Tribunal tumba designación de decano de la Facultad de Medicina de Unicartagena

La Sala de Decisión del Tribunal Administrativo de Bolívar declaró la nulidad de la designación del médico Fredy Pomares Herrera como decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena -UdeC.

La razón: el reconocido profesional fue nombrado en la Decanatura de Medicina de la UdeC a pesar de que, para la misma fecha, ocupaba otro cargo público en la ESE Hospital Local Cartagena de Indias.

A juicio del Alto Tribunal, el doctor Pomares, al tener al mismo tiempo un vínculo laboral con la UdeC y con la ESE Cartagena percibía dos remuneraciones del Tesoro Público, sin estar cobijado por la excepción establecida por la Ley 4 de 1992, lo cual es violatorio de la Constitución y la Ley.

En el último proceso de consulta para la designación del rector, los decanos de las facultades y los directores de los programas de la Universidad de Cartagena, en la carrera por la Decanatura de Medicina superaron el umbral establecido por los Estatutos, es decir, quedaron habilitados para ser designados, en calidad de elegibles, los candidatos Atenógenes Coronel Mera y Fredy Pomares Herrera, y de estos el rector Édgar Parra Chacón escogió a este último.

De acuerdo con fuentes que estuvieron cerca del proceso, en su momento las directivas de la UdeC fueron advertidas de lo que podría suceder si era designado el doctor Pomares, ya que era sabido que para esa fecha este estaba vinculado a la ESE Cartagena como Médico General, Código 211, Grado 17, con una intensidad de cuatro horas diarias, y era claro que, de ser nombrado como decano, pasaría a tener una doble vinculación que constituye una violación al Régimen de Inhabilidades e Incompatibilidades.

De acuerdo con la sentencia proferida, suscrita por los magistrados Luis Miguel Villalobos, Roberto Chavarro Colpas y José Guerrero Leal, no eran, como se pretendió argumentar en el momento, dos honorarios, lo cual es legal, sino dos salarios provenientes del Estado, lo cual es abiertamente ilegal (leer fallo ‘Fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar vs. Unicartagena‘).

Para las mismas fuentes, el caso de Pomares Herrera es lamentable, ya que se trata de un profesional de grandes méritos, quien en el año 2014 fue exaltado por su destacada labor como Afrocolombiano del Año por la Fundación Color de Colombia. “Pero dura lex sed lex; dura es la Ley, pero es la Ley“, manifestó un docente universitario que solicitó reserva de su nombre; “lo que hay que lamentar es que, a pesar de las advertencias, se haya insistido en nombrar como decano a una persona inhabilitada; ojalá este error obligue a las directivas universitarias a transitar por los caminos correctos“.

Contexto:

.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial