Las redes sociales: un tema de compromiso y responsabilidad social

Por Jhonatan Bedolla Pérez *

Las redes sociales se han convertido en uno de los medios permanentes para hacer público todo tipo de información, perfiles personales, marketing empresarial, propiciar espacios abiertos al debate social y en algunos escenarios para degradar, injuriar y calumniar a quien tiene pensamientos y/o opiniones contrarias a las nuestras.

Esto último merece el rechazo de todos, pues no hay cabida para que una manifestación, opinión o pensamiento raye en la agresión escrita o verbal.

El impacto continuo en las distintas esferas sociales de estas, debe evaluarse desde diversas perspectivas, pues a diario vemos cómo las redes son utilizadas como medio de control social, lo que ha llevado a que sea una herramienta destacada para generar debates generales a la altura de las problemáticas sociales, económicas, políticas y culturales del país.

Lo que no justifica plantear posiciones irrespetuosas y salidas de contexto de algunos planteamientos que se dan en las más influyentes redes sociales, pues una actuación como la anterior implicaría que tenga que haber algún tipo de responsabilidad o sanción según la afectación que se haya ocasionado con dichos actos.

Johanna Giraldo Gómez, destacada abogada y redactora de Ámbito Jurídico plantea un importante interrogante en relación a la libertad de expresión en redes sociales, dado a que en muchas ocasiones la masiva manifestación de opiniones se hace soportada en esta garantía constitucional y a partir de ahí se pregunta si ese tema amerita una regulación, pues se tiene la idea que en redes se genera un sinnúmero de atropellos (leer ‘Libertad de expresión en redes sociales: ¿es necesaria su regulación?‘)

Para ilustrar un poco, es pertinente mencionar lo ocurrido con el reconocido abogado penalista Abelardo de la Espriella, defensor del senador Álvaro Uribe Vélez, quien anunció a través de su cuenta de Twitter que iniciaría acciones penales y disciplinarias contra los senadores Gustavo Petro y Gustavo Bolívar, por hechos desarrollados según criterio del abogado por diversos tuits de los senadores en mención en contra de su defendido, un debate que deberá darse en los estrados judiciales (leer https://twitter.com/DELAESPRIELLAE/status/1102547100255092742?s=19).

El anterior ejemplo cobra importancia para destacar hasta dónde el uso de una red social puede generar debates jurídicos que le dan sentido a lo planteado por Giraldo Gómez en el mencionado informe.

Y es que no es la primera vez que vemos este tipo de situaciones, donde se crean conflictos entre figuras representativas de la política nacional y que trasciende a la ciudadanía en general, ocasionando que estos hechos se vean como una situación normal dentro de la sociedad colombiana, lo que no significa que deje de tener importancia y ante ello me surge el siguiente interrogante: ¿tengo como cibernauta de una red social algún compromiso o responsabilidad en relación al uso de estas?

Sin duda alguna, la primera respuesta que se me viene a la cabeza es: sí, claro que tengo compromisos y responsabilidades.

Hacer uso de una red social, cualquiera que sea mi preferencia, implica al menos tres cosas:

Primero: Respeto por mí y por quien puede ser el receptor de lo que comparto en mis redes, lo que implica usar lenguaje adecuado y soportado en evidencias para indicar algo.

Segundo: El compromiso de crear espacios adecuados para propiciar buenos contenidos textuales y/o visuales. Y

Tercero: Tener conciencia de que alguna violación de las dos reglas anteriores puede ser causal para que esté incurriendo en algún tipo de responsabilidad (penal, disciplinaria; retractación, rectificación, etc.) según el caso.

Hacer buen uso de las redes sociales no es una tarea difícil, es cuestión de ser acertado en el uso que le doy a estas, entendiendo que a partir de ahí puedo generar ejemplos claros de construcción de sociedad desde lo más básico: el respeto por el otro, sin caer en la permisividad de actos contrarios a la verdad comprobada.

El proyecto de Ley 179/18S, iniciativa que cuenta con  ponencia favorable para primer debate en el Congreso, será una herramienta importante para definir ciertos aspectos con relación al uso de redes sociales, sin que ello implique que tengan que vulnerarse otras garantías constitucionales y legales.

La invitación es a unir esfuerzos entre la institucionalidad colombiana, que tiene el deber constitucional y legal de crear los espacios o márgenes para desarrollar la actividad del uso de redes sin que haya restricción alguna a otros derechos, y quienes a través de los diversos escenarios hacemos uso de las distintas redes sociales, pues parece una tarea sencilla hacer manifestaciones detrás de la comodidad de la pantalla de un teléfono móvil o una computadora sin pensar en las repercusiones que esto pueda generar.

País y sociedad se construyen desde los distintos espacios que nos propician las nuevas tecnologías, pero estos deben ser fundados en el respeto a los compromisos y responsabilidades que como persona tengo con relación a mi entorno.

* Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas – Sincelejo, Sucre

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial