Las inocentadas de este 28 de diciembre

Por Carlos Ardila González *

El 28 de diciembre del 2017, una nota de Revista Metro señalando que “mediante Decreto 1889 del 28 de diciembre de 2017, suscrito por el ministro del Interior, Guillermo Rivera Flórez, se determinó que los comicios” para la elección atípica que debía llevarse a cabo en Cartagena “se realicen el próximo domingo 18 de febrero“, produjo todo tipo de reacciones.

Ese día, numerosos medios de comunicación del país se apresuraron a replicar la noticia, a pesar de que en el último párrafo de la nota se dejaba ver, con claridad, que se trataba de una simple broma del tradicional ‘Día de los Inocentes‘ (leer ‘Convocatoria a elección atípica, ¿burla, inocentada o llamado de atención?‘).

Hasta los periodistas de la W-Radio, que suelen cubrir con profesionalismo y rigor las vicisitudes por las que atraviesa la Ciudad Heroica desde hace varias décadas, cayeron en la inocentada de nuestro portal y llamaron al ministro Rivera para que explicara, con su propia voz, los alcances del citado ‘acto administrativo’ (ver ‘Decreto 1889 del 28 de diciembre de 2017‘).

No obstante, la entrevista al alto funcionario tuvo una consecuencia positiva. Tras señalar que “entre las normas expedidas en diciembre de este año por el Gobierno Nacional no existe el tal decreto“, Rivera se vio obligado a advertir que, en todo caso, en los próximos días sí iba a convocarse una elección atípica en Cartagena (leer ‘Inocentada sobre elección atípica ‘mueve’ a la Presidencia a aclarar que sí la convocará‘).

Fue -en consecuencia – una clásica ‘pásela por inocente‘ pero con efectos positivos. Y fue -además – una broma que dio mucho de qué hablar; tanto que aún hoy, doce meses después, aún la comentan diversos analistas, aunque algunos desconozcan a sus autores. Este 29 de diciembre -por ejemplo – el diario El Nuevo Siglo, a propósito del ‘Día de los Inocentes’, recordó el singular hecho señalando que hoy, “un año después, en Cartagena y Bolívar en general no hay claridad respecto a cuál fue el origen de un falso decreto que en la última semana de diciembre circuló convocando elecciones atípicas de Alcalde para ‘La Heroica. (leer ‘El falso decreto‘).

Por todo ello, lo que muchos de nuestros lectores esperaban -lo dijeron – es que el 28 de diciembre de este año nos luciéramos con una broma parecida.

Pero en un país donde su primer mandatario tiene como lema “el que la hace, la paga“, pero premia constantemente a pillos y avivatos y -además – no se avergüenza de instruir a un embajador para que interceda por la libertad de un individuo condenado por corrupción y, de remate, prófugo de la justicia, es difícil lograr que la ficción sea más impactante que la realidad.

Y en una ciudad donde quienes pretenden imponer la agenda del Ejecutivo distrital, so pretexto de evitar que se repitan los errores políticos y administrativos del pasado, son algunos de los corresponsables de estos, no es fácil que los lectores tengan claro dónde termina la fábula y dónde comienza la realidad.

Ver a varios de quienes, con determinación y entusiasmo, promovieron las candidaturas de los últimos alcaldes electos de Cartagena hablando de lucha contra la corrupción y restauración de la institucionalidad es, de suyo, una inocentada contra la que se estrellaría todo tipo de broma.

Por ello, esta vez optamos porque los ‘páselos por inocentes’ de este 28 de diciembre corrieran por cuenta de varios de nuestros actuales dirigentes.

Ellos, por lo visto, le apuestan a la amnesia de la ciudadanía, y nosotros, por el contrario, optamos porque nuestros lectores tengan cada día más y mejor memoria y, sobre todo, más y mejor criterio. Mucha memoria para que no traguen entero y mucho criterio para evitar que les metan el dedo en sus bocas.

* Director de Revista Metro

Contexto:

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial