VAJ (Video Asistente Judicial)

Por Óscar Eduardo Borja Santofimio *

El fútbol es, tal vez, el deporte de mayor acogida en nuestro país. Las alegrías, los triunfos obtenidos por la Selección Colombiana de Fútbol son inmensurables, como las lágrimas derramadas por las derrotas, cuando esta juega. Los colombianos se unen en una sola voz, es el único escenario donde, sin importar si la tendencia política sea de izquierda o derecha, millones de colombianos se visten con la camiseta amarilla de la Selección para apoyar el equipo patrio; entre más reconocido sea el rival, más emocionante será el partido.

El fútbol ha sido el medio para que jóvenes colombianos se den a conocer en los equipos europeos, convirtiéndose en figuras de reconocimiento mundial. Este deporte, con reconocimiento universal, no ha sido distante de los avances tecnológicos; la Federación Internacional de Fútbol Asociado -Fifa, como máxima autoridad, ha implementado el VAR (por las siglas en inglés ‘Video Assistant Referee) o en español video-arbitraje, con el objetivo de dar al árbitro del partido una asistencia para evitar cometer flagrantes errores humanos, que modifiquen el resultado del juego. ​Anular penas máximas o decretarlas, revisar faltas o fueras de lugar, por intermedio del VAR, son actuaciones avaladas por la Fifa en todos los continentes.

Viendo los avances tecnológicos aplicados en el fútbol y lo justa que se han convertido las decisiones de los árbitros con la implementación del VAR, considero que valdría la pena que en la administración de justicia se implementen métodos para que los jueces no cometieran flagrantes errores, ‘prevaricatos’; frente a ello podríamos proponer un proyecto de ley de reforma a la justicia, en la cual se cree y se ponga en marcha el ‘VAT’ (Video Asistente al Togado), para que la tecnología les permita ver a los jueces y magistrados, como administradores de justicia, a través de una pantalla, los flagrantes errores que comenten en sus sentencias y/o durante el trámite del proceso. Estoy completamente seguro que si los honorables magistrados de la Corte Constitucional hubieran visto en el VAT un puñado de marihuaneros en un parque o una pelea de borrachos a machete en vía publica, no hubieran declarado inexequible la polémica prohibición del Código de Policía; de igual manera si en el VAT hubiesen visto la cara de angelito de la guarda que tiene Andrés Felipe Arias, no lo hubieran condenado ni lo estarían pidiendo en extradición.

Con la implementación de este sistema, se acabaría con el cartel de la toga y todos sus tentáculos, la parte interesada podría pedir al operador judicial el recurso extraordinario de VAT para que en una pantalla el juez viera sus prevaricatos, revocando la decisión desfavorable antes o incluso después de fallar.

Con la implementación de este proceso se acabaría la impunidad, se descongestionarían los despachos judiciales, sería como el regreso al jurado de conciencia, se le solucionarían los problemas a todos los sindicados, se frenarían las extradiciones de inocentes y se aceleraría la de los culpables y la justicia sería más dinámica y más justa.

Al fin y al cabo, un video vale más que mil palabras.

* Abogado especializado en Derecho Constitucional y Procesal de la Universidad Libre

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial