Caída de un balcón desnuda graves falencias en materia de atención a emergencias

La noticia de que el tejadillo de una de las tribunas del edificio Mainero, localizado en la emblemática Plaza de la Aduana, en pleno corazón del Centro Histórico de Cartagena, había caído sobre un taxi y un vehículo particular causando daños de consideración a los dos automotores y traumas y heridas al taxista, produjo reacciones de la más variopinta naturaleza entre decenas de actores locales.

Los primeros en reaccionar, como era de esperarse, fueron los funcionarios con competencias en los bienes patrimoniales del Distrito y la atención a eventuales emergencias (leer ‘Directora del Ipcc ordena indagar causas del desplome de un balcón en el centro Histórico‘).

Y lo hicieron, igualmente, algunos de los concejales del Distrito, varios de los cuales denunciaron que la atención de la crisis fue peligrosa e irresponsablemente lenta, denotando que la Administración no está aún preparada para este tipo de emergencias.

El concejal Laureano Curi Zapata, de la Alianza Social Independiente -ASI, quien fue testigo presencial del hecho, denunció que el conductor que resultó herido permaneció más de 45 minutos tirado en el piso a la espera de una ambulancia que nunca llegó, y por ello tuvo que ser trasladado en un taxi a un centro asistencial, con los riesgos que ello encierra ya que no pudo ser debidamente inmovilizado. En concepto de Curi Zapata, en los alrededores de la visitada plaza, preferiblemente en el Palacio de la Aduana, deben permanecer por lo menos dos paramédicos, con camillas y en general equipos de primeros auxilios, “y ello sorpresivamente no existe“.

La concejala Liliana Suárez Betancourt, también de la ASI, cuestionó que a la vista de todos permanezcan decenas de edificios -antiguos y no tan antiguos – con balcones y otras estructuras en riesgo de desplome, y no hay quien haga los controles respectivos ya que en entidades como el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, encargada de la protección y vigilancia de los bienes patrimoniales, aún no se han nombrado ni contratado los trabajadores requeridos.

El concejal Luís Cassiani Valiente, de Cambio Radical, criticó que el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias -por física negligencia – aún se encuentre sin personal, y por ello propuso que se citara al director del Departamento Administrativo de Salud del Distrito –Dadis, así como al coordinador del Centro de Regulación de Urgencias y Emergencias –Crue, para que expliquen porqué aún no se ha contratado el personal correspondiente.

La concejala Kattya Mendoza Sáleme, del Partido Liberal, denunció que en efecto el Crue se encuentra semiparalizado, ya que no se ha realizado la contratación del personal que requiere para su funcionamiento, por lo cual “las ambulancias se encuentran paradas por falta de conductor y los los accidentes que se han presentado” en las playas y otros lugares “no pudieron ser atendidos“.

Y el concejal César Pion González, del Partido de La U, llamó la atención sobre el hecho de que “en el caso del taxista herido (…) se presentaran varias anomalías, especialmente por el retraso en su atención, pero resulta que desde hace tiempo en el Concejo se presentó un proyecto que buscaba garantizar la disponibilidad de personal y equipos para una reacción rápida en estos casos, y vemos que este acuerdo no se está cumpliendo”.

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial