Alcalde busca fórmulas para no revocar nombramiento de su ‘zarina anticorrupción’

Para la directora de la Oficina de Talento Humano, Marta Carvajal Herrera, es claro que la ‘zarina anticorrupción‘ del Distrito, Lidy Ramírez Palencia, no cumple a cabalidad los requisitos establecidos en el Decreto 1701 del 23 de Diciembre de 2015, por lo cual -según su concepto – el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, en cumplimiento del Decreto 1083 de 2015, debe proceder a revocar el nombramiento de la funcionaria.

No obstante lo anterior, de acuerdo con fuentes estrictamente confidenciales, el mandatario de los cartageneros no está dispuesto a entregarle a los concejales, como un trofeo de caza, la cabeza de una de sus colaboradoras más cercanas, y por ello busca fórmulas jurídicas para no atender la recomendación de Carvajal Herrera.

El alcalde considera que si revoca el nombramiento de Lidy Ramírez sería un triunfo del Concejo, y no quiere dejar esa impresión, y por ello le pidió a su jurídica” (Mirna Martínez Mayorga, jefa de la Oficina Asesora Jurídica) “que busque cómo subsanar el error“, señaló un funcionario distrital que pidió reserva de su nombre.

Pero -asimismo – es claro que Ramírez Palencia no quiere dejar el cargo, y por ello insiste en que ni el alcalde, quien la nombró, ni ella, al posesionarse, violaron la ley, ya que en el caso de la Psicología la experiencia se tiene en cuenta desde el momento de terminar los estudios académicos y no, como otras profesiones, desde el momento del grado.

Y además, la ‘zarina anticorrupción’ tiene un as bajo la manga. En el concepto emitido por la directora de Talento Humano se expresa que -en todo caso – la revocatoria debe darse “garantizando el previo consentimiento de la funcionaria e informando que por falta del documento que demuestre la fecha de la terminación y aprobación de sus estudios profesionales, no se encuentra acreditado el requisito de experiencia requerida para el desempeño del cargo“.  

Mediante oficio remitido a Dau Chamat con copia al Concejo distrital, Carvajal Herrera, quien tiene entre sus funciones “dirigir y hacer cumplir las normas y políticas que rigen la administración de personal en el Distrito“, indica que “el Decreto Distrital 1701 de 2015 (Manual de Funciones) y sus modificatorios, establecen como requisitos para ostentar el mencionado cargo: ‘Formación Académica: título profesional en cualquier disciplina académica del Núcleo Básico del Conocimiento, Tarjeta profesional, Título de postgrado en la modalidad de especialización en áreas afines con su profesión. Experiencia: cuarenta y ocho meses de experiencia profesional relacionada“.

Y más adelante señala que “de conformidad con lo dispuesto en el Decreto Ley 785 de 2005, compilado en el Decreto 1083 de 2015 (…), la experiencia profesional se adquiere a partir de la terminación y aprobación de las materias que conformen el pénsum de la respectiva profesión, y en el caso concreto de la funcionaria (…), aunque acredita experiencia adquirida antes de su graduación, no aportó certificado que permitiera determinar con certeza la fecha de terminación académica de su pregrado, dando lugar a la no verificación del requisito de experiencia exigido“. 

Como se recordará, los concejales Óscar Marín Villalba y Fernando Niño Mendoza, del Partido Conservador, y Carlos Barrios Gómez, de Cambio Radical, aseguran que Ramírez no cumple los requisitos contemplados en el Manual de Funciones y Competencias laborales de la Alcaldía, ya que no cuenta con los 48 meses de experiencia ni con un título de postgrado en la modalidad de especialización como establece la norma, ya que se graduó como sicóloga en octubre el 2018, y obtuvo su tarjeta profesional en abril de 2019, lo que indica que, como máximo, tiene 16 meses de experiencia.

En concepto de Barrios Gómez, la Ley 1090 de 2006, mediante la cual se reglamenta el ejercicio de la Psicología, esta pertenece a las profesiones de la Salud, y en consecuencia la experiencia debe tenerse en cuenta desde el momento de la acreditación, es decir desde la expedición de la tarjeta profesional.

No obstante ello, de acuerdo con lo que Revista Metro pudo establecer, para el Distrito es claro que la Psicología pertenece a las Ciencias Sociales y Humanas de acuerdo con el cuadro establecido en las distintas normas, por lo cual la experiencia se cuenta desde la culminación del pénsum académico y no a partir del grado o la expedición de la tarjeta profesional.  

Como habrá de recordarse también, los cabildantes y varias Veedurías Ciudadanas cuestionan también que la funcionaria, desde el 1 de enero y hasta la semana pasada, haya estado desarrollando acciones como ‘zarina anticorrupción’ “sin que mediara siquiera un oficio asignándole esas funciones, como la propia señora Ramírez reconoció en el Concejo, cuando dijo que solo recientemente el alcalde Dau le informó, mediante una carta, los detalles de cuáles eran sus atribuciones“.  

Lea también:

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial