La avalancha de Secretarías para la Mujeres

Por Rubiela Valderrama Hoyos *

Acudimos por estos meses a la inauguración de varias Secretarías para las mujeres en todo el país. En Nariño, Santander y Bolívar, entre las más recientes, y se prepara la de Cartagena. Es increíble cómo después de 15 y hasta 20 años de lucha del movimiento de mujeres en cada ciudad y departamento de repente, como por arte de magia, se van creando estas instancias fundamentales para lograr la equidad entre hombres y mujeres y palear las discriminaciones historias que pesan sobre las mujeres del país.

El caso concreto de Cartagena y Bolívar, a los que me referiré en adelante, son muy llamativos; en el año 2004, luego de un largo recorrido e incidencia, la Red de Empoderamiento logró que se aprobara la Ordenanza 26 del 19 de octubre de 2004, que ordenaba la formulación de la política pública de mujeres y la creación de su instancia rectora: la Secretaría de la Mujer; muchos gobernadores pasaron por encima de dicha Ordenanza y no fue posible su ejecución. La misma suerte ocurrió en el Distrito de Cartagena con el Acuerdo distrital 008 de mayo de 2005, mediante el cual se ordena la formulación e institucionalización de la política pública distrital de mujeres, la cual también traía una larga trayectoria de luchas y propuestas a los alcaldes anteriores y todos se hicieron los de la vista gorda con los derechos de las mujeres.

Pues bien, hoy sin tanto cuento y sin tanta parla, se crea la Secretaría departamental de mujeres y se empieza a construir la de Cartagena, y claro que nos alegra, pero nos preocupa que solo por la presión/negociación de la vicepresidenta de la República estos mandatarios accedan a su creación. ¿Qué se negoció?, ¿cuál es el acuerdo secreto?, ¿con qué recursos se dispone?, no lo sabemos y es lo que más nos llama la atención, pues el señor gobernador manifiesta muy queridamente que esto es fruto del esfuerzo y el diálogo con las organizaciones de mujeres, pero déjeme decirle, querido gobernador, que usted no nos paró ni cinco de bolas cundo de manera insistente lo tocamos el tema, entonces no fue por nosotras las mujeres organizadas, que históricamente hemos luchado sin descanso por los derechos de las mujeres de este territorio; es claro que fue la presión y negociación de recursos con la vicepresidenta.

En Cartagena construimos colectivamente la política pública de mujeres ‘Cartageneras en Pleno Goce de sus Derechos – 2009 – 2019’; fue un verdadero esfuerzo colectivo donde todas las organizaciones de mujeres pusieron su granito de arena; sin embargo, dicho política se ha quedado a medias tintas pues a ningún gobierno distrital, después de su lanzamiento e institucionalización, le ha dado la gana de ejecutarla de manera integral. A este respecto la Mesa del Movimiento de Mujeres de Cartagena y Bolívar ha realizado varios análisis de seguimiento a dicha implementación y el balance es verdaderamente triste por la pobreza en la ejecución e implementación de las cinco líneas básicas de la política de mujeres.

Peor suerte ha corrido la política pública departamental de mujeres ‘Equidad de género y Autonomía de la Mujer Bolivarense  – 2013 – 2023’ formulada en el gobierno anterior. A este gobierno no le interesó desarrollarla; prueba de ello es que nosotras como Movimiento social de Mujeres lo propusimos durante la construcción del Plan de Desarrollo y, aunque quedó inscrito, nunca se ejecutó. Mientras tanto se inventaban cada año cualquier programa con los recursos que querían y no vemos resultados en ninguno. Hablo de resultados de impacto, pues no tengo duda que cientos de listas de asistencia a talleres y eventos existen y seguirán existiendo.

Finalmente, les digo a los candidatos y candidatas a la Alcaldía de Cartagena y a la Gobernación de Bolívar: si van a llegar a inventar nuevos programas y a no construir sobre lo construido ya perdieron el tiempo; aprendamos de otras ciudades y países que sin importar quién estuvo antes continúa las políticas públicas construidas, sobre todo cuando estas han sido elaboradas colectivamente por las dolientes principales de sus necesidades prácticas y estratégicas.

* Rubiela Valderrama Hoyos. Feminista, Trabajadora Social, Magister en Estudios de Género, Área Mujer y Desarrollo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial