La Silla Caribe, cuatro años develando las movidas del poder en el norte del país

Por Carlos Ardila González *
.
Hoy, 4 de mayo de 2019, el portal La Silla Caribe está de aniversario.
.
El 4 de mayo de 2015, el destacado medio de investigación, análisis y opinión comenzó a relatar el poder costeño cumpliendo con nuestra principal máxima: contamos todo lo que sabemos y sabemos todo lo que contamos“, como expresó en ese entonces su editora, Laura Ardila Arrieta, y hoy: cuatro años después, es ya -de lejos – “el principal referente del periodismo político costeño“, como confesó que lo visionaba la destacada periodista cartagenera. 
.
Desde antes de ese mayo de 2015, su progenitora: La Silla Vacía, ya venía cubriendo las movidas del poder en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, Magdalena, La Guajira, Córdoba, Sucre y San Andrés, y gracias a sus historias y confidenciales, elaborados con el debido rigor, la opinión pública comenzó a conocer en su real dimensión a los dirigentes políticos de la Región Caribe, a quienes la mayoría de los medios locales, en contravía de los que han sido sus actuaciones públicas, les guardaban y aún les guardan una peculiar y ventajosa reverencia.
.
Pero sería desde la aparición de La Silla Caribe hace cuatro años, cuando la publicación de notas periodísticas sobre el poder en el Norte del país se volvió realmente metódica y sistemática, que la ciudadanía comenzó a enterarse, a profundidad, de hechos que por variadas causas son tratados superficialmente por la mayoría de los medios convencionales.
.

Laura Ardila y Juan Pablo Pérez

A pesar de los esfuerzos aislados de varios medios y, particularmente, de programas radiales como ‘Después de las Noticias‘, es -sobre todo – gracias a notas como ‘Los superpoderosos‘ de cada departamento que se conocen al detalle los hilos comunicantes entre empresarios ambiciosos y políticos cuestionados y los nombres de los padrinos de los titulares de los entes de control; y que se sabe quiénes son los que detentan realmente el poder en los distintos entes territoriales del Caribe colombiano.

Y -lo que es para muchos es uno de los mayores aportes de La Silla Caribe al Periodismo local – en cuatro años, como lo soñó Laura Ardila al celebrarse el primer aniversario del destacado portal, este es ya una suerte de escuela para periodistas jóvenes” (leer ‘Los cartageneros y bolivarenses en el primer año de La Silla Caribe‘).
.
Lo que opinan en Cartagena
.
Sobre lo que ha sido La Silla Caribe en sus primeros cuatro años, tras analistas y dirigentes cartageneros: la directora de ‘Cartagena Cómo Vamos’, María Claudia Peñas Arana; la directora de la Fundación Cívico – social pro Cartagena -Funcicar, Carolina Calderón Guillot; y el director del Grupo Regional de Memoria Histórica de la Universidad Tecnológica de Bolívar, Pablo Abitbol Piñeiro, expresaron sus conceptos.
.
Para Peñas Arana, “lo mejor de La Silla Caribe es que siempre está ‘en la jugada, con información oportuna, seria, confiable, con rigor periodístico que además de informar, educa. También destaco que se ha esforzado por traer nuevas voces, ofreciendo a sus lectores enfoques diversos que contribuyen a una opinión más cualificada. Mi única queja es cuando Laura Ardila se va de vacaciones y dejo de recibir los resúmenes al WhatsApp”.
.
Para Calderón Guillot, “La Silla contribuye a interpretar la cultura política del Caribe, tiene un formato moderno y dinámico que nos mantiene activos frente a la verdad desgarradora de las relaciones de poder en los territorios. Admiro su capacidad investigativa, técnica y de análisis. Para mí son 11 sobre 10 Me gusta mucho el formato de infografías que con frecuencia utilizan, podrían dar un paso e incorporar vídeos y nuevos formatos”.
.
Y para Abitbol Piñeiro,”El principal aporte de La Silla Caribe durante estos cuatro años ha sido doble. En primer lugar, gracias a su excelente periodismo investigativo, hoy el Caribe colombiano cuenta con una comprensión mucho más profunda y detallada de las estructuras y las dinámicas de poder que lo entrecruzan. En segundo lugar, y derivado de lo anterior, La Silla Caribe ha demostrado el importante valor que reviste el ejercicio sistemático y comprometido de la investigación periodística para nutrir, no solo el proceso de formación de una sociedad civil regional y subregional cada vez más informada y calificada, sino además para alentar la motivación de muchas y muchos más jóvenes periodistas, comunicadores y científicos sociales para que se animen a desarrollar proyectos propios de construcción de conocimiento y análisis críticos sobre la coyuntura y sus pilares históricos. ¿En qué podría mejorar? En idear maneras de profundizar en la búsqueda sistemática de razones para la esperanza, en una región que hace parte de un país que hace parte de un mundo que las necesita con urgencia” (leer ‘¡Cuatro años de La Silla Caribe!‘).
.

* Director de Revista Metro

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial