Los telares de la memoria

Por Rudy Negrete Londoño *

Juana Alicia Ruiz Hernández es una lideresa comunitaria que sobresale por su densa cabellera trenzada recogida por un turbante. Los colores radiantes de sus collares adornan su belleza y, al mismo tiempo, contrasta con su voz de fuego. Nunca calló frente a las injusticias que tuvieron lugar en los Montes de María. Por ello hoy la reconocen como una defensora implacable de los Derechos Humanos en Bolívar.

Ella le ha hecho frente a las duras ausencias y duelos a los que los pobladores de su comunidad no pudieron  estar exentos en el pasado. Juana supo afrontar todas las desventuras de una guerra y, por ello, hoy lidera procesos de empoderamiento y transformación en Mampuján, municipio de María la Baja, en el centro del Departamento de Bolívar.

Mampuján, al igual que Las Brisas, Capaca, Macayepo o Chengue, solo salió a la luz cuando los titulares de prensa revelaron la magnitud de los conflictos que padecieron sus habitantes por parte de los grupos armados, pero que hoy son un ejemplo arrollador de tenacidad, empuje y superación.

A sus 44 años es posible ver en Juana Ruiz a una mujer dispuesta a cerrar las heridas que tanto afectaron a su comunidad, por el conflicto armado, hace más de una década. A pesar de aquel dolor que golpeó a su provincia, Juana asume el presente con optimismo y determinación, trabajando incesantemente por mejorar las condiciones de vida de todas las mujeres (“en especial las mujeres”) que padecieron los episodios nefastos de aquella guerra atroz en Mampuján. Una labor que ella adelanta con el empeño, el sigilo y la convicción de quien posee una promesa redentora.

Su mayor satisfacción es dedicarse a su gente, escuchando sus historias,  orientando a las víctimas para que se asuman como sujetos de derechos y, sobre todo, para que cientos de familias aprendan a valerse por sí mismas, a ser autosuficientes y a no depender siempre del Estado. Resulta fácil descubrir en la fijeza de su mirada una vocación de servicio y entrega por los demás. Son los rasgos que más la definen como una lideresa de principio a fin.

Esta legendaria mujer obtuvo el Premio Nacional de Paz en noviembre de 2015 como reconocimiento a su labor comunitaria, que se ha denominado ‘Los telares de la memoria’, y que hoy es reconocida en el país y en el ámbito internacional como una “apuesta viva de sanación y transformación” a través del ejercicio de tejer, recortar telas, ponerlas unas sobre otras, dibujar con tiza de modistería y pegar piezas con alfiler; en donde las mujeres sobrevivientes de la guerra logran reconstruir una memoria gráfica con la que les es posible sanar las heridas al interior de su ser. Evocar y tejer, puntada tras puntada, para luego armar figuras textiles desde el recuerdo. Ese es el secreto que esconde esta mítica técnica de la autosanación.

“A través de las telas y las agujas, tú puyas todas aquellas cosas que te atormentan, tus demonios, las afectaciones que traemos desde la niñez y el miedo que tienes de recordarlas, porque crees que te van a lastimar nuevamente. A medida que coses se va haciendo una liberación, una catarsis para superar eso que tanto te lastima, pero sin dolor, sin rabia, sin deseos de venganza. Así funciona esta terapia que sana poco a poco el dolor que en muchas mujeres les ha dejado las pérdidas de sus seres queridos a causa de la guerra”, afirma la líder de Mampuján para precisar los poderosos alcances de su valiosa práctica.

Estos telares de la  memoria son una representación primorosa de la paz y la reconciliación, que las mujeres de la región confeccionan con sus manos laboriosas. Esas mismas manos con las que surcan su tierra y cuya fabricación auténtica difiere de la de aquellos monumentos fríos e inconmovibles que se levantaron en Europa, luego de sus memorables épocas de beligerancia al otro lado del continente.

* Comunicador social – periodista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial