¿Pandemia o epidemia?

Por Johana Bueno Álvarez *

En el mundo, cada determinado tiempo surgen manifestaciones con características epidemiológicas que afectan la salud, enfermedades causadas por nuevos patógenos de los que no se tiene inmunidad, con una capacidad amplia de propagación dado a la facilidad de movilización entre ciudades que logra afectar a muchas personas de distintos países.

De las pandemias más tenebrosas y mortales de la historia se destacan: La Plaga de Justiniano que cobró la vida de 25 millones de personas, y La Peste Negra con un estimado de víctimas mortales de aproximadamente 45 a 75 millones antes de la Primera Guerra Mundial.

A principios del Siglo XXI, y en adelante, los casos más recientes de brotes infecciosos que afectan el sistema respiratorio con manifestaciones que van desde un resfriado común hasta síntomas respiratorios severos se encuentran: el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Grave) en el año 2002 mató alrededor de 800 personas en Asia; la gripe H1N1 que cobró 18 mil vidas en todo el mundo durante el año 2009, y el MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) en el año 2012, donde se reportaron 750 muertes.

La reciente declaratoria de Emergencia Sanitaria Internacional por parte de la OMS por el brote de Coronavirus (COVID-19), tiene en pánico a la población mundial. Se ha tejido una serie de desinformación en torno a este nuevo virus emergente circulante que si bien es cierto causa enorme morbilidad, mortalidad y alteraciones socioeconómicas, ha tenido una repercusión mediática por ser originaria en una ciudad hiperpoblada y muy conectada.

El Coronavirus pertenece a una amplia familia de virus que comprometen el sistema respiratorio, con síntomas que van desde leves hasta graves. Al igual que los otros virus que afectan dicho sistema, esta nueva cepa no se había identificado antes en el ser humano; por tanto, no se sabe con certeza cuál será la evolución sintomatológica y la extensión de la misma.

Según investigaciones científicas los portadores frecuentes y habituales de Coronavirus son los murciélagos. Los primeros casos de la enfermedad reportados en Wuhan, China, se presentaron en personas que visitaron un mercado de pescado; aunque la trasmisión se da por contacto directo de persona a persona a través las de gotitas respiratorias (al estornudar o toser), existen síntomas cardinales como la fiebre y dolor articular. Los síntomas más agudos y graves se reportan en la población infantil y en la tercera edad, sobre todo en aquellas personas con patologías preexistentes como diabetes, cardiopatías o nefropatías crónicas, personas inmunosuprimidas.

La mayor preocupación que existe en la actualidad es que el virus se extienda hasta países con sistemas sanitarios débiles, subdesarrollados y con pocos recursos, por lo que se han extremado las medidas de control circunscritas al territorio; una de ellas es la restricción en el ingreso y salida de personas del país. El problema reviste importancia en las etapas de infección, periodo de incubación y la letalidad del virus por lo que se han aumentado las medidas de control ante la emergencia.

Es preciso destacar que nos encontramos en una epidemia de gripe con crecimiento en los picos de síntomas respiratorios. Razón que convoca a las autoridades a articular la gestión administrativa de promoción, prevención, vigilancia y control de dichas infecciones, siguiendo lineamientos de la Organización Mundial de la Salud, Ministerio de Salud y Protección Social e Instituto Nacional de Salud, haciendo partícipes a todos los actores del sistema, las entidades del Estado y la sociedad civil.

Uno de los mayores desafíos para los sistemas de salud local y nacional es la respuesta oportuna en detectar y contener eficazmente los brotes.

* Médica especialista en Gestión de la Calidad y Auditoría en Salud.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial