A Rafael Vergara Navarro, un imprescindible

Enero 13 de 2019

Don Rafa:

Con el perdón de quienes han tenido mayor tiempo y vivencias compartidas con su persona me permito expresarle, desde mi actual pensar revuelto con sus enseñanzas, una total admiración por su ejemplo a seguir en una ciudad que congrega a gente con mirada integral y real disposición a favor del interés general. Aquella que poco a poco despierta, para hacer las cosas de una mejor manera.

Bien dicen y defienden los nativos en nuestro territorio distrital que los sabedores, esos cúmulos de información y experiencia que van más allá del bien y el mal, son los principales protagonistas de cuanto proyecto para el cambio queramos construir en compañía. Algunas veces me aterra pensar, si es que alcanzo a su actual confín, cuánta agua tendrá que pasar debajo del puente para devolver, con suficientes creces, lo aprendido durante tantas décadas.

Si así llegaran a ser las cosas, bastará con evocar su fuerza, constancia y entereza para asumir la defensa de las fuentes de vida, similar al comportamiento de Santiago, el viejo pescador protagonista de la obra más famosa de Hemingway. Estos detalles enmarcan el referente para las nuevas generaciones de jóvenes cartageneros, nativos y de corazón, en todo proceso humanitario y de construcción social. Una charla con usted dejó de ser un simple intercambio de datos para pasar, con obligada introducción de 20 minutos en promedio, a un hablar fraterno de amigos, cómplices y, como lo he mencionado en reiteradas comunicaciones: un buen padre.

Seguramente mi padre biológico, Sr. José Francisco Basabe (qepd), hubiese estado feliz de haberle conocido, como también podría imaginar los rounds de historias entre ustedes, nostalgia del ayer y fantasía del presente. Porque precisamente esas historias, con finales matizadas por infinitos amores y buenas razones me recuerdan que, más allá del abogado, el columnista, el gestor de paz y muchas cosas más, usted es un maestro.

Quintiliano, en su ‘Instrucción del Orador’, escribió premonitoriamente estas frases que hoy le dedico, con todo mi cariño y aprecio: “adopte pues, ante todo, la condición de verdadero padre respecto a sus alumnos, y que se considere como el representante de quienes le confían sus hijos. Él mismo debe cada día hablar una vez o, mejor aún, varias veces, para que sus oyentes se lleven consigo sus palabras; sin duda la lectura suministra bastantes ejemplos a imitar, pero la palabra viva es, como suele decirse, un alimento más nutritivo, sobre todo cuando es la de un maestro por el que sus alumnos, si están formados, sienten afecto y respeto”.

Me despido con una última línea que resume todo lo anterior, así como las veces que intenté comenzar a escribir esta columna, tratando de buscar una buena musa hasta que, al fin, lo logré: “es difícil expresar cuánto más gustosamente estamos dispuestos a imitar a quienes respetamos”. Mis respetos, don Rafa, y que sean muchos años más de su parte para con nosotros. Varadero, el manglar, los cuerpos de agua y demás recursos naturales que miramos como un verdadero patrimonio natural, así como la gente virtuosa de esta ciudad, le necesitamos con verraquera y aguante.

Feliz cumpleaños.

Bladimir Basabe Sánchez *

.

Fotos: de RVN con el puño cerrado, de Germán Guzmán; las demás, y el anterior video, cortesía de Saia Vergara.

* Psicólogo especialista, docente universitario, ambientalista y director de Salvemos Varadero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial