Viviana Londoño: ejemplo de vida

Por Germán Danilo Hernández *

Viviana Londoño Paredes es sencillamente una mujer excepcional. Por sus grandes capacidades profesionales, laborales, humanas, belleza física y espiritual, nunca pasa desapercibida. Hija de padres antioqueños y cartagenera hasta la médula, ha dedicado buena parte de su vida a la gerencia, administración y planeación, en empresas y proyectos que han tenido profundo impacto social en Cartagena y Bolívar.

Tuve la oportunidad de hacer equipo con ella durante su gerencia del proyecto Laboratorios Vivos de Innovación y Cultura, allí fui testigo de su dinamismo y acelere natural, que los compañeros cercanos comparábamos con un “turbo a máxima potencia”.

Su estricto rigor profesional no riñe con su alegría, espontaneidad, amabilidad y risa fácil. Amante de las fiestas, soltera y madre de dos varones adolescentes, es capaz de sortear cualquier adversidad sin dejar de sonreír. Precisamente, con esas fortalezas de siempre, está afrontando una de las más complejas experiencias de vida: descubrir en su cuerpo la aparición de una de las enfermedades más temibles por la humanidad.

En enero de 2019 Viviana recibió la noticia de que esa masa, que un mes antes había descubierto en uno de sus senos, confirmaba que el cáncer había tocado a su puerta. Sintiendo las naturales angustias, temores y ansiedades, pero segura de su capacidad luchadora, se armó de valor, se rodeó del amor de sus hijos, demás familiares y amigos, y emprendió su mayor batalla por la vida.

En febrero inició la primera fase del tratamiento orientado por un equipo de profesionales, que incluían 16 sesiones de quimioterapia para destruir las células cancerosas, soportando las consecuencias físicas, anímicas y emocionales, sumadas a la incertidumbre y el miedo, pero sin dejar de ser ella. Algunos de sus amigos nos enteramos del caso cuando vimos sus fotos en las redes sociales con la misma sonrisa radiante y un nuevo componente en su belleza: la calvicie.

Terminada esa fase traumática, Viviana desborda felicidad, optimismo y energías positivas. Afirma haber crecido como ser humano; con profundo optimismo se prepara para una cirugía en septiembre próximo, que conllevará a que a más tardar en octubre pueda ser declarada formalmente libre del cáncer.

Convencida de que esta experiencia tiene un propósito en su vida, se propone ahora compartirla por diferentes medios, para ayudar a muchas mujeres a identificar tempranamente los riesgos de la enfermedad y para afrontarlos cuando corresponda. Para ello ha identificado cinco tips, en los que resume el complemento a su tratamiento médico: “abrazar con amor la enfermedad, fortalecer el estado físico, alimentación sana, pensamientos y mente positiva, rodearse de amor y fortalecer la espiritualidad”.

Creyente en Dios y en la ciencia, Viviana es un ejemplo inspirador de vida, digno de la mayor admiración y orgullo.

* Periodista, columnista, docente universitario y asesor de comunicaciones

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial