Consigna 1-A: disminuir el impacto sobre los hospitales de alta complejidad

Por Álvaro Cárcamo Camargo *

Los hospitales de campaña son áreas de atención e internación de pacientes de baja complejidad que permiten reforzar le red de prestación de servicios de salud en tiempo de crisis sanitaria, evitando la sobrecarga de los hospitales de mayor complejidad.

La construcción y adecuación de estos hospitales es relativamente sencilla, y además es posible adaptarlos en escenarios previamente construidos, como coliseos, canchas deportivas, instituciones educativas, etc., mediante la instalación de carpas, módulos prefabricados y, últimamente también, instalación de conteiners.

Los espacios amplios y dotados de servicios públicos en ciudades facilitan la instalación de estos hospitales de campaña, así como de la operatividad del personal sanitario, salvaguardando las medidas de bioseguridad inherentes a la atención de pacientes con contagio.

Son muchas las experiencias que se han tenido con respecto a esta estrategia de mitigación y soporte en la atención de pacientes durante grandes crisis, como lo han sido la atención de heridos en conflictos armados y en anteriores epidemias, durante los cuales tratar pacientes en áreas de aislamiento es muy importante.

Una de las instituciones que más experiencia tiene en el modelo de construcción y manejo de estos espacios transitorios de prestación de servicios médicos son -como se sabe – las Fuerzas Armadas, y dentro de estas el ejército, aunque en la actualidad existen otras instituciones altamente calificadas, con personal médico y de enfermería de gran experiencia y reconocimiento internacional como organizaciones de ayuda humanitaria, entre ellas la Cruz Roja y Médicos sin Frontera.

Estas instituciones y Organizaciones No Gubernamentales -ONG – cuentan con personal altamente calificado para el diseño, montaje y funcionamiento de estos hospitales de campaña, tan necesarios en esta crisis que padecemos y que sabemos va a empeorar.

No hay que dejarle ningún flanco descubierto a la pandemia. Nada de lo que hagamos para mitigar su impacto es excesivo, aunque es claro que debe tenerse en cuenta la relación de costo – efectividad.

Nos urge realizar una planificación estratégica de crisis, que nos permita salir victoriosos en esta lucha sin cuartel contra el coronavirus.

* Médico, profesor universitario, especialista en Gerencia Educativa de la Universidad Libre

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial