Primero es uno que dos

Por Rafael Vergara Navarro *

El interés no es el de echar limón en la herida sino que entendamos la razón para priorizar en el Eje Uno una relimpia de $15 mil millones, que “garantizaría” la navegación por un canal estrangulado por la invasión de La Unión y el puente Benjamín Herrera, entre Torices y Marbella.

Es inexplicable que la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar -Edurbe S.A. – y la Corporación Autónoma Regional del Canal del Diqie – Cardique – no lo hayan valorado como esencial en el recién conocido Documento de Manejo Ambiental -DMA-, que revela cómo se hará el saneamiento y recuperación del cuerpo de agua desde el canal Paralelo, caño Juan Angola y lagunas del Cabrero y Chambacú. Clave entender que si no se recupera la autoridad en La Unión y se detiene la depredación ambiental, el saneamiento, la navegabilidad y disminución de los riesgos de inundación serán quimera y dineros perdidos.

Ante las críticas, con lo expresado por la alcaldesa (e) de Cartagena, Yolanda Wong Baldiris, de que “lo que deba hacerse se hará y se verificará si deben reversarse o ampliarse las decisiones ya tomadas”, no sé si lo estipulado son las áreas que dice el DMA o lo contratado. Pero valga anotar que en el caso del canal Paralelo mantener la salud y conexión del sistema marino con la Ciénaga de la Virgen es obligación de la Aeronáutica.

De importancia en esta accidentada contratación, es que se acabó la cruel historia “de que los caños y los lagos son de Edurbe”, razón por la cual no podrán adelantar relimpia alguna sino cumplen con los nueve requisitos exigidos por la Dirección General Marítima –Dimar – que, a posteriori, ha hecho valer su jurisdicción. Ahora con la batimetría que exige podremos saber cuánto costará el metro cúbico dragado.

Vale reparar que solicitaron el certificado de representación y existencia de la sociedad contratada, la descripción del proyecto con planos elaborados de acuerdo con especificaciones técnicas para georeferenciar y presentar información geográfica en trámites ante la Dimar y la presentación de los estudios técnicos oceanográficos, meteorológicos, batimétricos, geomorfológicos y/o suelos que muestren como solución ambiental la relimpia.

También la definición, entre otras, de las áreas de botadero temporal y sitio de disposición final de los sedimentos a extraer, el certificado de la Dirección de Consulta del Ministerio del Interior donde se indique procedencia o no de consulta previa y el concepto del Instituto Colombiano de Antropología e Historia -Icanh – sobre la existencia o no de áreas y/o patrimonio arqueológico cultural de la Nación

¿Si se va a intervenir el cuerpo de agua porqué Cardique da el permiso sin la autorización previa de la Capitanía?

Confieso que cuando Edurbe y Cardique dicen dragar, el recuerdo del destrozo de las orillas del Caño de Bazurto y la Laguna de Cabrero me horroriza.

Vital ha sido la participación de los ciudadanos y sobre todo de la Procuraduría que ejerce intervención preventiva y hace seguimiento a las acciones institucionales de conservación, mitigación, recuperación, mantenimiento, limpieza y demás aspectos relacionados con los cuerpos de agua del perímetro urbano de Cartagena. También lidera el proyecto Estratégico Cartagena 2018 que implica vigilar y proteger los bienes de uso público y el ambiente en la cuenca hidrográfica, entre las ciénagas de Las Quintas y la Virgen y el Cerro de la Popa.

En desarrollo de ello, y como anillo al dedo, la Procuraduría lideró con la alcaldesa (e) la definición de los pasos a seguir ante la decisión de segunda instancia del Tribunal, que ratificó al Distrito su obligación de recuperar, máximo en un año, el espacio público ocupado por las construcciones ilegales en las orillas del caño Juan Angola en el sector La Unión del barrio Torices. “Evidentemente tales circunstancias (rellenos y ocupaciones ilegales) no solo afectan el medio ambiente de la zona, sino que, además, traen repercusiones generalizadas, en tanto a la escorrentía del caño, que como se evidenció, se angostó, el cual dificulta su circulación natural que a futuro generaría desbordamientos e inundaciones en sus zonas aledañas, debido a que es un Hábitat de frágil equilibrio que sostiene una gran diversidad de animales, lo cual debe ser protegido de manera adecuada ágil y eficiente por su fragilidad”.

La Administración ha sido laxa en la recuperación de los bienes de uso público afectados”, advierte la sentencia. Priorice la inversión, alcaldesa (e), escuche a la Justicia; remedie y luego relimpie, primero es uno que dos.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial