La voz de Sylvia Earle

Por Rafael Vergara Navarro *

Al recibir el premio Princesa de Asturias la bióloga de las profundidades afirmó:

El único planeta oceánico es la Tierra pero la mayor parte no se conoce ni se ha explorado.

Descubrimos que el océano posee el 97% del agua, es el motor del clima y condiciones meteorológicas, genera la mayor parte del O2 en la atmósfera, absorbe gran parte del CO2, induce la química del planeta y es hogar de la mayor parte de la vida.

Las nubes surgen del mar y el agua vuelve como lluvia, nieve y granizo. Cada inspiración que realizamos, cada gota de agua que bebemos, nos conecta al mar. El océano es piedra angular de nuestro sistema de soporte vital. Sin él no hay vida.  Sin azul, no hay verde.

En los 50s del siglo XX, sin ordenadores, celulares, plásticos o internet se creía que el mar vasto y resistente podía usarse para vertimientos sin hacerle daño. En los 60’s se consideraba que la solución para alimentar el aumento poblacional de tres mil millones era la fauna marina. Echar basura y otros desechos químicos al mar parecía buena idea, ¡simplemente desaparecerá!

Ahora se sabe que todo el vertimiento está cambiando la química del mar. Las tecnologías de la guerra fueron adaptadas para guerrear contra el mar. Sonar, satélites, GPS, materiales de pesca se utilizan para grandes capturas. Los peces no tienen dónde esconderse. La extracción ha reducido alrededor del 90% de muchas especies; el bacalao, atún y tiburones, los pequeños calamares y peces plateados sustento de los grandes. La ruptura de los antiguos ciclos de nutrientes, está afectando la producción de O2 y la captura de CO2, socavando procesos oceánicos antiguos deshechos en sólo unas décadas. En medio siglo, la mitad de los arrecifes de coral han desaparecido, junto con los manglares, los pantanos y las praderas marinas. Los vastos campos del plancton oceánico que producen más de la mitad del O2 están disminuyendo. El océano tiene problemas y nosotros también.

Es la mala noticia. La buena es que podemos observar, calcular, medir y comprobar cómo dañamos y también lo que hay que hacer para curar la Tierra, y hacer las paces con la naturaleza, clave fundamental para hacer la paz entre nosotros mismos. ¡Este es el momento óptimo!

Medimos el derretimiento del hielo polar y correlacionarlo con las emisiones de CO2, la destrucción de los bosques, el deterioro de los campos de plancton y las especies que captan el carbono azul. Ahora sabemos que al proteger grandes áreas naturales de la tierra como parques y reservas naturales, estamos protegiendo nuestro sistema de soporte vital. Lo mismo ocurre con el océano. Los parques azules, las reservas azules, los hope spots o puntos de esperanza, -como los corales de Varadero- se necesitan con urgencia para revertir las alarmantes perdidas que estamos presenciando en el mar.

Las acciones tomadas en los próximos diez años determinarán nuestro futuro para los próximos diez mil años. Nunca antes habíamos podido saber lo que se sabe ahora sobre nuestra dependencia absoluta del mundo natural para hacer posible nuestra existencia. Nunca más habrá una oportunidad mejor para actuar, ahora que todavía estamos a tiempo.

Dentro de cincuenta años, los niños de hoy pueden mirar atrás y preguntarse “¿Por qué no hicisteis algo mientras todavía había tiempo?” O puede que digan: “Gracias, por la sabiduría de proteger a la Tierra cuando todavía había una oportunidad de hacerlo”.

 

El conocimiento es la clave de la continuidad de nuestra prosperidad y de nuestra existencia. Con el saber, viene el cuidado y, con el cuidado, hay esperanzas de que podamos hacer, y lo haremos porque debemos hacerlo, las paces con la naturaleza y encontrar un lugar duradero para nosotros mismos dentro de los sistemas mayormente azules que nos sustentan”.

 

Ante tanta sabiduría y transparencia sinteticé para usted su mensaje.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial