Aprendiendo de política electoral – Parte II

Por Rubiela Valderrama Hoyos *

90% del liderazgo es la capacidad de comunicar algo que la gente quiere”: Dianne Feinstein, senadora estadounidense.

¿Será que a nuestros candidatos alternativos a la Alcaldía les falta liderazgo?, ¿será que no han logrado captar lo que la gente quiere?. Siendo así, habiéndoles mandado, explicado y escrito el mensaje de unidad que la gente quiere, y no haberlo captado, nos demuestra una terrible falta de liderazgo acogiéndonos a la frase de la senadora Feinstein. Y es que, definitivamente, han demostrado con su actitud que tienen a la política como un proyecto personal y esto, como dice el profesor Henry Dussel, “es una cierta visión del poder ya de por sí corrompida”.

Ahora continuaremos demostrando cómo cada uno de los denominados alternativos no escucharon lo que la gente quería:

Édison Lucio Torres, lanzó su campaña a la Alcaldía contra viento y marea, y definitivamente estuviera como candidato si no le hubieran rechazado la mayoría de las firmas que recogió “honestamente”. Afortunadamente lo sacaron de la contienda porque la ‘honestidad política’ que pregona como verdad absoluta quedó bien clara al unirse sin vergüenza a las maquinarias politiqueras que desangran la ciudad. Aquí aplica claramente la frase de Dussel: “es una cierta visión del poder ya de por sí corrompida”.

Los casos de Alcides Arrieta y Nausícrates Pérez, quienes en su momento figuraban también como alternativos, ¿donde están sus trabajos de base, organizados, permanentes que les permita tener pretensiones de alcalde?, ¿acaso la política para ustedes es un proyecto personal, tipo emprendimiento?

Claudia Fadul, Sergio Londoño y Jaime Hernández tenían un avance de diálogos y acuerdos desarrollados con la intención de unirse en una sola candidatura, les hubiera resultado excelente la unión, pero al parecer los hilos del poder central, o no sé qué cosa extraña, no les permitió tomar la decisión y hoy desfilan de manera solitaria hacia el salto al vacío.

William Dau, personaje impresionante que si tuviera un poco más de cordura y humildad fuese el candidato ideal, pero la sola bandera anticorrupción, que es vital, no es suficiente para conducir la ciudad.

Wilman Herrera, definitivamente le pasa como a Armando Córdoba: no ha caminado y quiere correr, y cree que con su discurso religioso todos le van a comer cuento. No amigo, hay que profundizar el discurso, llenarlo de argumentos y demostrar que sí hay capacidad; tiene toda la vida por delante para preparase honestamente y emprender un proyecto colectivo, de ciudad, que hasta ahora no hemos visto. Esperamos que no termine pelando el cobre donde William García.

Adelina Covo y Germán Viana, par de políticos jugados, viniendo de sectores tradicionales, fueron adoptados por grupos y partidos de izquierda; demostraron querer la unidad que propuso la Mesa del Movimiento de Mujeres; fueron los primeros en firmar el pacto de unidad y se mantuvieron hasta el final, sin embargo esperábamos que el interés genuino en salvar a la ciudad del “monstruo politiquero” se materializara en desistir de sus candidaturas para unificarlas y fortalecer otras, pero ninguno de los dos ha demostrado ese verdadero amor por Cartagena.

Definitivamente, caeremos en manos de William García, que es más de lo mismo, apoyados por las maquinarias y mafias políticas que se repartirán las Secretarías una a una y en cuatro años estaremos haciendo el mismo balance que hoy; altos porcentajes de pobreza, corrupción galopante, políticas públicas desarrolladas a medias, en fin, desalentador el panorama.

Pero no es hora de rendirse. Desde aquí y ahora hago un llamado a todos los sectores alternativos, pero alternativos de verdad, a promover procesos reales de masas, democráticos, transparentes; proyecto colectivo de ciudad. Que ninguno se proclame candidato a nada, que todo surja de un proceso colectivo, amplio, con reglas claras, equitativo, solidario. Solo desde allí podremos seguir soñando con otra Cartagena posible.

En conclusión, necesitamos políticos de vocación y no de profesión.

Necesitamos políticos obedientes, que escuchen el clamor del pueblo.

¡Los actuales no entendieron que debían ser servidores del pueblo y poner a disposición su aspiración por la unidad…!

Esto nos lleva activar todas las formas de Control Ciudadano y prepararnos mejor para las próximas luchas electorales.

Sin embargo, les recordamos que tenemos hasta este viernes 27 de septiembre para lograr algún acuerdo unitario por la ciudad y solo en ese sentido estamos atentas.

* Rubiela Valderrama Hoyos. Feminista, Trabajadora Social, Magister en Estudios de Género, Área Mujer y Desarrollo

1 Comment

  1. Con Candidatos de esa talante, cualquier Plan se queda, sólo en buenas intenciones!! Aún se está a tiempo de arrebatarles el poder a los corruptos y nadie se aparta de sus pretensiones!
    El ego los carcome y van entregando nuevamente la ciudad a los corruptos,de manera cómplice.El único recurso de los pobres, en ésta contienda se lo han vilipendiado.EL TIEMPO!!!

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial