En vez de dividir a Cartagena, impulsemos el Área Metropolitana

Por Juan Diego Perdomo Alaba *
.
Hace algunos años le leí a mi amigo Jorge Cárcamo Álvarez, hoy precandidato a la Alcaldía de Cartagena, que lo malo de las ideas, convenientes o no, es no discutirlas. “Agitarlas es propio de demócratas”, evoco que así concluyó su idea. Ayer, mediante una ‘columna de opinión’ publicada en diferentes portales web de la ciudad, distintos a Revista Metro, el precandidato a la Gobernación de Bolívar Hernando Padauí Álvarez reencauchó una propuesta que en 2014 hiciera el entonces gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, que este calificó en su momento como una “propuesta para pensar“. Recuerdo que en las tertulias internas -de ese gobierno al que pertenecí – me opuse al tema porque no me parecía funcional. Pañitos de agua tibia. Afortunadamente en el seno de esa Administración siempre hubo cabida para el disenso y la deliberación.

En su momento, Gossaín quiso llamar la atención de la opinión pública para incluir al barrio El Pozón en el debate público, en la agenda de un Distrito que poco o nada lo mira. Siempre le inquietó el tema y personalmente lo sentí impotente. Es que un sector de extramuros con más de 100 mil habitantes, que solo importa en época de elecciones, necesita dolientes con poder de decisión que atienda sus innumerables necesidades.

Quisiera, si me lo permite el excongresista de Cambio Radical, complementar su idea con una contrapropuesta que también retomo y que, ojalá, adopten en sus agendas programáticas los demás precandidatos a la Gobernación de Bolívar y a la Alcaldía de Cartagena, como un compromiso ineludible con el desarrollo de Cartagena de Indias como Ciudad – Región.

La solución para sacar a El Pozón y demás sectores subnormales de Cartagena de su inopia histórica no es la de promover su municipalización sino la de tener la capacidad administrativa y la voluntad política de intervenir, con inversión social planificada, las problemáticas del territorio a través de una institucionalidad fuerte, eficiente y eficaz. ¿Qué hace la Alcaldía de la Localidad Dos por la comunidad pozonera?, ¿acaso el crecimiento desbordado y desorganizado de la ciudad dejó obsoleta su división político – administrativa? Al parecer sí, luego urge -entonces – la redistribución del territorio sin necesidad de segregarlo.

Si Turbaco y Arjona que están cerca del Canal de Dique -el principal captador de agua que provee del servicio a Cartagena – la pasan mal sin agua potable, el que El Pozón tenga autonomía administrativa para recibir recursos del Sistema General de Participación -SGP – no garantiza que vayan a tener acueducto y alcantarillado óptimos; ni mucho menos salud y educación con cobertura y de alta calidad. Es más, los pozoneros correrían el riesgo de que les quiten las rutas del transporte público y de Transcaribe, que cubren solo la jurisdicción distrital.

Me preocupan más, en la Localidad Dos de la siempre ninguneada y expoliada Cartagena rural, los corregimientos de Pontezuela, Bayunca, Arroyo Grande, Arroyo de Piedra y Arroyo de las Canoas, que reciben limosnas del Distrito que solo surte y atiende la exótica vitrina céntrica que provee de recursos a sus arcas. Esto merece un análisis amplio y un debate responsable de cómo intervenir jurídicamente para que perciban recursos directos sin que tengan que mendigarlos al mandatario de turno.

Conurbación y área metropolitana

El proceso de conurbación que sufre Cartagena con sus linderos es imparable. Lo he venido advirtiendo recurrentemente desde 2012 sin fortuna. Su malla urbana se extiende hacia Turbaco, Arjona, Turbana, Santa Rosa y hasta Santa Catalina, municipios dormitorio que proveen fuerza de trabajo a la productividad de una capital que no les da nada a cambio. Esa desconexión se torna dañina y hace que aquellos municipios carezcan de servicios públicos eficientes y de calidad. Sufren principalmente por agua potable, a pesar de que dos lo proveen; y el transporte es tortuoso y costoso.

Ya es hora de reactivar esa figura que coordine el desarrollo armónico e integrado del territorio sin mezquindades. Y aunque nació en el momento equivocado, el Área Metropolitana de Cartagena existe, aunque sin operatividad financiera y administrativa. Se constituyó en la segunda Administración del finado Nicolás Curi Vergara por Escritura Pública No. 3.243 del 29 de diciembre de 1998, de la Notaría 1º del Círculo de Cartagena, luego de agotar todos los requisitos legales establecidos por las Leyes 128 y 134 de 1994.

El Distrito debe liderar un modelo de ordenamiento territorial más allá de su POT y echar mano de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial -Loot – para trabajar, aprovechando el músculo financiero de Cartagena como metrópoli, junto con el de los municipios asociados, temas comunes en materia ambiental, de movilidad, económica, social, tributaria, demográfica, cultural y tecnológica.

Son necesarias amplias jornadas de socialización y sensibilización sobre la conveniencia de esta figura administrativa. Ojalá se discuta en el desarrollo de este debate electoral en ciernes y se evalúen bondades y falencias de otras metropolitanas eficientes como la de Bucaramanga, Medellín o la misma Barranquilla.

ADENDA: Los municipios los crean las Asambleas Departamentales y esta no tiene jurisdicción sobre el Distrito de Cartagena de Indias. No puede, entonces, por iniciativa del Gobernador de turno, segregarse territorios del Distrito para crear municipios. De hecho, y espero que expertos juristas en el tema me corrijan si estoy siendo impreciso, al respecto hay una sentencia de la Corte Constitucional, la C-313/09 (hacer click).

* Comunicador Social de la Universidad de Cartagena  – Consultor en Asuntos de Gobierno y Comunicación Política
.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial