Las inquietudes que aún asaltan a los ediles de la Localidad Histórica y del Caribe Norte

Los miembros de la Junta Administradora Local –JAL – de la Localidad Histórica y del Caribe Norte tienen una serie de inquietudes que, con el fin de aportar a la solución de varios de los más sentidos problemas que tiene la ciudad, quieren despejar lo más pronto posible.

Por ello, los ediles Carlos Andrés Tuñón y Juan Carlos Zárate (de Cambio Radical); Federico de la Rosa Echávez y Ángela Vergara González (del Partido Conservador); Adonilson García Cervantes (del Partido de La U); Luis Antonio González García (de la Alianza Social Independiente); Histar Ariza Herrera (del Partido Alianza Verde); Hernando Piña Elles (del Partido Liberal) y Luis Alfredo Caraballo (del Centro Democrático), invitaron al secretario de Planeación del Distrito, Iván Castro Romero, y al gerente de la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana, Dulfry Martínez Cañate, a una sesión en la sede de la Casa de Justicia de El Country, lugar donde tienen su sede.

De acuerdo con lo informado a este portal por el autor de la iniciativa, el edil Luis Antonio González, la idea era que allí los funcionarios, de manera formal, pudieran despejar sus inquietudes.

Pero los nueve ediles y varios miembros de la comunidad que asistieron a la sesión, que se programó para el pasado 14 de febrero, se quedaron con los crespos hechos.

Ni Castro Romero, ni Martínez Cañate, ni el representante legal de la firma contratada para formular los aspectos técnicos de la nueva estratificación de la Ciudad Heroica, quien también había sido invitado, asistieron a la sesión ni enviaron a cualquiera de sus representantes.

Ese hecho nos tiene muy preocupados, y por ello queremos manifestar nuestro inconformismo; ese desaire lo consideramos una falta de respeto“, expresó González García; “y no solo con nosotros sino además con los dirigentes de la comunidad que acudieron a la sesión interesados también en despejar varias dudas y temores que tenemos, y que crecen aún más con la injustificada inasistencia de los funcionarios“.  

Las inquietudes de la JAL de la Localidad Número Uno, contenidas en la proposición presentada por el edil Luis Antonio González y en las cartas de invitación remitidas tanto a los dos funcionarios como al contratista, giran -principalmente – en torno a los estudios de riesgo de la ciudad; a la segregación socio-espacial; y a la presión del mercado inmobiliario y el conflicto entre el uso del suelo, la estructura ecológica y el desequilibrio en la ocupación del territorio en el marco del Plan de Ordenamiento Territorial -POT-. 

De igual manera, giran alrededor de cómo va la formulación del Plan Especial de Manejo y Protección –Pemp– del Centro Histórico y su área de influencia; y de cómo va el tema de las competencias entre el Ministerio de Cultura y el Distrito.

Y -asimismo – versan sobre la legalidad y conveniencia del llamado aprovechamiento económico de calles, aceras, parques, plazas, plazoletas y espacios residuales por parte de particulares.

Concretamente, en la carta de invitación, suscrita por Carlos Tuñón y Adonilson García, presidente y secretario de la JAC, se les pide a los funcionarios que, de existir un plan para el manejo de las plazas del Centro Histórico, expliquen en qué se sustenta y cuál es su rentabilidad social.

¿Qué o cuánto gana cada cartagenero de a pie con el arriendo de las plazas y monumentos a particulares? ¿Y los parques? ¿Continúan los padrinazgos? ¿Se pueden concesionar o comercializar? ¿Qué va a pasar con el Parque del Centenario?“, les preguntan los ediles a los funcionarios.

Por lo que se pudo establecer, a los ediles les inquieta que en el Centro Histórico y sus alrededores cada día haya menos espacio público para el disfrute de la ciudadanía y, concretamente, que algunas áreas que deberían ser intocables, como las calles y aceras que circundan unos parques o los vados en varias plazas y plazoletas, sean cada vez menos transitables.  

Intente pasar por el antiguo ‘Pasaje del Zapatero‘, en La Matuna; o por el lado del Parque del Centenario, frente al Camellón de los Mártires, para que vea cómo se lo han tomado literalmente“, manifestó el director de la corporación ‘El Ojo que Grita’, Mario Salvador Andrade, uno de los dirigentes que se quedó esperando la presencia del secretario de Planeación y el gerente de la Oficina de Espacio Público en la sesión del pasado jueves. “Y vaya al Parque de San Diego“, solicitó; “nadie entiende que, por un lado, se diga que los propietarios de bares y restaurantes que ocupan con sillas y mesas los vados o calles del lugar no fueron incluidos entre quienes tendrán licencia para explotarlos económicamente, atendiendo una clara advertencia de la Procuraduría en ese sentido, pero, por otro lado, se siga permitiendo esa ocupación. ¿Dónde está la Procuraduría“.

A la advertencia a la cual se refirió el dirigente cívico fue a la realizada por el procurador provincial de Cartagena, Guidobaldo Flórez Restrepo, quien el pasado 20 de diciembre exhortó al Ejecutivo distrital a dar estricto cumplimiento al artículo 7 del Decreto 356 de 2015 según el cual “en ningún caso se podrán obstaculizar los vados para el paso de vehículos, situación evidente en la Plaza de San Diego”.

.

.

Contexto:

.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial