Salvemos Unidos a Cartagena… y a Edurbe S.A.

Por Milton J. Pereira Blanco *

En estos tiempos donde todos los cartageneros esperamos cambios en el funcionamiento y manejo de nuestras instituciones locales y en el que la palabra modernización se ha vuelto una constante si de reforma administrativa se trata, es importante preguntar qué va a pasar con Edurbe S.A., una valiosísima sociedad pública que lastimosamente no se ha dedicado a cumplir con su objeto misional y corporativo pero que -sí o sí -tenemos que recuperar y encarrilar para que se dedique a lo que verdaderamente hace una empresa de desarrollo urbano, que no es mas que trabajar en la formulación, diseño, ejecución, asesoría y consultoría de proyectos urbanísticos que aporten al desarrollo del territorio.

Defiendo la existencia de Edurbe como aquel profesor que sigue confiando en su estudiante a pesar de que su rendimiento en el semestre no ha sido el mejor, pues, a pesar de que Edurbe como empresa de desarrollo urbano ha sido una nula, ya que no ha participado en la ejecución de proyectos urbanísticos, macroproyectos, renovación urbana, mejoramientos integrales, ni siquiera ha sido un aliado estratégico de Corvivienda en la ejecución de proyectos de mejoramiento integral de barrios o la ejecución de proyectos de vivienda de interés social y prioritario, creo que aún se puede perfilar para que se dedique a su objeto su social.  

La situación de Edurbe hoy es mas compleja que en años anteriores pues, como lo señaló un columnista de este portal, quedó sin licencia para privatizar el territorio público porque hoy ya no tiene facultad legal para rellenar cuerpos de agua, generar lotes a las orillas del ecosistema de manglares y, en general, talar, rellenar, vender y escriturar zonas de bajamar y la ronda hídrica, exhibiéndose como propietario de orillas de caños, lagos y ciénagas, lo que utilizó para poder sostenerse financieramente en épocas de crisis, en la que algunos gobiernos distritales se negaron a celebrar convenios y contratos interadministrativos. No obstante, creo firmemente en que esta empresa es necesaria para el desarrollo físico de nuestro territorio y que, en consecuencia, pensar en su liquidación sería un retroceso.   

Es sabido por todos que algunas administraciones abusaron de la celebración de convenios interadministrativos con Edurbe para la ejecución de obras públicas, lo que la convirtió en una empresa dependiente de esa figura contractual, lo cual, incluso, a raíz de su dependencia, la llevó a amenazar con parálisis si su papá el Distrito no la impulsaba financieramente a través convenios interadministrativos, que casi nunca ejecuta en su totalidad de manera directa sino a través de la subcontratación, aunque -casi siempre – en esos momentos de crisis una ‘ventecita’ de un lote de bajamar salvaba la paga de los salarios de sus empleados y calmaba un poco los ánimos.    

Hoy la nueva administración debe planear y diseñar con claridad cuál será el futuro del desarrollo urbano de la ciudad y con ello el de esa entidad, por lo que me permito sugerir que esta empresa sea uno de sus principales retos, pues hoy Edurbe ha sido ignorada en el proceso de revisión del plan de ordenamiento de la ciudad y en los instrumentos de gestión urbanística, y no ha sido tenida en cuenta en los programas de ejecución de macroproyectos y procesos de urbanización.

Ello, claro está, seguramente habrá sido merecido, pues no hubo muchos gerentes que trataran de impulsar a la empresa por el cauce de la participación en el desarrollo urbano. Por el contrario, algunos prefirieron mantenerse en el camino de la comodidad, es decir, gestionando lo que se convirtió en su especialidad: los contratos y/o convenios administrativos.

Su reputación ha sido merecida y ha generado falta de confianza, a tal punto que el Departamento de Bolívar a través de su anterior administración, decidió contratar a Edubar S.A. y no a Edurbe para los Juegos Nacionales. Pero, a pesar de todo, lo que hoy necesitamos es fortalecer nuestras instituciones locales, que han sido -es verdad- acribilladas por el comportamiento corrupto de los hombres, pero su reputación también pueden ser recuperada a través de la buenas prácticas administrativas, generación de confianza ciudadana, etc, lo cual se logra, entre otras cosas, con la designación de gerentes con visión, que propongan generación de ingresos desde la actividad comercial de las sociedades públicas, a través de la formulación de proyectos, participación en licitaciones públicas y privadas en todo el territorio, etc.      

* Director  de Asuntos Jurídicos Caribe Legal, profesor de Pregrado y Postgrado de la Universidad de Cartagena y exjefe de la Oficina Asesora Jurídica de la Alcaldía de Cartagena

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial