El negro Balanta

Por Luis Alfonso Ramírez Castellón *

La ciudad está de luto. El pasado sábado 9 de febrero, inesperadamente, falleció el líder social y político Gustavo Balanta Castillo, uno de los negros más universales de pensamiento que yo haya conocido, quien después de egresar de su amado Inem, otrora cantera de la cultura y el descernimiento fértil alrededor de los problemas más generales del mundo desde la reflexión crítica, constructiva, convocante y provocadora, se erigió como un defensor de las causas nobles de la cultura popular desde lo étnico, lo político y las letras.

Su fallecimiento duele porque era aún muy joven y prolífico en ideas, al punto que siempre estuve convencido de que Balanta nació ya maduro, con un aura de intemporabilidad que lo asemeja o asimila a las causas dignas y justas por las que luchó hasta el último minuto de su existencia, esa de la que él vivió orgulloso de sus ancestros y de sus orígenes y que se evidencia y se evidenció en su colorido vestir y sentir y en su prosa discursiva y poética, materializada en el bello poemario que presentó a finales del año pasado, titulado ‘Desde el Negro llegan estos Cantos’, en el que resalta con erudición y brillantez, el orgullo por su ascendencia africana y el espíritu de los afroamericanos en estas tierras macondianas, llenas de embrujos y de mitos, donde lo posible se hace imposible y lo imposible se hace posible. Todo ello, atado a la herencia del legado que nos dejaron los colonizadores y que no ha permitido el regreso de Melquiades, porque la guerra aún no ha terminado.

Al Negro Balanta siempre se le vio metido en todo lo que significara justicia y luchas por las libertades y por la paz, guardando también, siempre, el equilibrio y el respeto casi celestial por el otro o por la otra. En eso tenía una devoción sin límites, casi con una insomne entrega a la palabra empeñada, con un sentido común infalible que no concuerda con el mundo de hoy, palabra que siempre esgrimió, acompañada de su pinta afrolatinizada de defensor de los Derechos Humanos y de poeta negro y del mar, con colores llamativos a veces, y luctuosas en otras, como simbolizando el fruto de lo que era: titad África y mitad América, esa que bien describió Eduardo Galeano en el portentoso libro ‘Las venas abiertas de América Latina’, que recoge todo el dolor de la neocolonización y que explica un poco nuestra naturaleza tercermundista en la geopolítica universal lo que nos hace ser ecuménico.

Se fue el luchador, el amigo, el poeta y el palabrero; nos quedó su ejemplo y su legado, cuyas banderas enarbolaremos como un patrimonio ético y esperanzador en un país donde escasean los hombres de su talla o como alguien señaló: “se apagó una poderosa voz afro, un poeta, un defensor de la justicia y la democracia”…

Pareciera que su partida para siempre no fuese fortuita: pareciera que hubiese sido concebida por él para acompañar a los cientos de líderes sociales que han sido asesinados, no se sabe por quién; y que él, en un gesto solidario, de compañero y hermano de causa, así lo hubiese decidido, siendo, tal vez, solidario hasta en la muerte.

Paz en su tumba… ¡gran guerrero!

Rector de la I.E. Soledad Acosta de Samper

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial