“Devuelven terna para Alcaldía”… Quien no conoce la Historia está condenado a repetirla

Todo indica que esta semana podría ser definitiva para el futuro inmediato de Cartagena. Como se sabe, el Ministerio del Interior tiene en sus manos la terna de la cual el Partido Conservador aspira a que se nombre un nuevo alcalde para Cartagena. De acuerdo con diversas fuentes, las hojas de vida de William Valderrama Hoyos, Claudia Almeida Castillo y Nadime Cure Janna podrían ser puestas en las próximas horas a consideración del presidente Iván Duque Márquez, quien decidirá si nombra o no uno a uno de los ternados.

Pero podría ocurrir, como lo han asegurado varios medios de comunicación, que la terna sea devuelta por un error en el oficio remisorio (solicitaron que el presidente nombre un nuevo “gobernador de Cartagena” y no “un alcalde”, como debió ser). O que, definitivamente, se rechace por inconveniente, atendiendo la razón que el propio jefe de Estado expuso a finales del pasado mes de junio cuando dijo que “con el futuro y con el presente de Cartagena no se puede jugar” y anunciar que Pedrito Pereira Caballero continuará al frente de la Alcaldía: que la ciudad no debe volver a someterse a un nuevo periodo de desinstitucionalización y desestabilidad administrativa (leer ‘El presidente Iván Duque anunció que Pedrito Pereira irá hasta el final del periodo‘).

Y como “quien no conoce la Historia está condenado a repetirla“, analistas, politólogos y periodistas recuerdan lo sucedido en noviembre de 2017 cuando, tras la renuncia del entonces alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez, fue integrada una terna con los nombres de Jorge Mendoza Diago, Rosario Ricardo Bray e Isabel De Ávila Benítez (leer ‘Inscriptora de ‘Primero la Gente’ asegura que los nombres de la terna sí fueron consultados‘).

Pero también recuerdan lo acaecido en octubre de 1999, cuando, luego de la renuncia del entonces alcalde Nicolás Curi Vergara, para esa fecha sindicado del delito de interés ilícito en la celebración de contratos, entre otros, el Partido liberal le envió al presidente Andrés Pastrana Arango una terna conformada por Mayron Vergel Armenta, Alberto Barboza Sénior y Luis Daniel Vargas Sánchez.

Y quedó para la Historia: después de innumerables expresiones de rechazo a la designación de un político de carrera como mandatario de los cartageneros, tras la suspensión de Curi en medio de graves acusaciones, la Presidencia de la República rechazó la terna presentada (leer ‘Devuelven terna para Alcaldía de Cartagena‘).

En consecuencia, el 20 de octubre de 1999, el entonces ministro del Interior, Guillermo Fernández de Soto, le solicitó al Liberalismo que integrara una nueva terna, y esta fue enviada siete días después: el 27 de octubre. En esta ocasión la terna fue conformada por Héctor Blanco Portacio, Manuel Sierra Navarro y Carlos Villalba Bustillo, y de ella el presidente Pastrana nombró el 4 de noviembre a Villalba Bustillo, pero este no aceptó.

Cuando se conoció el rechazo presidencial, tanto el entonces secretario de la Dirección Nacional Liberal, Eduardo Verano de la Rosa, como el presidente del Directorio distrital de la colectividad, Alberto Bernal Jiménez, se mostraron “muy contrariados“, y recordaron que -según ellos – la terna tenía el apoyo de los congresistas liberales, el Concejo en pleno y unos dirigentes gremiales.

En respuesta a las quejas del Liberalismo, Fernández de Soto justificó la devolución de la terna recordando la serie de problemas por los cuales atravesaba la ciudad, por lo que “resulta imprescindible que la Alcaldía se confíe a quien, por virtud de sus cualidades profesionales y su experiencia administrativa, asegure la gobernabilidad y pueda ejercer el liderazgo suficiente para enfrentar en un ambiente de consenso y de adecuada coordinación con el gobierno departamental, los retos propios de la administración de la histórica ciudad“.

En ese entonces llegó a considerarse -incluso – que Sierra Navarro, para esas fechas rector de la Universidad de Cartagena, estaba inhabilitado para asumir la Alcaldía, y fue encargado el secretario de Asuntos Jurídicos, Eduardo Vizcaino Zagarra.

Y, posteriormente, como ya es sabido, fue encargada hasta el final del periodo Gina Benedetti de Vélez. Para este entonces el ministro del Interior era Néstor Humberto Martínez.

Escuchar a la ciudadanía

Ante la serie de críticas por la pretensión del Partido Liberal de imponer un nombre como alcalde de Cartagena alejado de los intereses generales, como si no tuviera ninguna responsabilidad en la crisis que llevó a la renuncia de Nicolás Curi, el 9 de septiembre de 1999 los entonces senadores liberales Piedad Córdoba Ruíz y Viviana Morales Hoyos le pidieron a la Dirección Nacional de la colectividad escuchar a los gremios, a la dirigencia cívica y, particularmente, a las Veedurías Ciudadanas que destaparon la ‘olla podrida‘ que propició la caída de Curi.

Hoy ante los ojos de la Nación y de los cartageneros, esta Dirección debe escoger una terna que permita a esa ilustre Ciudad Heroica superar la profunda crisis de gobernabilidad que padece a raíz de la suspensión del alcalde (…)“, advirtieron las dos senadoras.

Contexto:

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial