Hoy se conmemoran 30 años de la firma de paz entre el Gobierno Nacional y el M-19

Por Carlos Ardila González *

Un 9 de marzo como hoy, pero de 1990, se firmó un acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y la comandancia de la entonces guerrilla del Movimiento 19 de abril o M-19.

Tras un extenso diálogo signado desde el principio por la desconfianza entre las partes pero al tiempo una evidente determinación de sus voceros por alcanzar la paz, en un campamento instalado en la vereda de Santo Domingo, jurisdicción del municipio de Caloto, en el Departamento del Cauca, los alzados en armas se comprometieron ante el país a desmovilizarse para convertirse en la organización política que habría de recibir el nombre de Alianza Democrática M-19.

Como se recordará, el acuerdo fue firmado en el Palacio de Nariño, en representación del M-19, por su comandante máximo, Carlos Pizarro León-Gómez, y por el Estado colombiano por el entonces presidente de la República, Virgilio Barco Vargas.

El documento fue suscrito -además – por el también comandante del M-19, Antonio Navarro Wolff; por el consejero presidencial Rafael Pardo Rueda; por el expresidente de la República y a la sazón director nacional del Partido Liberal, Julio César Turbay Ayala; por monseñor Álvaro Fandiño, en representación de la Iglesia Católica; y por el delegado de la Internacional Socialista, Luis Ayala.

Como deberá saberse, en total fueron más de 800 hombres los que se congregaron en Santo Domingo y entregaron sus armas la víspera de la suscripción del histórico acuerdo. Y, como de igual manera deberá saberse, como resultado de ese proceso se promovió y llevó a cabo la Asamblea Nacional Constituyente que formuló y redactó la Constitución Política de 1991, la cual produjo cambios significativos en la democracia colombiana, particularmente al establecer las bases de un Estado Social de Derecho.

Y como deberá recordarse también, el M-19 nació en 1970 como reacción al aparente fraude electoral que se cometió en las elecciones presidenciales de ese año, cuando Misael Pastrana Borrero fue elegido presidente de la República a pesar de que, según se insiste en asegurar, Gustavo Rojas Pinilla obtuvo mayores votos.

En ese entonces, varios integrantes del partido de Rojas Pinilla: la Alianza Nacional Popular –Anapo – y del Partido Comunista decidieron tomar las armas y crear el M-19.

“Palabra que sí”

La frase que acuñara Carlos Pizarro como candidato presidencial: “palabra que sí“, habría de convertirse, con el paso del tiempo, en el símbolo máximo del ideario del M-19.

No obstante haber sido asesinado el 26 de abril de 1990, menos de siete semanas después de haber firmado el acuerdo de paz, la imagen de Pizarro y su discurso reconciliador pasaron a la historia como prueba del valor de la palabra.

Analistas, politólogos y líderes de opinión coinciden en señalar que la dejación de armas por parte del M-19 ha sido un ejemplo de lo que significa -que debe significar – el valor de la palabra para la fortalecimiento de la democracia y el ejercicio de la ciudadanía.

Aunque la historia muestra que el Estado colombiano solo pide perdón por el asesinato de líderes sociales, o incluso guerrilleros, solo cuando media un mandato judicial, los excombatientes del M-19 tuvieron el valor civil de pedir perdón al país y -principalmente – a las víctimas del conflicto, lo que les permitió a algunos de ellos participar exitosamente en política.

Pero, como coinciden en manifestar unos y otros, la razón principal del paso exitoso por los escenarios públicos de líderes del M-19 como Antonio Navarro Wolff (quien fue copresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, ministro de Salud, alcalde de Pasto, gobernador de Nariño, representante a la Cámara y senador de la República), es -sobre todo – por el valor conferido a la palabra empeñada.

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial