, prometió Ávila.

Para otros -no obstante – lo realmente grave es que, desde el pasado 27 de octubre, ni el lapsus línguae del secretario de Planeación, ni el intento de meter un ‘mico‘ o el ‘copy and paste‘ admitido, son hechos que ni concejales, ni veedores, ni periodistas ni absolutamente nadie deben cuestionar. Por lo visto, para algunos se trata de ‘errores menores‘ que deben ser ignorados. Como los tantos sonados desaciertos que cometen a cada instante distintos funcionarios.

Malecón de Bocagrande, ¿un mal ‘mico’ o un peor plagio?

El ‘Boulevar Turístico de Bocagrande Avenida Bicentenario’, el cual, según el secretario de Planeación, se coló “del listado del anterior plan de desarrollo“, es un macroproyecto que, en efecto, ha estado en el orden del día de varias administraciones anteriores.

En octubre de 2016, durante el gobierno de Manolo Duque Vásquez, un grupo de empresas, entre ellas Movicón S.A., Megaconstrucciones, de Cartagena, y Codifa SAS y Atlante, de Barranquilla, mostraron interés en la iniciativa, que a la sazón tenía un costo de un billón de pesos.

Antes, en el 2015, durante la administración de Dionisio Vélez Trujillo, se había planteado la fórmula de una asociación público privada que recupere su inversión en 26 años mediante un peaje urbano y la explotación comercial de los centros comerciales, marinas y estacionamientos privados que deberían construirse.

En esa oportunidad llamó la atención que el costo de la misma obra en el 2011, durante el gobierno de Judith Pinedo Flórez, cuando también fue considerada, fuera de $120 mil millones; en el 2012, durante el mandato de Campo Elías Terán, Carlos Otero Gerdts y otros, pasó a $450 mil millones, y luego, durante la administración de Vélez Trujillo, se hablara del mismo macroproyecto, pero ya con un valor superior al billón de pesos (leer ‘Avenida Bicentenario, el proyecto más ambicioso de Cartagena‘).

Pero durante el gobierno de Pinedo Flórez no fue la primera vez que se contempló la posibilidad de ejecutar la llamada -en ese entonces – ‘Avenida Bicentenario‘.

En el 2007, bajo el tercer mandato de Nicolás Curi Vergara, también se promovió dicha iniciativa, pero en esa ocasión bajo el nombre de ‘Boulevar Turístico’.

En ese entonces, sin embargo, el proyecto fue controvertido desde un principio por varios sectores políticos y gremiales que cuestionaron su transparencia.

Justamente, al presentar Pinedo la iniciativa al Concejo, conjuntamente con otras megaobras que finalmente fueron aprobadas, algunos dirigentes llamaron la atención que el proyecto ‘Avenida del Bicentenario‘ presentado por Pinedo fuera el mismo ‘Boulevar Turístico’ que le fue negado a Curi, “solo que en lugar de ser financiado a través de la concesión a operadores privados que invertirían por su propia cuenta y riesgo, ahora será pagado por todos y cada uno de los cartageneros, mediante el riegue por valorización general”, como se indicó en la extinta revista Viceversa (leer ‘Ampliación de la Cra. 1ª, ¿igual al ‘boulevard de los Curi?‘).

.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial