Votar o botar

Por Daniel Rivero Angulo *

Según nuestra constitución política, cada cuatro años tenemos la oportunidad de elegir y ser elegidos, es una ocasión en la que todos sin importar el estrato económico podemos por igual ejercer el voto y elegir el futuro a corto y a largo plazo de nuestra ciudad.  

En las elecciones anteriores, Cartagena ha registrado un número alto de abstención electoral, lo que indica que pocos deciden el futuro próximo de la mayoría. Para ser más exactos, en las elecciones de 2018 (atípicas) el alcalde fue elegido con el 12% del censo electoral, algo bastante vergonzoso y preocupante y en las elecciones de 2015 la abstención fue del 47.47%. Lo que representa un desánimo de la ciudadanía en ejercer el derecho al voto. Esto es a lo que llamo Botar el voto, toda ves que al no ejercer este derecho, estamos perdiendo la oportunidad de exigir a nuestros gobernantes que la administración funcione correctamente, quien no vota, no tiene derecho a criticar ni reclamar obras, seguridad, salud, educación, cultura, progreso y desarrollo.

Nos comportamos como un balde de cangrejos, en el que uno sube y el otro lo baja para supuestamente subir y así sucesivamente nos arrastramos hacia atrás perdiendo escaños de desarrollo como Barranquilla y Montería que han salido avante. 

Otra forma de Botar el voto, es eligiendo a candidatos cuestionados por su proceder, ya sea como ciudadanos o como funcionarios, como sucedió en las anteriores elecciones, ya que al votar por una persona cuestionada, no solo la premiamos si no que somos cómplices del debacle institucional en el que estamos inmersos y que ha logrado sortear por su experiencia y compromiso Pedrito Pereira. 

Muchos critican la política por ser algo detestable, nos burlamos y menospreciamos a aquellos que se atreven a aspirar a un cargo de elección popular, pero te pregunto, ¿será que tú que te burlas y críticas, tienes el valor de atreverte a aspirar? ¿Quitarle tiempo a tu familia y hasta endeudarte por servir a los demás? y no sólo a aspirar si no ¿a hacerlo bien? 

Son estas, razones suficientes para invitar a toda la ciudadanía, a que en estas elecciones salgamos a votar, que posterguemos el plan de ir a las Islas del Rosario, a la finca o peor aún, a quedarse dormidos para luego desde un sofá, quejarnos y criticar a los políticos. Por que más corrupto es aquel que vende el voto o peor aún, aquel que no vota y luego por redes sociales exige que las cosas marchen bien. 

¡Salgamos a votar!

* Abogado especialista en Derecho Administrativo; asesor de entidades públicas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial