Por Juan Diego Perdomo Alaba *
.

Sin duda la más reciente encuesta de Datexco (para W-Radio) y Mediciones Estratégicas (aliada de esta casa periodística), es la foto de cómo va la carrera por la Alcaldía de Cartagena.

Pero, ¿cómo están comunicando las campañas de los candidatos a la Alcaldía de Cartagena y a la Gobernación de Bolívar?

La poca o mucha experiencia que tengo en el ámbito de las comunicaciones estratégicas me permiten concluir que la Comunicación Política -Compol – es el 50% de una campaña. En Cartagena y Bolívar aún se trabaja este importante componente de manera tradicional; son pocos los que rompen el molde y se proyectan con propuestas innovadoras, frescas y audaces. Más de lo mismo para un electorado silente, indiferente y resignado.

Veamos:

Alcaldía de Cartagena:

William García Tirado

Es la típica campaña de político tradicional de provincia. No ancla su estrategia electoral en una correcta distribución del mensaje sino a través de transacciones informales en tierra que mantienen al votante cautivo. La dádiva, la beca, el puesto, la teja, el ladrillo, la ‘liguita’. Sabe leer bien a esta Cartagena gastrocrática pues no le interesan las formas con tal alcanzar un fin. “Con hambre no hay democracia” diría el dirigente Danilo Contreras. Para García es más acertado usar la palabra “Gratis” que “Gracias a tus impuestos“. El manejo de redes sociales es mediocre, corriente: fotos y más fotos. Piezas con esas plantillas que no se usan. Manejo gráfico de antaño, muy 2010. No genera ningún tipo de reacción exógena precisamente porque no le interesa transmitir nada, pues acude al voto amarrado, al que elige.

Yolanda Wong Baldiris

Al César lo que es del César. Su trabajo de comunicaciones en tierra y aire es impecable. De un muy buen marketero y gran factura. La campaña basa su estética en la alegría sin perder el foco de lo popular. Es dinámica y muy activa, potente. Sus mensajes son limpios y contundentes. Experiencias en primera persona, redes sociales bien manejadas, constantes y consistentes. Últimamente, no obstante, centra su estrategia en contrarrestar los efectos mediáticos que produce una supuesta inhabilidad, más de diez investigaciones en Fiscalía, un juicio disciplinario en Procuraduría y una investigación en Contraloría. Y olvida algo importante: no se le conoce una sola propuesta de campaña. Es cierto que en esto de la Compol a pocos les interesa el programa de gobierno, pero al candidato se le debe vender bien junto con sus ideas. Ya empapeló la ciudad, no hay poste y pared que no escape a su nueva imagen de quinceañera vintage. No hay necesidad.

Adelina Covo de Guerrero

Sencillamente no hay una estrategia en lo comunicacional. Es muy artesanal: un video aquí, una fotico allá. Ella es su propio canal. Los números de sus redes sociales son fuertes por ser una figura política del nivel nacional, pero no lo ha sabido aprovechar. La exmagistrada sobrevive políticamente con el voto petrista militante.

Fernando Araújo Perdomo

Sugiero trabajar las campañas de forma ‘in house‘ sin prescindir de las agencias consultoras, fundamentales para afincar la estrategia y trazar un norte de acuerdo al ‘timing político’. El equipo base es la entraña de la campaña, ese primer anillo que conoce en detalle al candidato, su entorno, virtudes, falencias y potencialidades.

Araújo cometió el error de encomendar toda su estrategia de comunicaciones a una agencia que, en un intento fallido, forzado e impostado, le quiere lavar la cara a como dé lugar, vendiéndolo a la ciudadanía como alguien que no es, y eso es un error. Araújo Perdomo es un tipo frívolo, antipático, clasista y totalmente desconectado de la realidad de la ciudad. Y en vez de empatizar ‘humanizándolo’ lo que produce es el efecto contrario: rechazo. Sentarlo al lado de un niño del barrio La Candelaria es un intento barato de generar emociones. Ponerlo a que se motile en una barbería de barrio popular es una caricatura casi grotesca. El excanciller no es eso, es el candidato que marca el mayor índice de desfavorabilidad en todas las encuestas publicadas hasta el momento. Su propuesta gráfica warholiana es desacertada.

Nabil Báladi Gedeón

Aprovecho para un comentario aparte. No entiendo cómo el partido de las luchas, conquistas y derechos labores del país le apuesta a un empresario que emplea tantas formas de precarización laboral. Varios colegas, a quienes por seguridad reservo su identidad, coinciden en lo mismo: mucho trabajo y poca remuneración.

Al grano: claramente existe una estrategia de comunicaciones bien pensada y estructurada, un plan de acción correctamente ejecutado, una imagen de campaña atractiva, bonita, pulcra y muy profesional; lo malo es el candidato. Nabil es un personaje que no inspira nada, es pesado, ñoño, lejano, muy lejano. Y así es difícil conectar y transmitir.

Sergio Londoño Zurek

Ambos: Sergio y Yolanda, durante sus encargos en la Alcaldía, destinaron grandes partidas en la promoción de su imagen. “Marica el último” dirían por ahí. Eso les ayudó a ahorrar plata y tiempo en algo que es sumamente costoso en política electoral: el reconocimiento de sus nombres. En principio no es tan importante la favorabilidad como el que sepan quién eres; ya veremos cómo cautivar el voto y traer gente a la causa. Sergio lo supo capitalizar y ahora se muestra como una tercería con opciones de pelear la Alcaldía. Sus comunicaciones aún son tímidas, falta fuerza y estrategia, pero intenta sacarle rédito a su imagen de dirigente nacional con unas redes sociales con buenos números y con mucha interacción. Es un candidato que se vende fácil, sabe llegarle a la gente y eso gusta.

Claudia Fadul Rosa

Sigo sin entender por qué Claudia marca en las encuestas si Sergio Fajardo no endosa votos. Parece que se quedó en las firmas, no arranca. No comunica. No es comunicar por comunicar, es comunicar bien.

Armando Córdoba Julio

Quiere hacerse contar para capitalizarse políticamente y sacar réditos en un futuro. Cada quien planea sus procesos como mejor le convenga. Como cabeza de lista al Concejo le hubiera ido mejor. Sus comunicaciones son muy artesanales, muchas fotos, poco mensaje y una imagen de campaña muy alineada a los criterios gráficos de su partido. Nada extraordinario.

Jaime Hernández Amín

Más que una campaña, es un experimento social de innovación política a través de las comunicaciones multiformato. Una propuesta diferente, bonita, limpia y muy asertiva. Trata de ser emocional a partir de lo audiovisual, su gran fortaleza. Con Jaime se trabajan experiencias en primera persona, es él echando el cuento, es la gente contando sus historias. La construcción de un storytelling colectivo y lo mejor: se planea en conjunto con la asistencia de expertos, pero impecablemente ejecutada por un grupo de comunicadores jóvenes que no solo están para ganarse una plata sino que comparten el proyecto que Hernández le propone a la ciudad. No obstante, es marketing político para una ciudad como Bogotá. Aún no logran conectar esos contenidos de gran factura con la ciudadanía cartagenera. Están cómo el meme de Spiderman señalando a otro Spiderman, se quedaron en la tenebrosa burbuja del yo con yo, los mismos de siempre dándole like a las publicaciones. No han logrado el alcance necesario para expedir su mensaje con contundencia. Falla la estrategia digital. En resumen: buenos contenidos, pero sin alcance.

Germán Viana Guerrero

Es un fantasma, un cadáver político que estuvo con los cocodrilos y tiene información privilegiada.

Gobernación de Bolívar:

Hernando Padauí Álvarez 

Existe un norte en lo comunicacional dirigido por grandes consultores; se nota la estrategia pero fallan terriblemente en la ejecución del plan de acción. Mucho boletín de prensa para el ‘copia y pegue’ pero poco contenido de valor. Es la peor versión del William García que describí arriba. Redes sociales muy bajitas en números, poco alcance y nula interacción. Ojo que el ‘engagemet‘ no es el que se genera con los mismos 10 militantes, es la que surge del usuario real que llega a increpar al candidato, a preguntarle por sus propuestas, a incomodarlo. Reacciones espontáneas que deben ser intervenidas con acierto hasta lograr la fidelización. El componente audiovisual y gráfico es mediocre, amateur. Padauí no es nada sin el voto amarrado, así que pueden traer al marketero más exitoso de Iberoamérica y le resultará inútil ponerlo arriba en el partidor porque, por ejemplo, si el lunar de Vicentico Blel -su rival directo-, es su padre, el parapolítico Vicente Blel, el de Padauí es él mismo. Tras que tiene el techo electoral bajito, sus comunicaciones no le ayudan.

Vicente Blel Scaff

En Bolívar nadie sale a gastarse su patrimonio económico, político y electoral sin el “muñeco armado”. Así el candidato tenga los recursos, aventurarse solo a pelear por la Gobernación sin la bendición de los jefes políticos es una locura quijotesca. ‘Vicentico’ o ‘Vico’, como le dicen en su casa, resultó favorecido no por ser el ‘mejor candidato’ sino por tener la primera opción por ser hijo de su padre y estar limpio de cualquier cuestionamiento jurídico. No hay líos en él que generen inseguridades en la clase política. Vicentico es un candidato difícil de vender porque es soso, tímido, algo pesado e introvertido. Clásico, contenido e inexpresivo. Esas debilidades en su personalidad, las suple un impecable trabajo de comunicación estratégica que posee el don de la ubicuidad multimedial: está en todas las plataformas, presentando contenidos constantes en formatos amenos y muy dinámicos, sobrios pero creativos. Lo más curioso es que no buscan presentarlo diferente a lo que es; por el contrario, le explotan sus fortalezas con mucho acierto. Sus redes sociales están muy bien trabajadas pero carecen de interacción real, mucho boots y engagemet artificial.

Luís Daniel Vargas

La encuesta de Mediaciones Estratégicas que lo ubica segundo alentó un ‘Sí se puede’ que no explota con contundencia, sencillamente porque no tiene una estrategia de comunicaciones. Buena labor de prensa pero se quedó en la época de cuando fue gobernador, le apuesta a los medios tradicionales. Sus redes son precarias y sus contenidos son de candidato a personero de primaria.

Adenda:

Comunicaciones activas, alegres, con buenos contenidos y muy dinámicas al Concejo de Cartagena para destacar: Lidy Ramírez y Humberto Orozco Cera.

* Comunicador Social de la Universidad de Cartagena  – Consultor en Asuntos de Gobierno y Comunicación Política
.

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial