Por un Pemp participativo, inclusivo y verde

Por Rafael Vergara Navarro *

– ¡Oye Vergara!, ven acá ¿qué vaina es esa del Pemp? Tanta discutidera y nada, ¿lo mismo que el POT?

– ¡Ven tú! no ves que ando acalorado y ahogado igual que nuestra Cartagena de Indias que en sus 486 años sigue requiriendo oxígeno externo, acumulando antigüedad y desarrollo, riqueza y pobreza, clientelismo y democracia.  

– Oye, ¿y candidatos?; son como 20. El tema tiene que entrar al debate.

Bajo la inolvidable sombra del Palito de Caucho y sus sonidos: mariamulatas, vendedores, transeúntes, nos sentamos y la audiencia creció al instante. Conté que en medio del duelo de sapientes e intereses aporté una visión de lo ambiental.

No sé qué acogieron pero como plan estratégico tuvo que valorarse e identificar los estructurantes ambientales de lo construido: paisaje, cuerpos de agua, vegetación, accidentes topográficos, zonas protegidas y zonas de riesgo (inundación, remoción, incendio y antrópicos). La contaminación visual y/o acústica, niveles y causas.

Lo que hace el Pemp -también el POT – es diagnosticar y determinar, entre otras, las acciones necesarias para superar lo que impide garantizar la protección, conservación y sostenibilidad de los Bienes de Interés Cultural -BIC, la conservación de valores y cómo enfrentar riesgos y aprovechar potencialidades.

Si el fin es garantizar su conservación y transmisión a las futuras generaciones ¿cuáles son las condiciones y estrategias que permitirá a la comunidad conocer y que se apropie del valor cultural de los bienes  y el uso sostenible del ecosistema? ¿Usted que me lee lo sabe?

Mi temor y así lo dije en el Palito de Caucho es que subvaloren que el comité de Patrimonio Mundial señaló lo arquitectónico y monumental está emplazado al interior único y natural de la Bahía de Cartagena, lo que obliga que se le brinde, por igual, la mejor protección posible.

Por esa circunstancia geográfica, el cambio climático y que el Centro Histórico existe rodeado por las lagunas y manglares de San Lázaro, Chambacú, el Cabrero y el mar Caribe, el agua tiene que ser un eje estructurante y determinante esencial del Pemp a expedir.

¿Quedaron en la zona afectada o la de influencia? 

En el artículo 8 la Constitución se establece que “la protección de las riquezas naturales y culturales de la Nación es una obligación del Estado y de las personas”, por lo tanto lo ambiental es esencial, y por ello decidimos, dialogando como muchos, que el Palito de Caucho es patrimonio cultural.

Lo natural soporta y cobija el Patrimonio material e inmaterial, visibiliza desarrollo social, investigación ecológica, lúdica, ocio, esparcimiento y recreación pasiva, en condiciones de respeto y armonía. Aporta regulaciones microclimáticas a la diversidad biológica del Distrito y a su calidad ambiental en general

En el Pemp es inadmisible el dañino concepto turístico de vender el Centro Histórico. En sus 486 años Cartagena, sin olvidar las vergüenzas, ofrece amabilidad, belleza y servicios y nos enorgullece poseer valores históricos, estéticos, simbólicos, ambientales y paisajísticos.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial