Discurso del Ejecutivo – Clausura Sesiones Extras – Septiembre 2019

Saludos protocolarios

Buenos días

Por solicitud del señor Alcalde Mayor (e) Pedrito Pereira Caballero, me permito dar lectura al cordial y respetuoso mensaje que él envía a esta honorable corporación, con motivo de la clausura de su período extraordinario de sesiones:

Honorables Concejales:

El pasado 02 de septiembre, en  la instalación de las sesiones extraordinarias del Honorable Concejo Distrital, que hoy concluyen, hice referencia a la necesidad  que tiene Cartagena de consolidar el proceso de reactivación económica y de desarrollo, advirtiendo  que para ello se hacía  indispensable  que la Administración Distrital, siguiera trabajando de manera mancomunada con el Concejo, con las fuerzas productivas y  con la  comunidad, imprimiendo un ritmo acelerado y constante en el cumplimiento de nuestros compromisos misionales.

En tal sentido resalté el impulso adicional que requerían una serie de iniciativas, que en algunos casos fueron sometidas a debates en las anteriores sesiones ordinarias, pero   no alcanzaron a ser aprobadas, y en otros se sometían por primera  vez a estudio formal de la corporación.

Algunos de los honorables concejales manifestaron a través de los medios de comunicación su inconformidad por ser muchos proyectos para ser estudiados en corto tiempo, y otros se anticiparon a anunciar tajantemente que no aprobarían la totalidad de las iniciativas.

Respetuoso, como siempre he sido de la autonomía del Concejo, reiteré la disposición del ejecutivo a dar las explicaciones y hacer las claridades necesarias sobre eventuales dudas en la formulación de los proyectos presentados, y a gestionar, como efectivamente se hizo, la participación de funcionarios de primer nivel del Gobierno Nacional, para hacer lo propio con las iniciativas cuyas ejecuciones están articuladas con el poder central.

Como resultado de esa dinámica con participación multisectorial , las sesiones extraordinarias concluyen con la aprobación de proyectos de gran importancia para la ciudad cómo: la creación de la Casa Museo Alejandro Obregón; la autorización para la suscripción de un comodato con la Arquidiócesis de Cartagena; la autorización para la compra de los terrenos donde serán, por fin, reubicadas las familias del Cabildo Indigena Zenú de Membrillal (CAIZEN); la  importante destinación de un porcentaje de la contraprestación portuaria del Distrito, para los trabajos del Intervención del Canal del Dique;

Expreso mi complacencia por la aprobación de tales iniciativas que representan amplios beneficios para diferentes sectores de la ciudad y para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

No obstante, en el pleno ejercicio de su autonomía, el honorable Concejo Distrital, luego de las discusiones internas realizadas, decidió negar una serie de iniciativas presentadas por el ejecutivo y sobre las cuales la ciudad sigue teniendo grandes expectativas por su incidencia determinante en la solución de graves problemas sociales.

El profundo respeto que me generan las decisiones del Honorable Concejo, y el acatamiento que de éstas hará la Administración Distrital, no me impide, en aras al enriquecimiento del debate público, insistir en su pertinencia y en el deseo del ejecutivo de volver a presentar los proyectos, con los ajustes y las claridades que sean requeridos para su aprobación en próximas sesiones.

Me refiero, por ejemplo, al Plan Maestro de Educación, un esfuerzo descomunal realizado a lo largo de varios años por múltiples entidades y expertos de sectores público y privado, con amplia y detallada socialización ante la comunidad, y que marca la más ambiciosa hoja de ruta para el desarrollo de la educación en el Distrito.

La construcción de otro plan de esa naturaleza no es viable en el corto tiempo, por lo que su eventual hundimiento equivaldría a condenar al ostracismo a nuestra educación, con los consecuentes perjuicios para las nuevas generaciones. Por ello, considero un deber como alcalde y como ciudadano, seguir insistiendo en la presentación del Plan Maestro, hasta que los honorables concejales queden plenamente convencidos de sus bondades y trascendencia y finalmente decidan su aprobación.

De igual manera comprendo que la dinámica política hace que algunos tiempos sean inoportunos para el abordaje de ciertos temas de importancia para la ciudad, pero desafortunadamente las condiciones de un encargo limitado a un período específico y el deseo de ofrecer los mejores resultados para la estabilidad y solidez de la administración, obligan a asumir el riesgo de la inoportunidad.

Así las cosas, las ponencias negativas a la solicitud de autorización al alcalde para el manejo de una deuda pública adquirida por el Distrito en 2014 y la negación de facultades pro tempore, para modificar la estructura administrativa del Distrito, las interpreto como consecuencia desafortunada de unas circunstancias específicas y no a la intención deliberada de generar traumatismos financieros o de impedir la modernización que pide a gritos la administración, para ajustarse a los nuevos tiempos y hacerse más eficaz y eficiente.

Esta renovación de la estructura administrativa del Distrito, no podrá eludirse por mucho tiempo. Independientemente de quien esté al frente del ejecutivo, tendrá que realizarse más temprano que tarde, bajo las orientaciones del Departamento de la Función Pública.

En ese mismo orden de ideas, es posible que las  mismas circunstancias  incidieran en la decisión de negar la autorización para la realización de una operación de crédito público por 20 mil millones de pesos, como fuente de financiación  para atender inaplazables inversiones al Sistema de Transporte Masivo Transcaribe.

Estimados Concejales, a pesar de sus imperfecciones, nuestro sistema democrático permite sortear  discrepancias y hacer posible la concertación de ideas, para hacer prevalecer el interés colectivo. En ese sentido reitero mis profundas convicciones democráticas, de respeto y tolerancia a las diferencias.

No me anima ningún interés distinto al de seguir brindando, hasta donde me sea posible, mis aportes a la solución de los grandes y profundos problemas sociales que afronta desde hace muchos años mi ciudad. En tal sentido no admito derrotas ni proclamo victorias en las iniciativas negadas y aprobadas en estas sesiones extraordinarias del Concejo.

En el corto tiempo que me queda al frente del encargo como alcalde, las únicas batallas que seguiré librando, serán por la ciudad y en el escenario de la democracia, en la que cada uno de ustedes tienen sus propias responsabilidades y deberes para con la ciudadanía y para con la historia.

Muchas Gracias

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial