Libertad de los Antiguos y Libertad de los Modernos

Por Adolfo de Ávila Díaz *

Para estas elecciones fomentemos la participación en lo público de nuevos candidatos que no estén contaminados por la desprestigiada clase política local. Rompamos la apatía en la participación en las votaciones.

Ejerzamos nuestra libertad política de participar en lo público como los antiguos, eligiendo a las personas que conducirán los destinos de nuestra ciudad. Sin olvidar, las libertades individuales o civiles y su derecho a no ser interferidas para garantía de nuestra propia independencia, la llamada libertad de los modernos.

En 1819 Benjamin Constant en el Ateneo de París pronunció el discurso  titulado ‘Acerca de la libertad de los antiguos comparada con los modernos’ donde establece una clara distinción entre la libertad de los antiguos en Atenas y la libertad en la sociedad moderna.

La libertad de los antiguos consistía en la “participación activa y constante del poder colectivo” en la que se tiene como objeto “dividir el poder social entre todos los ciudadanos de una misma patria”. Los ciudadanos de la antigua Atenas eran hombres libres a diferencia de los esclavos, las mujeres y los niños. Su libertad consistía en la participación directa en las decisiones de la organización de vida de la ciudad y los asuntos públicos. No obstante, para los antiguos había una clara sumisión del individuo a la autoridad de la comunidad y una aceptación de intromisión en sus actividades privadas.

La llamada libertad de los modernos, contrariamente, se compone del “goce pacifico de la independencia privada” teniendo como objeto “la seguridad de los goces privados del individuo”, y su libertad individual garantizada por las leyes que protegen los derechos individuales básicos e innegociables. Derecho de los individuos a su seguridad, su intimidad, a reunirse sin pedir permiso a nadie, a opinar, a desplazarse de un lugar a otro, a la libertad de culto, al disfrute de nuestros bienes económicos garantizado por el carácter sagrado de la propiedad privada. En fin, a no estar sometido más que a las leyes.

La libertad moderna, a diferencia de la de los antiguos en Atenas que identificaba la libertad como la participación en la vida pública, se relaciona con la independencia del individuo y el disfrute celoso de su vida privada.

Constant plantea que, lejos de ser excluyente la una y la otra, lo mejor es que coexistan ambas, combinando la libertad individual con una clara participación de lo público, “lejos de nosotros pues, el renunciar a ninguna de las dos especies de libertad de que he hablado. Es necesario aprender a combinar la una con la otra. Esta combinación de libertades requeriría la implementación de una democracia participativa para que fuera operativa”.

Advertía además de lo peligroso de considerar solo la libertad individual en esta época moderna: “El peligro de la libertad moderna consiste en que absortos en el goce de nuestra independencia privada, y en la consecución de nuestros intereses particulares, no renunciemos demasiado fácilmente a nuestros derechos de compartir el poder público”.

Lo dicho por Contant en 1819 aun sigue siendo vigente. Seguimos absortos en el goce de nuestra ‘independencia privada’ enfrentados a una apatía en la participación de lo público y en las decisiones políticas, movidos además por el desencanto ante la corrupción y a los pobres resultados de los elegidos en nuestra democracia participativa. Pocos se atreven a participar en lo público ya sea como candidatos y muy pocos ejercen su derecho a elegir, la abstención de votantes sobre asa el 50% de los que pueden votar, fomentando con esto que se perpetúen los mismos dirigentes corruptos en el poder.

Para estas elecciones es la oportunidad de ejercer nuestra libertad de participar en lo público como los antiguos, yendo más allá de nuestras libertades individuales en nuestra vida moderna, para que el respeto de las libertades sea universal, se fomenten la solidaridad y la elección de candidatos idóneos que defiendan el bien común por encima del particular.

* Ingeniero químico, MBA y especialista en Gestión Ambiental

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial