La Minga es el alma colectiva

Por Rafael Vergara Navarro *

La nación indígena es la esencia de nuestra diversidad. Su cultura y resistencia son un aporte constante a la identidad de la República, obligada por la ley y las vías de hecho a hacer realidad sus derechos, desconocidos desde la conquista, y hoy con la subvaloración, agresión y desprecio del poder dominante de la sociedad.

Sobreviviente de la implosión demográfica, el indígena desde siempre alzó la voz y lucha para proteger su existencia colectiva y el derecho de autodeterminarse en espacios que son suyos.

Superando el asesinato de líderes y comuneros, atropellos y el hambre, en la Constitución de 1991 lograron enterrar la ley de ‘minoría de edad’ y que todos –en especial el Estado – reconozcamos la diversidad étnica y cultural; que en su suelo lenguas y dialectos sean oficiales y la educación bilingüe. Y lo esencial: que las tierras comunales y de resguardo no sean vendibles, embargables ni transferibles.

La tierra es más que un bien económico: es la Madre, el lugar de preservación de la vida comunitaria, la cultura y su cosmogonía.

Territorio significa gobierno propio, administración y relacionamiento y es lo que hace el Consejo Regional Indígena del Cauca -Cric – que en Silvia inició su organización hace 47 años.

Estuve y los vi bajar de la montaña con sus chirimías, tambores y flautas; cientos de Arhuacos, Koguis, Uwas, Pijaos, Pastos, Guambianos, entre otros, y los hoy miembros del Cric: Nasas – Paeces, Yanaconas, Coconucos, Kisgós, Epiraras – siapiraras,  Totoroes, Inganos y Guanacos, Ambalueños.

¡Ellos vinieron y ya nosotros estábamos aquí!”; “Uno no invade lo que le pertenece, ¡lo recupera!”; “No necesito foto para recordarte”. Sentí la patria y el impacto fue tal que en 1993 me uní en el Tolima a los pijaos y por vía de hecho y legalidad, como inspiró Quintín Lame, recuperamos la tierra usurpada y la desecha cultura.

El Cric, líder de la Minga, reúne 375 mil ciudadanos -2% de la población del Cauca – y ejerce jurisdicción en su territorio, organizado con saberes ancestrales, academia, relaciones y estudios políticos.

De siete cabildos pasó a 126 y actúa como autoridad con mecanismos de gobernanza y justicia en las tierras comunales, los 100 mil minifundios indígenas y 80 mil de campesinos mestizos y zambos. Lidera la Organización Nacional Indígena de Colombia -Onic – que apoya el paro y agrupa 47 organizaciones zonales y regionales de 28 departamentos.

La Minga es el alma colectiva reivindicando ante el Estado el cumplimiento de lo incumplido: poder ampliar resguardos, ejercer autoridad ambiental, más tierras y $4.6 billones de los $10 billones incluidos en el Plan de Desarrollo. Incluyen 500 mil millones para la Universidad Indígena y 1 billón para los campesinos.

La demora en la solución activará la Minga Social en todo el país y la violencia que no se quiere agredirá la paz. La voz del pueblo es la de Dios. Óigala presidente; con dignidad anuncie que irá y el paro se levantará.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial