¿Porqué Montes no quiere a Pereira si este le conserva toda su burocracia viva?

A pesar de que -por lo visto – unas claras mayorías consideran que Iván Duque no debe sumar una perla más al largo collar de alcaldes encargados que ha tenido Cartagena en la última década, algunos dirigentes del Partido Conservador -también por lo visto – insisten en que el presidente de la República sí debe nombrar un nuevo burgomaestre -el número 13 en escasos 10 años – y que este no sea el actual mandatario.

Por ello, la pregunta que muchos se hacen es: ¿qué ha hecho o dejado de hacer Pedrito Pereira Caballero, el alcalde encargado, que la dirigencia conservadora, la misma que lo postuló hace nueve meses para que fuera encargado de la Alcaldía, ya no lo quiere ni en fotos?

El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios –Andi, Bruce Mac Master Flórez, lo preguntó en su cuenta en Twitter: ¿cuál es el interés de cambiar el alcalde? ¿Qué buscarán los dirigentes del partido @soyconservador? ¿Será solo influir indebidamente en las elecciones o también tendrá que ver con el contrato de protección costera?“.

Y lo han sugerido -con otras palabras – otros actores locales. También en la red social, la directora ejecutiva de la Sociedad de Mejoras Públicas de Cartagena, Roxana Segovia de Cabrales, expresó: “quizás la mejor carta de presentación de Pedrito Pereira es que precisamente no lo quieran varios políticos regionales“.

Para responder esa inquietud, este portal abordó a cinco fuentes que conocen las movidas del poder en Cartagena y Bolívar, ya sea porque son cercanas a los congresistas locales o porque, como periodistas, tienen a los servidores públicos como unas de sus fuentes.

Lo que una de ellas señala es que, ante la buena gestión de Pereira, algunos dirigentes políticos lo comenzaron a ver como una eventual competencia en las futuras elecciones congresionales. “Mire, Pedrito ha sido un conservador disciplinado pero independiente: en el 2010 votó al Senado por Julio Varela; en el 2014 lo hizo por Roberto Gerlein, y en el 2018 su candidato fue Efraín Cepeda. Todo el tiempo tuvo grupo propio, pero ahora, con seguridad, será más propio aún, y mucho más grande, con la gestión que realiza en la Alcaldía“.

Pero, para las restantes fuentes, las razones más poderosas son otras. Con distintas palabras, todos coincidieron en que, concretamente, William Montes Medina, a pesar de ser el dirigente político con más y mejores cuotas burocráticas y contractuales en el Ejecutivo Distrital desde el efímero gobierno de Antonio Quinto Guerra Varela, no quiere a Pereira en el Palacio de la Aduana porque no le hizo unos favores que, en la práctica, son aún más relevantes que cualquier Secretaría.

Según estas fuentes, el grupo de William Montes es el ‘dueño’ de las Secretarías de Hacienda y de Educación, cuyos titulares son William Valderrama Hoyos y Claudia Almeida Castillo, de quienes se dice son de las entrañas del cuestionado excongresista; y -asimismo – tiene en la Dirección del Archivo General a su sobrino Alfonso Montes Celerón; y también en la Secretaría de Hacienda, pero en calidad de asesora, a su cuñada Julieta Meneses.

Pero esas y otras cuotas no es lo más importante para Montes“, manifestó una fuente que pidió reserva de su nombre; “lo que se dice es que en todo momento pretendió ganarse, a través de unos amigos, el manejo del Programa de Alimentación Escolar –PAE, pero la Administración declaró desierta la licitación; y también quiso seguir manejando el transporte de las instituciones educativas del Distrito pero la licitación terminó ganándosela otro operador”. En este último caso, el servicio era prestado por la firma HB & Cia. Ltda. y hoy está a cargo de la unión temporal Cartagena Transporte Express.

Una fuente distinta agregó que “por lo que se dice, también tuvo interés en la vigilancia y el aseo de las escuelas oficiales, pero Pedrito no se torció“.

De acuerdo con La Silla Vacía, además del manejo de estos ‘negocios’, lo que está en juego en Cartagena en lo que resta del actual periodo constitucional es la influencia que se pudiera tener en el manejo del macroproyecto de protección costera, cuyas obras tienen un costo de $160 mil millones, de los cuales $60 mil son aportados por el Distrito y $100 mil por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres; la consultoría para decidir el tipo de contratación del alumbrado público, que tiene un costo de poco más de $1.900 millones; el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial –POT, cuya anterior formulación, encargada al extinto Fondo Nacional de Desarrollo -Fonade, tuvo un costo de $2.000 millones que se espera recuperar; y una Alianza Público – Privada para el establecimiento de un corredor portuario, con la consecuente ampliación del Corredor de Carga y la construcción de la Quinta Avenida de Manga, cuyo costo sería del orden de los $1,86 billones.

Según el conocido portal, de la decisión que se tome con relación a la terna conservadora “podría depender el futuro y el camino que tomen estos millonarios procesos y la Alcaldía misma, que es de todos los cartageneros, pero viene siendo manejada como si fuera del patrimonio personal de unos pocos“.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial