Concejo distrital, de pelea en pelea. Ahora la puja es por una Presidencia de 7 meses

Primero fue una constancia que, en la práctica, terminó siendo una acusación contra el presidente encargado del Concejo de Cartagena, César Pión González, de estar prevaricando con el fin de salvar la curul de un colega (leer ‘Nueve concejales se apartan de decisión de Pión sobre nueva posesión de Marín‘).

Ahora otra constancia es la que deja al descubierto una práctica que -igualmente – podría dar lugar a una investigación; en este caso, en principio, por parte de los Comités de Ética de los correspondientes partidos y movimientos, pero también por parte de los organismos de control ya que lo que se asegura es que, al parecer, varios concejales estarían violando una norma: la Ley de Bancadas.

En la primera constancia queda claro que para los concejales Carlos Barrios GómezLuis Cassiani Valiente Antonio Salim Guerra (de Cambio Radical); William Pérez Montes y Duvinia Torres Cohen (del Partido de La U); Édgar Mendoza Saleme (del Partido Conservador); Érich Piña Féliz (del Partido Liberal); Américo Mendoza Quessep (de la Alianza Social Independiente); y Angélica Hodeg Durango (del Partido Alianza Verde), su colega César Pión podría haber cometido errores que muy posiblemente deberá aclarar ante los entes investigadores.

En la segunda constancia, los concejales Óscar Marín VillalbaRafael Meza PérezDavid Caballero Rodríguez y Rodrigo Reyes Pereira (del Partido Conservador); Javier Curi Osorio (del Partido Liberal); Wilson Toncel Ochoa (de Cambio Radical); Lewis Montero Polo (de Opción Ciudadana) y César Pión González (del Partido de La U), al advertir sobre el hecho de que la concejala Angélica Hodeg estuviera firmando proposiciones, postulando dignatarios y votando iniciativas sin tener facultades para ello, había abierto la posibilidad de que se estudiara otro hecho igual de grave: que otros cabildantes estuvieran violando la Ley 974 de 2005, que en su Artículo 2 determina que “los miembros de cada bancada actuarán en grupo y coordinadamente y emplearán mecanismos democráticos para tomar sus decisiones al interior de las corporaciones públicas en todos los temas que los Estatutos del respectivo Partido o Movimiento Político no establezcan como de conciencia“.

El hecho es que, en efecto, en la mayoría de los casos, los cabildantes toman sus decisiones hoy de forma individual y no en bancadas. Y para la muestra el último botón: de cara a la elección del nuevo presidente del cabildo, tres concejales de Cambio Radical: Carlos Barrios, Luis Cassiani y Antonio Salim Guerra están en un bando, mientras que Wilson Toncel está en otro.

Lo mismo ocurre en el Partido Conservador, cuyos integrantes también están divididos: Édgar Mendoza está por un lado mientras que Óscar Marín, Rafael Meza, David Caballero y Rodrigo Reyes están por el otro.

Y el Partido de La U, cuyos miembros William Pérez y Duvinia Torres piensan una cosa mientras que César Pión, el presidente interino, piensa otra.

Y de igual forma el Partido Liberal que se encuentra dividido en dos: uno de sus dos integrantes, Érich Piña, está por un lado, mientras que Javier Curi está por el otro.

En todo caso, de acuerdo con lo que se ha podido establecer, en el fondo hay una división por liderar las relaciones con el Ejecutivo, de cara a las elecciones del próximo 27 de octubre. Pero también, según lo que se ha visto en los últimos días, por imponer un presidente amigo. Un bando tiene ya como su candidato a Luis Cassiani, y el otro a Rafael Meza.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial