Concejales denuncian públicamente grave daño ambiental a la Ciénaga de la Virgen

Ante la mirada cómplice de todos, incluídos funcionarios de los diferentes entes de control y las autoridades civiles de los distintos niveles, se viene produciendo una devastadora tala de mangle en torno a la Ciénaga de la Virgen, particularmente en la Zona Norte de Cartagena.

Al tiempo, a plena luz del día, decenas de individuos vienen rellenando el cuerpo de agua con escombros y otros desechos, con el protervo fin de apoderarse (para sí o para otros, por encargo) de lo que es un bien de la Nación que por la Constitución y la Ley es inembargable, imprescriptible e inalienable, tal como lo ratificó la Corte Suprema de Justicia al determinar que tales lotes “no se prescriben en ningún caso, por lo que están absolutamente excluidos del régimen de adquisición por usucapión previsto en el ordenamiento civil” (leer ‘Corte abre la puerta para la recuperación de playas y manglares invadidos‘).

Justamente, con el fin de prevenir una tragedia ambiental y evitar que a la vista de todos se siga causando daño a la Ciénaga de la Virgen y sus alrededores, la concejal Judith Díaz Agámez lanzó un angustioso S.O.S. al Establecimiento Público Ambiental –EPA – de Cartagena, a la Corporación Autónóma Regional del Canal del Dique –Cardique, la Procuraduría para Asuntos Ambientales, la Secretaría del Interior, la Alcaldía de la Localidad de Virgen y Turística y la Policía Nacional.

Con abundante material probatorio, la cabildante mostró el tamaño de la deforestación que se viene causando y pidió a todas las instituciones competentes que frenen la tala indiscriminada de manglares, el relleno de escombros y el taponamiento de los canales que contribuyen al intercambio de agua dulce y salobre.

Para Díaz Agámez, además del irreversible daño ambiental que se viene causando, se pone en peligro la actividad pesquera que a diario, desde tiempos inmemoriales, realizan las comunidades afrodescendientes asentadas en los alrededores de la Ciénaga de la Virgen.

En concepto de la concejal del movimiento ‘Cartagena Confirmas‘, las autoridades civiles, tras los respectivos estudios e investigaciones, deben recuperar la zona afectada adelantando cuanto antes la debida reforestación; y, paralelamente, los órganos de control deben dar con los responsables materiales e intelectuales del galopante atentado contra el medioambiente cartagenero.

Detrás de los hechos “hay unos carteles o grupos de mafiosos”

En respaldo de las denuncias de Judith Díaz intervieron también otros concejales, entre ellos el presidente de la corporación edilicia, Wilson Toncel Ochoa, quien, tras resaltar la importancia de abordar la grave situación, le sugirió a la concejala instaurar de forma inmediata las correspondientes quejas y denuncias, ante la Fiscalía en contra de los particulares comprometidos y ante la Procuraduría para lo concerniente a los servidores públicos también involucrados.

Asimismo, respaldó el llamado de Díaz Agámez el concejal Javier Curi Osorio, quien señaló que detrás de la tala y los rellenos denunciados hay unos carteles o grupos de mafiosos que utilizan a la población nativa para apropiarse de los terrenos y convertirlos posteriormente en suelos de uso urbano para el desarrollo de proyectos urbanísticos.

Con nombres propios

Como se recordará, el pasado sábado (1 de septiembre), el ambientalista Rafael Vergara Navarro aseguró que “existe un cartel de las invasiones, una empresa organizada que al delinquir cambia el uso del suelo, sacrifica el capital natural y pisotea ley y autoridad. Me dicen que liderado por ‘Los Paisas’, restos de los Chapetos y los hijos de la Niña Puello, juegan con la necesidad de la gente. Son su fuerza de choque. Conciertan para acumular tierra, corromper y pagar coimas a los volqueteros, macheteros y a los que esparcen el escombro” (leer ‘Peajes para la ceguera‘).

Y un año antes, en un documentado reportaje sobre la grave crisis que padecía y sigue padeciendo Cartagena, el abogado y periodista Mauricio Gómez, tras mostrar una secuencia de imágenes sobre la forma cómo se han taponado los canales que intercomunicaban el mar con la Ciénaga de la Virgen, en la Zona Norte de Cartagena, manifestó que “no hay que pensar mucho para darse cuenta que lo que queda de La Boquilla será arrasado por un desarrollo turístico inatajable, pero esta es tan solo la Cartagena para turistas y ricos propietarios” (ver abajo video).

Pero las denuncias sobre estos hechos vienen de mucho más atrás, como se constató en una auditoria realizada en el año 2010 por la Contraloría Distrital de Cartagena, la cual advierte sobre “la problemática ambiental que generan las invasiones y apropiaciones violatorias de la Constitución Nacional y del Código de los Recursos Naturales. Existen apropiaciones ilegales de suelos y bienes de propiedad de la Nación que están siendo utilizadas por particulares para su beneficio, ante las cuales se evidenció la inacción de las autoridades competentes” (leer ‘Denuncian (otra) supuesta apropiación ilegal de un terreno en La Boquilla‘).

 

 

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial