Las luchas de Alberto Abello

Por Germán Danilo Hernández *

La repentina muerte del economista e investigador Alberto Abello Vives causó impacto no solo entre sus familiares y amigos, también entre quienes, de manera directa o indirecta, estuvieron relacionados con sus acciones, análisis y reflexiones.

Abello se destacó como pensador y como activista, asumió con pasión y entrega causas como la reactivación de las Fiestas de Independencia de Cartagena, la lucha por la erradicación de la pobreza extrema, el respeto a la diversidad de géneros y el fomento del crecimiento económico de la mano de la cultura, entre otras.

También sabía dimensionar la grandeza de pequeñas acciones, como aquella en 2015, cuando, Mercedes Barcha, viuda de Gabriel García Márquez le planteó la necesidad de donar un árbol de Macondo que crecía incómodo en el jardín de su casa en el centro amurallado. Yo fungía como Jefe de Comunicaciones de la Gobernación de Bolívar y él me sugirió llevarlo al Parque Espíritu del Manglar, que estaba en su fase de recuperación. Pocos días después los dos fuimos testigos del cálido encuentro en la casa de Gabo, entre Mercedes y el entonces gobernador, Juan Carlos Gossaín, en el que se formalizó la donación, que obviamente nos correspondió coordinar.

Encontré un artículo de su autoría, que me envió en esa oportunidad, con la sugerencia de ser leído el día del trasplante del árbol y en cuyo párrafo final argumentó la trascendencia del acto por lo que representó para el Nobel la relación Macondo-Cartagena:

La relación del escritor con la ciudad fue un ir y venir. Aquí siempre tuvo un lugar para llegar y visitar a su madre y sus hermanos. Aquí, en la calle del Curato, estableció una de sus residencias donde pasaba largas temporadas. Desde aquí saldrá el macondo que será trasplantado en el parque Espíritu del Manglar. Macondo y Cartagena, los dos grandes escenarios de la vida literaria garciamarqueana se juntan así en este homenaje que se le rinde a la obra del laureado escritor colombiano”.

Alberto Abello, seguirá siendo un referente obligado entre los investigadores que han ahondado en las realidades de Cartagena y del Caribe, especialmente en lo concerniente a la relación de desarrollo y cultura. Con la irreverencia que no le era ajena, escribió en uno de sus artículos esta premisa que aún conserva vigencia:

Actualmente para no pocos políticos y tecnócratas del país y la región hablar de desarrollo significa hacerlo con palabras mayores, mientras que la cultura es un concepto que pertenece al mundo del maquillaje. En el mejor de los casos la cultura es tratada con desdén por quienes se dedican a mirar integralmente la construcción de la sociedad”.

Abrazo solidario y de pesar a sus familiares, amigos y lectores.

* Periodista, columnista, docente universitario y asesor de comunicaciones

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial