Las etapas del confinamiento

Por José Villamil Quiroz *

El confinamiento es la disposición adoptada por el Gobierno nacional para disminuir el número de contactos de unidades humanas con el objeto de reducir la reproducción del coronavirus en el país. Se trata de una directriz gubernamental producto de la transposición de medidas asumidas con anterioridad en otros países, en los cuales se tuvo conocimiento primario del brote del virus.

Producto de la experiencia en países en donde se ha venido aplicando la medida de distanciamiento social, la firma Ipsos en otros contextos diferentes al colombiano y específicamente a partir de la experiencia china, ha realizado un estudio en el cual se establecen siete etapas emocionales de la población incursa en medidas de confinamiento. La investigación define los momentos de incredulidad, preparación, ajuste, aclimatación, resistencia, alivio y temor como las fases por la que están atravesando y atravesarán los pobladores que sufren el impacto de aislamiento social.

La primera interpretación que subyace a dicho estudio es que dichas fases no pueden tildarse que tengan un carácter lineal sino más bien una representación circular. En el caso colombiano, las cuatro primeras etapas adquieren un carácter circular y complementario. Han sido marcadas por la rumorología, el miedo, la confusión, las noticias falsas y la imprecisión en las interpretaciones en la fase de incredulidad. En la etapa de preparación a un sinnúmero de incrédulos le ha tocado modificar sus planes y empezar la etapa de provisiones en una etapa de incertidumbre. En el ajuste les ha tocado a los pobladores reinventar el devenir diario a las limitaciones impuestas confeccionando noveles rutinas. La aclimatación como refuerzo al ajuste ha derivado hacia la afirmación de los nuevos quehaceres que se mezclan con el aburrimiento y la interacción hogareña forzada a la que no venían acostumbrados.

Aun no ha llegado la decisión respecto al nivel del confinamiento que adoptará el Estado colombiano en una segunda etapa. Esta traerá la quinta fase contemplada en el estudio, denominada resistencia y la cual refiere al aumento de la tirantez ante la prórroga del confinamiento, afectando el estado de ánimo, las relaciones interpersonales y la incertidumbre sobre la certeza de la duración del distanciamiento social.

La sexta, denominada alivio, llega con la suspensión de las medidas de confinamiento y trae consigo un consuelo ante la probable reanudación de la vida acostumbrada. Esta proyectará la fase del temor, referida a la ansiedad de índole laboral y financiera cuando las consecuencias económicas del fenómeno empiecen a revelar los destrozos causados.

* Consultor en Gobernanza, comunicador social – periodista, magíster  en Administración y Gerencia Pública y en Relaciones Internacionales

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial