La importancia de saber elegir

Por Jhonatan Bedolla Pérez *

Hace algunas semanas la pandemia conocida mundialmente como Covid-19 o coronavirus parecía un asunto ajeno para Colombia,  y así lo atendíamos. Veamos algunas cifras:

El coronavirus deja -al cierre de esta columna – más de 305 mil casos de contagio en 176 países del mundo, la mayoría -más de 81 mil en China, donde se han registrado 3.261 muertes. La cifra de fallecidos en todo el mundo supera los 13 mil y la de los recuperados, los 92 mil. Fuera de China, Italia es el país con más casos y España, el segundo de Europa y tercero del mundo, con algo más de 25 mil casos.

Es muy preocupante el caso de Italia, que supera los 53 mil contagios y ya supera a China en muertes, con 4.825. Después está Irán con más de 21 mil infectados y más de 1.600 muertes.

En Colombia el número de contagiados se elevó a 210, y ya se reportó un fallecido: un taxista de Cartagena que estuvo en contacto con dos turistas italianos *.

* Las cifras se actualizan minuto a minuto.

No hay duda, que es una amenaza sanitaria y social a nivel mundial, y  en ese sentido todos los gobiernos toman medidas para contener la propagación de éste importante y preocupante Virus.

Al respecto, la canciller alemana Ángela Merkel, quizás la mujer más poderosa del mundo, ha pedido la colaboración ciudadana ante lo que ella llama el mayor desafío que vive la súper potencia europea después de la segunda guerra mundial.

Y no es para menos, varios países europeos dieron vía libre a la etapa de contención y/o prevención del Covid-19 y hoy lamentan tal libertad; Italia, Francia y España, éste último quienes registran 17.147 casos de contagios y 767 muertos; 169 en las últimas 24 horas, cifra que aumentará seguramente.

Colombia, un país subdesarrollado, con uno de los sistemas de salud más inoperantes y negligentes de América,  aún no toma con seriedad la pandemia que tiene en jaque a gobiernos de todo el mundo.

Cada medida que se toma desde el ejecutivo nacional parece tardía y poco efectiva. Al presidente de la república se le ve desentonado con el entorno global, inseguro, y da muestras que indican que cada nuevo anuncio en relación a contener el Covid-19 lo toma de una bolsa de papel con la medida que dicte el azar, vaya irresponsabilidad.

La Organización Mundial de la Salud -OMS – en conjunto con la Cámara de Comercio Internacional recomiendan a países del mundo el confinamiento total e indican que para afrontar el Covid-19 se requiere un esfuerzo entre: gobiernos-personas-empresas y que la adopción de medidas tempranas, audaces y eficaces, reducirán los riesgos de plazo para empleados y los costo de largo plazo de las empresas y la economía.

Ante la lentitud del ejecutivo nacional, los gobiernos locales tienen la obligación y por fortuna, la disposición para hacer frente desde los distintos entes territoriales para salvaguardar la vida y la salud de sus habitantes. No podemos hacernos los de la vista gorda ante la negativa de casos en ciertos lugares del país, es precisamente eso lo que se busca tomando medidas de contención, que no se registren cifras de crecimiento. He allí el éxito de medidas a tiempo y eficaces.

El llamado que hace la ciudadanía al gobierno nacional es a no ahorrar  esfuerzos en  los diversos sectores para brindar protección a todos los connacionales y blindar nuestro territorio de la llegada de más casos importados. La protección de poderosos intereses económicos no pueden estar por encima de la salud, vida e integridad de las mayorías.

La testarudez, mezquindad y el egocentrismo no pueden ser los principios rectores para afrontar una problemática de salud pública que se está agravando minuto a minuto.

Las medidas económicas dictadas por el presidente una vez decretado el estado de emergencia no son propicias para una economía cómo la colombiana. Por ejemplo, los giros adicionales a programas estatales cómo Familias en Acción, Jóvenes en acción y Adulto Mayor, no son la solución ante la crisis que se está empezando a vivir y que seguramente se agravará, y no es una solución estructural cuando más del 50% de nuestra economía nacional es netamente informal, es decir; el grupo que mueve mayoritariamente nuestra economía se está dejando por fuera de ‘las medidas económicas’ del presidente de la República, la medida del gobierno es sin duda alguna, populismo puro.

La cancelación del pago de facturas de energía, agua, gas, teléfono e internet; la estipulación de periodos de gracia para créditos financieros y/o bancarios para dar tranquilidad al ciudadano de a pie y a las pequeñas y medianas empresas, auspiciados desde el ejecutivo nacional, y por último y no menos importante, la adecuación y entrada en funcionamiento de la red pública hospitalaria a nivel nacional, son algunos de los puntos importantes que deberían estar en la agenda del gobierno nacional y de los gobiernos locales para atender la crisis que se empieza a cocinar en todo el país.

Todo lo anterior bajo confinamiento en todo el territorio nacional.

La responsabilidad ante el Covid-19 es compartida y todos los sectores deben aunar esfuerzos en pro de eso, al ciudadano le compete acatar y someterse a las directrices responsables, medidas y estudiadas que impartan las autoridades en todo el territorio nacional y a las autoridades se les obliga a impartir esas directrices; tienen la batuta de un país sumido en la desinformación y el temor de la propagación del Covid-19.

Ni siquiera en la más ficticia trama de cine nos hubiéramos imaginado lo perturbador que es vivir con la alerta de una pandemia global, la ciencia ficción se quedó corta ante la realidad.

A cuidarnos.

* Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas – Sincelejo, Sucre

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial