Discurso del presidente del Concejo, Óscar Marín Villalba, el 1 de marzo de 2019

Es para mí un privilegio como presidente de la corporación instalar oficialmente el primer periodo de sesiones ordinarias del Concejo de Cartagena, para la vigencia fiscal 2019 y acompañar la gestión administrativa del alcalde Pedrito Tomas Pereira Caballero, designado por el Gobierno Nacional para culminar el periodo constitucional 2016-2019.

Hoy desde el salón de sesiones Josefina De La Espriella de Gómez Naar quiero extender mi más sincera invitación a todos los sectores políticos y colectividades de la ciudad, para que conjuntamente con los gremios, empresarios, industriales, académicos, deportistas, culturólogos, gestores, vendedores ambulantes, conductores, y sociedad en general, nos sentemos en una misma mesa y edifiquemos juntos el desarrollo que requiere la ciudad de Cartagena.

No podemos seguir pensando de manera airada y vociferando en cada esquina que los culpables de las malas actuaciones y decisiones de la ciudad son otros. La idea es que se genere sinergia entre todos los actores y el cabildo de Cartagena, que tiene la disposición de adelantar de manera seria y juiciosa los estudios de constitucionalidad, de legalidad y conveniencia de cada uno de los proyectos e iniciativas  que presente la administración para que se puedan convertir en Acuerdo Distrital.

Alcalde, la ciudad requiere con urgencia la estructuración y presentación de una serie de planes e intenciones que redunden en mayor inversión social para nuestras comunidades vulneradas, con el único y firme propósito de impactar positivamente los altos índices de desigualdad, inseguridad, pobreza, prostitución, salubridad y acceso con calidad  a los servicios de salud y educación, como componentes del bienestar que requieren  una atención diferencial e integral  de todos los actores comprometidos con el desarrollo de la ciudad.

No podemos poner el retrovisor ante las circunstancias adversas que hemos vivido en los últimos años, tenemos que levantar la mirada hacia un horizonte claro donde se visibilice un mundo lleno de oportunidades para cada una de las familias cartageneras. Aquí tiene una corporación y unos concejales con la mayor disposición, con el mejor carácter, que con orgullo y sed de trabajo  está dispuesto a acompañarlo en el  impulso de grandes  ideales que requiere la ciudad, como el plan de drenajes pluviales, el reinicio de las obras de los Centros y Puestos de salud abandonados, la estructuración del Plan Maestro de Infraestructura Educativa, el mejoramiento de las vías perimetrales, la subterranización de los cables de alta tensión en la perimetral, el fortalecimiento de las políticas públicas para la creación de la Secretaría de la Mujer, entre muchos otros temas de impacto que requiere el corralito de piedra.

Nos duele que muchas familias se acuesten sin un plato de comida al día, nos duele que la mendicidad haya aumentado de manera vertiginosa en la ciudad, nos duele ver que todavía existan muchachos por fuera del sistema educativo oficial, nos duele que nuestros adultos mayores no tengan el trato que se merecen, nos duele que la  intolerancia agobie las esquinas, nos duele ver que aumentan las cifras de explotación sexual en menores de edad, nos duele que nuestros hijos y nietos solo conozcan a la ciudad por su historia,  nos duele Cartagena, de ahí el llamado a la unión de esfuerzos para que Cartagena se convierta en la gran metrópolis del país, donde quepamos todos con igualdad en las oportunidades.

Necesitamos hacer un alto en el camino y que cada cartagenero y cartagenera se convierta en alcalde, hago un llamado al que tira la basura, el que no respeta las señales de tránsito, al vendedor callejero, a las amas de casa, al mototaxista, al taxista, al cotero, al esparrin y hasta el mayor aristócrata de la ciudad, para que hagamos un alto en el camino que nos permita pensar como  burgomaestre por un día y contribuyamos con el  fortalecimiento del bien común, es decir, que podamos trabajar en la cultura del cooperativismo, apoyados en la Responsabilidad Social Empresarial, para generar más empleos dignos y con buenos ingresos salariales.

Dr. Pedrito Pereira, otro de los grandes retos que debemos afrontar con responsabilidad durante este gran año 2019, es recuperar la confianza inversionista con la estructuración colectiva de un nuevo estatuto tributario, acorde a las exigencias que requiere Cartagena, donde el mayor contribuyente aporte sin reparos, porque el Distrito invierte  en el desarrollo y progreso de nuestras comunidades vulneradas o simplemente porque ataca los índices de la desigualdad y pobreza extrema que afrontamos en nuestros días.

Estamos dispuestos señor alcalde a contribuir para que Cartagena se transforme, para que las familias no pierdan la esperanza, para empezar la reconstrucción de una nueva Cartagena, para que la gente confíe en sus instituciones  y para que nuestro amado corralito de piedra se potencialice como el gran destino turístico del Caribe.

Muchas gracias y que Dios nos bendiga a todos…!!!!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial