Por el coronavirus “nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca”: Papa Francisco

En medio de una plaza de San Pedro vacía, el papa Francisco -el máximo jerarca de la iglesia católica – realizó la bendición Urbi et orbi, que significa ‘de la ciudad y del mundo’ o ‘de la ciudad para el mundo’, en la cual, como sucede dos veces al año: el Domingo de Pascua y el Día de Navidad, perdona los pecados de todos los fieles del mundo.

En esta oportunidad, la bendición del papa Francisco se dio en medio de la crisis sanitaria, social y económica causada en todo el mundo por la pandemia del coronavirus, y, sobre todo, en un momento en el que la voz del sumo pontífice se requiere para enviar mensajes de fe, esperanza, solidaridad e, incluso en muchos casos, resignación, a miles de familias afligidas por el dolor causado por la pandemia, que ya arroja una cifra  de más de 600 mil contagiados en casi 200 países, de los cuales más de 27 mil han fallecido.

En su mensaje al mundo, tras recordar que “desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido” y que “densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades“, el líder espiritual reconoció que todos “nos encontramos asustados y perdidos“, ya que “al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa“.

Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente“, expresó el papa Francisco”.

En esta barca estamos todos“, recalcó; “como esos discípulos que hablan con una única voz y con angustia dicen: ‘perecemos’, también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta sino solo juntos“.

Palabras del papa Francisco:

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial