Pintémonos de color esperanza

Por Johana Bueno Álvarez *

Son diversos los diagnósticos que se han realizado para determinar la situación que vive la ciudad de Cartagena que nos reafirman que nos encontramos en crisis institucional.

De la misma manera, dejan entrever que son de tipo policausal y que a la fecha existe una amenaza latente de que las cosas sigan igual o se agudicen, por lo que se hace necesario intervenciones ya no prioritarias sino urgentes para evitar que evolucione hasta un status de convulsión social, política y administrativa que se vuelva inmune a tratamientos con terapias de rescate.

Por medio de este espacio, quiero levantar mi voz en representación de un grupo de habitantes que compartimos el sentimiento de vivir en una sociedad más justa, con equidad y mejores oportunidades; es por ello que se hace pertinente la estructuración de un proyecto político e ideológico acorde a las demandas y necesidades de las comunidades y que además nos genere confianza para que al momento de participar en los procesos electorales nos sintamos identificados y bien representados.

Es hora de fusionar los conocimientos, fortalezas y capacidades individuales que no se encuentran contenidos en ideologías pragmáticas, retrogradadas, para la construcción de un proyecto de ciudad que persiga la defensa de los derechos de los sectores sociales y la búsqueda de la redistribución del poder donde se promulguen las causas justas y el bien común.

El estado de crisis amerita tomar partido en el inicio de acciones que apunten a estimular la conciencia de que, somos los ciudadanos quienes legitimamos a los gobernantes y que tenemos el poder en nuestras manos para romper con las estructuras de las élites que históricamente han buscado la prevalencia del beneficio de un grupo muy reducido por medio de políticas excluyentes que hacen a un lado los intereses de la mayoría.

Estoy convencida de que es posible cambiar la realidad y para ello contamos con los recursos naturales, culturales y tecnológicos necesarios para avanzar en la creación de prácticas colectivas que nos permitan construir formas nuevas de vivir y de participación e inclusión en la sociedad.

Es con entrega desinteresada, trabajo en equipo, pasión, determinación y, sobre todo, amor por la ciudad, como podemos devolverle a Cartagena la gobernabilidad y estabilidad política y administrativa e ir hacia la transición de una visión de ciudad más competitiva.

Mantengamos viva la esperanza pintada de colores rojo, amarillo y verde, y abramos la mente a soluciones superiores que nos permitan enarbolar las banderas de la victoria de una generación que no se rindió en la lucha por defender sus derechos.

* Médica especialista en Gestión de la Calidad y Auditoría en Salud; vinculada a la Clínica Madre Bernarda y a la Secretaría de Salud de Bolívar.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial