Cormagdalena, pasivo o estratégico frente a los problemas del Canal del Dique

Por Milton J. Pereira Blanco *

El alcalde mayor de Cartagena de Indias el pasado mes de diciembre declaró el estado de calamidad pública, entre otras razones, por los bajos niveles de agua, que impiden la navegabilidad y ponen en riesgo la captación de agua para Cartagena, situación que implica escasez en el abastecimiento del recurso hídrico para la ciudad. Sin embargo, el problema ambiental más grave que padece la Bahía de Cartagena con ocasión al Canal del Dique, son los sedimentos, pues ahí desemboca principalmente esta bifurcación del Río Magdalena.

La sedimentación en los cursos y depósitos de agua de acuerdo con el Decreto 2811 de 1974 (Código de Recursos Naturales) es un factor grave de deterioro del ambiente, situación que en el fondo llevó a que el Distrito de Cartagena de Indias declarare la calamidad pública mediante decreto distrital.

Lo preocupante de toda esta situación es la pasividad (estrategia) con la que Cormagdalena ha asumido el deterioro de la Bahía de Cartagena y la afectación ambiental del Canal del Dique, por lo menos así parece, ya que a través de su director ha manifestado en varios medios que únicamente podían intervenir para conjurar la situación de emergencia ambiental en el Canal del Dique si se declaraba la calamidad pública en la ciudad de Cartagena. Cuántas mentiras.

Cormagdalena como autoridad encargada de la recuperación de la navegación del Río Magdalena, de la actividad portuaria, la adecuación y la conservación de tierras, la generación y distribución de energía y el aprovechamiento y preservación del ambiente, los recursos ictiológicos y demás recursos naturales renovables tiene como competencia según la Ley 161 de 1994 adoptar las disposiciones necesarias para la preservación del equilibrio hidrológico de la cuenca, conforme a las disposiciones medioambientales superiores y en coordinación con las Corporaciones Autónomas Regionales encargadas de la gestión medio ambiental en el área de su jurisdicción, y no está sujeto su actuar a la declaratoria de calamidad pública que en efecto haga un municipio, distrito o departamento.

Por ende, si se presenta alguna situación de deterioro grave del ambiente en el territorio de los municipios ribereños del Río Magdalena, desde su nacimiento en el Macizo Colombiano, en la colindancia de los Departamentos de Huila y Cauca, jurisdicción de los municipios de San Agustín y San Sebastián respectivamente, hasta su desembocadura en Barranquilla y Cartagena,  así como los municipios ribereños del Canal del Dique y los municipios de Victoria, en el Departamento de Caldas, Majagual, Guaranda y Sucre en el Departamento de Sucre, y Achí, en el Departamento de Bolívar, podrá adoptar las medidas a que haya lugar para revertir la situación de emergencia ambiental que afecte las áreas de su jurisdicción en coordinación con las autoridades ambientales.

Es importante manifestar que los problemas centrales del Canal del Dique se presentan en casi toda su extensión y repercuten en su principal desembocadura: la Bahía de Cartagena. En otras palabras, los problemas de los sedimentos de la Bahía de Cartagena son consecuencia de lo que pasa en el Canal del Dique y no al revés, por tanto no es aceptable que se retardare tanto el inicio de los trabajos en el Canal del Dique esperando la tan anhelada calamidad pública por el alcalde de Cartagena, pues, los dragados en la desembocadura del canal se circunscriben en el K117+200.

Además, se debe recordar que la declaratoria de calamidad pública realizada por el alcalde tiene efectos únicamente en el territorio distrital y no en todas las zonas afectadas del Canal del Dique, que son: 1. Alto canal del Dique: tramo entre la bifurcación del Río Magdalena en la población de Calamar (K0) y la población de Soplaviento (K33). 2. Medio Canal del Dique: entre Soplaviento (K33) y la bifurcación del caño de Correa (K82) y 3. Bajo Canal del Dique: entre la bifurcación del Caño de Correa (K82) y la desembocadura del canal en la Cahía de Cartagena (K117+200).

No se puede desconocer que la desembocadura en la Bahía de Cartagena es la parte de la intervención que necesita mayor atención, según la calibración hidrosedimentológica, sin embargo el canal requiere una intervención integral que procure una recuperación ambiental total del Canal del Dique y del Río Magdalena.

En resumidas cuentas, estratégicamente se necesitaba la declaratoria de calamidad pública que el Distrito de Cartagena como afectado principal hizo, para así cumplir los caprichos de Cormagdalena y este pueda empezar a tomar medidas, de otra forma no, y así justificar una declaratoria de urgencia manifiesta que sustente la contratación directa.

Se debe decir que existen otras medidas ambientales complementarias que las autoridades ambientales con jurisdicción en la zona y Cormagdalena deben tomar para evitar un daño irreversible en el Canal del Dique y la Bahía de Cartagena a causa de la sedimentación y que aún no se han tomado, tales como medidas de protección a los recursos hidrobiológicos y vida silvestre y medidas de protección de suelos.

@caribelegal

* Director de Asuntos Jurídicos Caribe Legal, profesor de Pregrado y Postgrado de la Universidad de Cartagena y exjefe de la Oficina Asesora Jurídica de la Alcaldía de Cartagena.

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial