¿Y si Cartagena impulsa un Área Metropolitana ?

Por Emilio Rafael Molina Barboza *

El proceso de ordenamiento del territorio se encuentra determinado por un conjunto de principios que orientan la planificación territorial. Entre esos principios vale la pena destacar la ‘Asociatividad’ como principio rector del ordenamiento.

El principio de la Asociatividad consiste en incentivar procesos de ordenamiento de forma conjunta entre varios municipios, departamentos o regiones, teniendo en cuenta sus relaciones geográficas, económicas, culturales, funcionales, y sus necesidades comunes de equipamientos e infraestructuras de transporte y de servicios públicos, con el propósito de generar una visión del desarrollo sostenible y hacia la complementariedad.

La planificación de forma asociativa se convierte en primordial cuando entendemos que las ciudades se desarrollan o se especializan en funciones determinadas, de esta forma podemos encontrar ciudades que desarrollan una función turística, comercial, agrícola, industrial, portuaria o cultural, entre otras, según las actividades de las cuales depende la economía de la ciudad o según las potencialidades físicas de su territorio.

Ninguna ciudad se dedica únicamente a una actividad, lo que tampoco significa que pueda dedicarse o especializarse en todo tipo de actividades, aunque es normal que predominantemente pueda cumplir una función principal, esto quiere decir que ninguna ciudad es completamente autosuficiente, necesitando de otras ciudades para complementar su función principal.

Identificar la función principal de nuestra ciudad no solo contribuye en la forma como debemos guiar nuestra planificación territorial, sino que, además, nos ayuda a conocer de qué forma podemos relacionarnos con nuestras ciudades vecinas; de tal manera que, si queremos ordenar nuestros territorios tenemos que comprometernos en desarrollar esquemas asociativos con nuestras ciudades vecinas para que garanticemos un desarrollo sostenible.   

Entre los esquemas asociativos territoriales se encuentran las Áreas Metropolitanas, las cuales son conformadas por dos o más municipios, ya sean de un mismo o de distinto departamento, integrados alrededor de un municipio núcleo.

La importancia de las Áreas Metropolitanas radica en que cumplen la función de establecer directrices específicas para el ordenamiento del territorio de los municipios que la integran, con el fin de lograr la articulación y la armonización de sus Planes de Ordenamiento Territorial.

Las Áreas Metropolitanas aseguran que los municipios que la integran planifiquen estratégicamente de acuerdo con la realidad urbana – regional, por ejemplo diseñando políticas para la movilidad regional, para el desarrollo de programas metropolitanos de vivienda, coordinando en su respectivos territorios el Sistema Nacional de Vivienda de Interés Social, estableciendo las áreas de reserva para la protección del medio ambiente, de los recursos naturales y del paisaje y, en general, definiendo y localizando la infraestructura de servicio publico y espacio publico de escala metropolitana.   

La planificación asociativa desde el esquema de las Áreas Metropolitanas se traduce en conocer las necesidades y potencialidades de nuestra realidad urbana – regional, lo que implica que si en Cartagena realmente estamos pensando en hacer crecer y prosperar nuestra ciudad debemos comenzar a entender que en la complementariedad se encuentra el desarrollo sostenible y, en ese sentido, impulsar un Área Metropolitana como esquema asociativo territorial nos permitiría articular nuestra visión del territorio con los municipios con los que nos integremos, teniendo en cuenta las funciones y condiciones físicas de nuestros territorios.       

* Abogado, especialista en Derecho Urbano, Docente Catedrático, asesor y consultor legal

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial