Ciudad sin ciudadanos

Por Luis Alfonso Ramírez Castellón *

Dos hechos me llevaron a escribir este artículo sobre la ciudad. El primero y de mayor relevancia tiene que ver con su situación político, administrativa y social; y el segundo, no menos importante, está relacionado con el proceso electoral que se está desarrollando y en el cual no se vislumbra una solución clara que nos indique que los cartageneros vamos a salir del ostracismo y de la crisis de gobernabilidad en que nos encontramos.

La crisis de la ciudad data desde tiempos inmemoriales; solo basta ver y analizar el panorama en materia de servicios, derechos, exclusión y marginalidad que vienen desde la configuración del país como República, para encontrar que Cartagena históricamente ha sido y es la ciudad más desigual de Colombia y una de las más desiguales de América Latina, sin ciudadanos o con ciudadanos de tercera categoría, donde el ejercicio de los derechos políticos y del poder ha estado  conculcado y reservado antes para ciertos sectores en particular, marcadas por razones de favorecimiento del centralismo político y, hoy, marcadas y  determinadas por intereses meramente económicos y rentísticos que la han saqueado y arruinado en términos de potencialidades y de posibilidades.

El segundo es el relacionado con el debate electoral que se está desarrollando y que se constituye en una severa preocupación para la comunidad expectante. Bien es sabido cuál ha sido y es la cultura de la gran mayoría de la población cartagenera, que posee una ciudadanía sin ciudadanos, una cultura bien arraigada que ha dado al traste con la ciudad y nos ha dado una connotación de ciudad-paria, constituyéndonos en el hazmerreír en materia política y administrativa frente al resto de ciudades del país, donde sus habitantes han alcanzado una mayoría de edad y han entrado por el desarrollo y el mejoramiento de las condiciones de vida.

El concepto político de ciudadanía desde la teoría política contemporánea se concibe y se enmarca en la posibilidad que tiene el hombre como ciudadano y como miembro imprescindible de una organización política, llámese estado o ciudad, de desarrollar y ejercer sus derechos en igualdad de condiciones, sobre la base de las diferencias de pensamiento, credo o situación social y económica, como se manifestaron en las ciudades-estados  de la antigüedad y en las ciudades italianas, en las cuales según Max Weber encontramos por primera vez el desarrollo del homo-políticos y el homo-económicos, respectivamente.

Pareciera que los cartageneros no hubiésemos comprendido el alcance y la magnitud de lo que significa ser ciudadanos y de las garantías que nos trajeron a los hombres y mujeres del mundo los hechos y las teorías filosóficas, antropológicas y políticas que florecieron en Europa con la Ilustración, la Revolución Francesa y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuyas fuentes bebieron las sociedades y países civilizados para la construcción de sus democracias y de sus constituciones políticas.

Ese es el espectro de Cartagena, una ciudad sin ciudadanos, llena de vencejos, que se resiste y se niega a transitar por los caminos del desarrollo del ejercicio de la ciudadanía, donde las mayorías, en un acto de indignidad, entregan el poder y la facultad que les da su condición a unos pocos, casi siempre con menos principios morales y éticos, para que decidan su suerte y la de sus comunidades, con las consiguientes consecuencias que de ello se derivan y que tienen a amplias capas de la población en la ignominia y el abandono institucional.

Todo ello, contrapuesto a la condición de ciudadano, originada del contexto histórico-político y filosófico que lleva inherente unos elementos en cuanto ser, como son la libertad, la dignidad, la ética y la moral.

Rector de la I.E. Soledad Acosta de Samper

 

1 Comment

  1. Calixto Salcedo Corpas dice:

    Me identifico completamente con este escrito y reflexiono en que , parte de esta situacion concierne mucho en las personas que con autoridad de :Rectores y Docentes asi como escritores, Politicos (En el buen sentido de la Palabra) y todos los que en una otra forma son responsables de guiar sanamente al Ciudadano en las sanas practicas de la verdadera Cultura Ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial