¿Por fin se le acaba el efecto teflón al exalcalde Dionisio Vélez Trujillo?

Por Carlos Ardila González *

En Cartagena, cada vez que un órgano de control anunciaba alguna acción contra cualquier funcionario o exfuncionario público distinto a Dionisio Vélez Trujillo, lo primero que se preguntaban veedores, dirigentes cívicos y periodistas era cuándo iban a ser sancionados los responsables de que la mayoría de las obras contratadas con un empréstito de $250 mil millones realizado por el exalcalde estén en franco deterioro, o no se hayan concluido, o -incluso – algunas no hayan podido iniciarse a pesar de haberse pagado el total de lo pactado.

La razón era clara: una cosa es que la Fiscalía, la Contraloría o la Procuraduría investigue a un servidor público por haber haber violado una norma sobre la cual el ciudadano del común no tiene mayor conocimiento, y otra que este sepa que se pagaron sumas millonarias por obras inexistentes o inconclusas, y que, en el caso de estas, las mismas estén allí, frente a sus ojos, ofendiendo la dignidad de miles de hombres y mujeres que no han podido beneficiarse de los mismos por diferentes causas; una de ellas: la más evidente, una grosera falta de planeación, sin dejar de lado la que toca transversalmente la mayor parte de los casos: unos rampantes actos de corrupción que piden a gritos ser castigados.

Por ello, que se anunciaran sanciones por casos menos graves, o más recientes, pero no se conociera nada de las investigaciones abiertas por la evidente pérdida de recursos en obras pagadas y no comenzadas, o construidas con materiales de pésima calidad, hacía pensar que el exalcalde Dionisio Vélez y la entonces directora del Departamento Administrativo de Salud Distrital, Martha Rodríguez Otálora, estaban protegidos por el llamado efecto teflón gracias -por lo visto – a sus buenas relaciones con ciertos dirigentes regionales y nacionales.

No obstante, que se haya conocido anteayer que la Contraloría había abierto un proceso de responsabilidad fiscal contra los dos exfuncionarios, con el fin de determinar un presunto daño patrimonial por más de $37.810 millones, y que se supiera ayer -¡un día después! – que la Procuraduría les había formulado pliegos de cargos por presuntas irregularidades en el desarrollo del proyecto de infraestructura hospitalaria de la ciudad, hace pensar que -¡por fin! – se les acabó el efecto teflón al exalcalde y sus funcionarios.

Seis meses después de que el procurador Fernando Carrillo Flórez, tras conocer las documentadas denuncias presentadas por la Fundación Cívico – Social pro Cartagena –Funcicar, se hubiera aventurado a asegurar que “a todas luces” las obras inconclusas contratadas durante el gobierno de Dionisio Vélez se habrían efectuado “sin el lleno de requisitos legales exigidos por la Ley (…), generando un presunto detrimento fiscal de casi $56 mil millones“, el Ministerio Público le reprocha al exalcalde la presunta omisión en la vigilancia y control de la ejecución de las obras, lo que habría afectado la debida prestación del servicio público de salud a un sector vulnerable de población de Cartagena, calificando la falta del entonces mandatario como grave a título de culpa.

En el caso de la directora del Dadis, la Procuraduría le reprocha no haber contado con estudios y diseños previos completos, ni las correspondientes licencias urbanísticas, ni el concepto técnico del Ministerio de Salud.

Igualmente, le recrimina no haber tomado las debidas decisiones correctivas una vez se evidenciaron las fallas.

Las presuntas faltas de Rodríguez Otálora fueron calificadas como gravísimas a título de culpa gravísima y dolo, respectivamente.

De acuerdo con lo que se pudo conocer, los recursos comprometidos en estos casos, que fueron destinados a la construcción de 39 centros y puestos de salud adscritos a la ESE Hospital Local Cartagena de Indias, los cuales debieron beneficiar pero no han beneficiado a más de 470 mil habitantes, ascienden a la suma de $100 mil millones.

Estas obras, como reveló en su momento Funcicar, como cualquiera puede constatar y como por fin pudo verificar la Procuraduría, se encuentran hoy suspendidas y en situación de abandono, lo que impide en su gran mayoría la prestación del servicio esencial de salud en las tres Localidades del Distrito.

LEER: ‘Concretamente, ¿qué es lo que tiene a Dionisio Vélez a punto de ser sancionado por la PGN?‘ (hacer click).

* Director de Revista Metro

Contexto:

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial