Prostitución: Retos para el Ordenamiento Territorial de Cartagena

Por Emilio Rafael Molina Barboza *

Mucho se ha discutido acerca del fenómeno de la prostitución, y aunque en definitiva se trata de un oficio legal en nuestro país, no deja de ser una actividad compleja por cuanto se ha visto relacionada con diversas problemáticas como el turismo sexual, la esclavitud sexual, la explotación sexual infantil, el tráfico sexual migratorio y la proliferación de enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

Una de las principales problemáticas que se relacionan con la prostitución, y que se viene discutiendo en nuestro país, es la forma en la que desde el ordenamiento territorial se debe regular su actividad sin afectar los derechos de los trabajadores sexuales y de los establecimientos de comercio que prestan el servicio de la prostitución; discutiéndose, por tanto, si se deben crear y delimitar ‘Zonas de Tolerancia’ dentro del perímetro urbano o permitir la que se conoce como ‘Prostitución de Calle’.  

No obstante, es importante que precisemos que se consideran usos de alto impacto los servicios referidos a la prostitución y actividades afines. Es así cómo, desde las normas nacionales, se establece que los Planes de Ordenamiento Territorial no podrán establecer como permitidos los usos del alto impacto referidos a la prostitución y conexos, en las áreas o sectores en donde se prevea el desenvolvimiento del uso residencial o cualquier tipo de uso dotacional educativo, como jardines infantiles, colegios o universidades. La anterior prohibición busca que la prostitución no afecte el entorno urbano en su totalidad, protegiendo de forma especial a las zonas residenciales y de educación. 

Ahora bien, dado el caso en el que se desarrollen usos referidos a la prostitución en áreas en las que se permita el uso residencial o educativo, los Planes de Ordenamiento Territorial deberán contemplar Programas de Reordenamiento que establezcan las condiciones para la relocalización de dichos usos de alto impacto, precisando los sitios exactos en donde pueden ubicarlos y los plazos para ello, los cuales que no podrán ser inferiores a cuatro años, ni superiores a ocho.

En nuestra Cartagena es conocido por todos que el fenómeno de la prostitución se viene concentrando, por un lado, en el Centro Histórico, principalmente en la Plaza de Los Coches, el Parque del Centenario y en algunos establecimientos que se ubican dentro del Centro; y, por otro lado, en otros sectores de la ciudad, como la Bomba El Amparo y el barrio Villa Estrella, a pesar de que en estas áreas se encuentran permitidos el uso residencial y de que algunos de los establecimiento comerciales que prestan servicios de prostitución o afines, localizados en el Centro Histórico, se ubican muy cerca de instituciones educativas.

Esta situación implica que en la revisión de nuestro Plan de Ordenamiento Territorial necesariamente tenemos que contemplar un Programa de Reordenamiento para relocalizar todos estos establecimientos y el desarrollo de estos usos referidos a la prostitución, en sectores en los que no sean incompatibles con los usos que se prevean en la zonas correspondientes, con el propósito de evitar que continúe el  impacto negativo y el deterioro que está produciendo la prostitución tanto en el Centro Histórico como en esos otros sectores de la ciudad en los que se encuentran establecimientos de comercio que prestan el servicio de la prostitución, a pesar de que en esos sectores se permiten los usos residenciales; así como para evitar en estas zonas eventuales expresiones de inseguridad así como venta y consumo de drogas.   

Finalmente, de esta forma podemos concluir que la prostitución se convierte en otro de los grandes retos que deberá afrontar la ciudad dentro de la revisión de su Plan de Ordenamiento Territorial. No podemos continuar postergando la relocalización de los usos referidos a la prostitución de aquellos sectores en los que se permiten los usos residenciales y educativos, debido a que seguiremos sin controlar el impacto de la prostitución dentro de nuestro entorno urbano, lo cual, entre otras cosas, seguirá fomentando aquel turismo sexual que tanto reprochamos dentro del Centro Histórico.         

* Abogado, especialista en Derecho Urbano, Docente Catedrático, asesor y consultor legal

DE INTERÉS GENERAL… Haga click ⬇️⬇️⬇️⬇️

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial