Sin duda alguna, la fotografía más comentada este fin de semana por analistas, politólogos y ciudadanos del común fue la del alcalde electo de Cartagena, William Dau Chamat, con 11 de los próximos 19 concejales.

La foto, publicada por el propio Dau Chamat en sus cuentas en Facebook e Instagram, fue interpretada por varios analistas como un claro mensaje a la opinión pública y -sobre todo – a la dirigencia política local: sin haberse posesionado aún, el próximo mandatario de los cartageneros había logrado ya tener de su lado las amplias mayorías que deberían contribuir, sin tropiezo alguno, a sacar adelante sus iniciativas gubernamentales.

Y en efecto, con una coalición de su lado: los seis hombres y cinco mujeres que a partir del próximo 2 de enero ocuparán curul por primera vez, Dau podría confiar en que los planes, proyectos y programas que incorpore a su Plan de Desarrollo se aprueben sin problemas.

Pero la importancia de la foto va mucho más allá. De los 11 concejales electos que -sonrientes – posaron al lado del próximo burgomaestre, solo uno votó abierta y expresamente por él: Javier Julio Bejarano, de la Coalición Alternativa Cartagena. De los restantes se sabe que la coalición Centro Democrático – Mira, por la cual fue elegida Claudia Arboleda Torres, respaldó formalmente la candidatura de Fernando Araújo Perdomo. Que Hernando Piña Elles, Kattya Mendoza Saleme y Gloria Estrada Benavides, del Partido Liberal; Fernando Niño Mendoza, del Partido Conservador; y Carolina Lozano Benito-Revollo, Laureano Curi Zapata y Liliana Suárez Betancourt, de la Alianza Social Independiente, votaron abiertamente por William García Tirado. Y que Sergio Mendoza Castro y Lúder Ariza Sanmartín, del partido Alianza Verde, aunque su candidato: Armando Córdoba Julio, adhirió a la candidatura de William Dau, votaron también por García. O -al menos – le organizaron sendas manifestaciones públicas, a escasos días de las elecciones, en las cuales le expresaron su apoyo.

Por todo ello, algunos analistas aseguran que es un gran paso adelante que el alcalde electo, quien durante toda la campaña calificó a García Tirado de ‘malandrín‘, vaya a entenderse con los concejales que votaron por este con el fin de garantizar que se aprueben sus Proyectos de Acuerdo. Es decir, que es un avance que Dau, por razones pragmáticas y con el fin de generar gobernabilidad, considere que el fin justifica los medios.

Aunque otros, según dicen, no creen que esta coalición tenga mucho futuro en términos prácticos. De acuerdo con el dirigente cívico y politólogo Mario Salvador Andrade, director del colectivo ‘El Ojo que Grita’, “hay casos de casos; fíjese por ejemplo lo que ocurre con Fernando Niño; él hace parte de la bancada del Partido Conservador y, por Ley, tendrá que acogerse a lo que decidan en el Concejo sus compañeros de bancada, todos los cuales están, por lo visto, en oposición. Y a eso súmele que él es, sin discusión, del grupo de William Montes Medina. Jamás va a estar en contra de sus directrices, póngale la firma“.

Para Andrade, “además, están otros casos, la mayoría, como el de Gloria Estrada; ¿usted cree que ella, que proviene del viejo PIN, va a estar en una orilla opuesta a la de quienes promovieron su elección? ¿O como el caso de ‘Nando’ Piña, quien, como todo el mundo sabe, es el concejal de Lidio García? Yo solo le estoy poniendo esos ejemplos, pero, como le dije, son la mayoría“.

Contexto:

.

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial