Las horas más oscuras

Por Luis Alfonso Ramírez Castellón *

Así se titula el libro de Anthony McCarty, publicado en noviembre de 2017, en el cual destaca los métodos de trabajo, las cualidades de liderazgo, el pensamiento y los estados de mente de Winston Churchil, un hombre con alma poética que creía que las palabras contaban y eran capaces de actuar para cambiar el mundo.

Gran Bretaña y las democracias europeas estaban en medio del Blitzkrieg y caían unas tras otras bajo las botas y las bombas de los nazis, y allí  fue decisivo el papel y el carácter de Churchil, cuando en 1940 ascendió al cargo de Primer ministro, logrando la evacuación del ejército británico que había sido acorralado en Dunkerque, pero ese no es el caso que nos importa. Lo trajimos a colación para comprender analógicamente la dimensión de la grave crisis que padece Cartagena, sitiada no por el ejército hitleriano, ni por la inmigración de venezolanos producida por el castro-madurismo, sino por la corrupción, la ingobernabilidad y el deterioro sociofamiliar que padecemos hace más de cuatro décadas y que parece no tener fin.

No sé si será necesario que aparezca la figura de una especie de Churchil criollo, que ponga fin al Blitzkrieg o guerra relámpago de la miseria que vive la ciudad. Necesitamos, como lo necesitó Europa y en especial Inglaterra en ese periodo, a un hombre o una mujer que como Churchil en aquellos días oscuros, cambie el estado de ánimo de la vida política de la ciudad y refuerce la voluntad nerviosa de un pueblo vacilante como el nuestro, obligándonos a emprender un camino que puede parecer incierto por todo lo vergonzoso que hemos vivido, pero que al final y contra todo pronóstico puede conducirnos a desembocar en la reconstrucción social, todo ello, apartado de una hermosa metáfora.

Nos recuerda el autor, para ilustrar de la necesidad de los grandes líderes, que en mayo de 1940 las fuerzas nazis ya habían invadido Checoslovaquia, Noruega, Dinamarca y Polonia y se disponían a conquistar el resto de Europa, por lo que en Gran Bretaña el parlamento había perdido la fe en su líder Neville Chamberlaim y había comenzado la búsqueda de un sustituto, un gran líder acorde con ese momento, capaz de hacer lo que hacen los grandes líderes, pronunciar palabras y concebir grandes transformaciones que sean capaces de conmover, incitar, convencer e inclusive crear en los corazones del pueblo unos niveles de sentimientos que nadie sabía que tuvieran.

Eso es lo que necesitamos los cartageneros en esta etapa de incertidumbre en que está la ciudad y cuyo futuro depende de los próximos pasos que demos. Es urgente encontrar un buen candidato y elegirlo alcalde para que rescate a Cartagena del fragor de la hecatombe en que vivimos y ponga fin a las horas más oscuras que vivimos, y aparezcan los rayos de un nuevo amanecer para que los niños huérfanos de paes vivos tengan por fin el PAE que una y otra vez ha sido declarado desierto.

Rector de la I.E. Soledad Acosta de Samper

 

1 Comment

  1. Cartagena la debacle.
    Es hora de que en la villa de Don Pedro de Heredia, se produzca o genere un movimiento telúrico a nivel político, social y económico, que permita a los cartageneros tomar conciencia de sus derechos y necesidades, insatisfechas, por el desgobierno de los raponeros del poder electoral que han usufructuado durante los últimos 70 años el ejercicio sagrado del servicio a la comunidad que los exalta a las posiciones de mando y dirección de la actividad gubernamental de la cual se han valido para cometer toda clase de desafueros con el patrimonio e intereses de nuestros conciduadanos sometiéndolos a toda clase de sufrimientos , desventuras y pobreza extrema, hasta el punto de que hoy día la heroica tiene ganado con méritos sobrados el título de ciudad mas corrupta y despilfarradora de nuestro sufrido y expoliado país que si bien alcanzó la independencia en julio de 1810, tal evento no se tradujo en la esperanza y propósitos perseguidos por tan tamaña gesta independentista en la cual todo el pueblo neogranadino tenía fincados sus deseos y fines de alcanzar la plena y absoluta liberación de los vejamenes y violaciones humanitarias cometidas impunemente por los depredadores conquistadores de la mal llamada madre patria española de donde vinieron los peores conculadores e indiciados de todos los punibles atentatorios contra la administración pública como el cohecho, la concusion, el prevaricato y pare de contar, comportamientos delictivos que lejos de desaparecer del ámbito de la hacienda pública se enquistaron a manera de epidemia gubernativa convirtiéndose en el común denominador del acontecer cotidiano de los habitantes de esta bien llamada ciudad heroíica por haber resistido estoicamente todos los atropellós y apoderamientos de nuestras y bienes y riquezas naturales de que nos doto el insigne creador y padre de la naturaleza. Cartageneros es hora de que reflexionemos, razonemos y apliquemos el sentido común al momento de ejercer el derecho fundamental de escoger de forma libre e independiente a nuestros gobernantes para que cumplan con el sagrado deber y obligación de gobernar en pro y en favor de la defensa de los intereses y patrimonio de todos y cada uno de los cartageneros de quienes honestamente merezcan ser exaltados a la tan alta dignidad de dirigir los destinos administrativos de una de las urbes más reconocidas de todo el universo terrenal. Vota libremente y a conciencia no te vendas y no te dejes comprar, es hora de obtener la verdadera independencia tanto política como administrativa que nos permita vivir libre y sanamente en nuestro querido terruño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial