Oportunidad para la vida: carta abierta al presidente Iván Duque Márquez

Por Bladimir Basabe Sánchez *

Señor Presidente:

Luego de que el Invemar, principal instituto de investigación colombiano con jurisdicción en las aguas marinas del país, concluyera por primera vez en la historia reciente de Colombia que es necesario darle una oportunidad formal en materia de conservación de los Corales de Varadero, único ecosistema marino sobreviviente en toda la Bahía de Cartagena, es importante pronunciarme ante los principales tomadores de decisiones del sector estatal ejecutivo y ambiental. Palabras que recogen el sentir de los más de 30 mil ciudadanos que apoyan la protección de ese maravilloso lugar.

En cuanto a una figura de conservación para los Corales de Varadero, los 1,12 km2 de extensión del arrecife deben además incluir otros ecosistemas conexos presentes en la zona de interés: las islas Draga y Abanico poseen manglar, como también el norte de la isla de Barú, especialmente en Punta Polonia. Incluir el territorio de las islas anteriormente mencionadas, respetando los propósitos de algunas actividades presentes. Las especies de corales como Orbicella (coral estrella), Acropora (cuerno de alce), Mussa (coral de flores) y otras, están consideradas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) como especies amenazadas.

Peces y crustáceos de importancia como el cangrejo reina, cangrejo rey, langosta común del Caribe, caracol pala, mero negro entre otros, requieren un manejo integral para garantizar que las comunidades de la zona de influencia de los Corales de Varadero, quienes históricamente han aprovechado los recursos que el arrecife ha brindado y que se pueden cuantificar por valores muy altos, puedan seguir contando con este recurso. Otras especies, según el mismo informe del Invemar, como la tortuga carey, tienen en los Corales de Varadero una zona de tránsito; queda entonces conocer, desde la ciencia, la etología de la especie y el aprovechamiento que esta hace del arrecife. Y sigo estando corto en la descripción de todo lo que es objeto de conservación.

Importante aclarar que dicho informe propone la “urgente definición de estrategias de manejo”. Una propuesta es la ampliación del Área Marina Protegida (AMP) de los Archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo, figura de conservación administrada por el propio MADS, pero si el Invemar no menciona otra alternativa no quiere decir que el AMP sea la única. La sociedad y los científicos cada vez más están de acuerdo en que este ecosistema merece una figura independiente de conservación, con características propias y consensuadas con filigrana y cabeza fría, basada en la evidencia actual y en la que está en camino de ser socializada por quienes conocen perfectamente su trabajo y a favor del interés de todos.

El hecho de que parte de los Corales de Varadero estén incluidos dentro del AMP (a excepción de la porción de arrecife entre las islas Draga y Abanico, pretendida aún por el Invías para la construcción de la Variante del Canal de Bocachica), no garantiza que la zona cuente con presupuesto para una efectiva gestión y administración ambiental, con profesionales idóneos, con un plan operativo y de investigación robusto, un trabajo comunitario empoderado desde todos los grupos sociales, y una educación en valores donde se demuestre que su conservación sea un tema permanente y no una tendencia del momento. Se requiere que los organismos de control sigan acompañando el proceso de defensa del ecosistema no solo para su protección, sino para su conservación.

El gobierno actual debe seguir trabajando en el aumento del número de hectáreas protegidas: si Colombia ya cumplió con el mínimo exigido, no puede quedarse cruzada de brazos. Son más los mosaicos ecosistémicos que se pierden anualmente por pésima gestión de sus responsables, y es mucho más el área marina que aún no está conservada, sobre todo en el Caribe Colombiano.

Señor presidente: sea usted quien le brinde al país y al mundo la única oportunidad para el mantenimiento de una mejor vida a toda la ciudadanía. Recuerde que los Corales de Varadero ya tienen una designación mundial como Hope Spot desde abril de 2018, y ese privilegio lo tiene la ciudad de Cartagena para el mundo, tan importante como un título de la Unesco. Pero si no se protege y conserva, lo podemos perder para siempre y no habrá ningún comité administrativo que lo reviva: he ahí la diferencia. Salvemos Varadero.

Vía BBC News:

No ha habido un estudio serio para encontrar un lugar con condiciones ambientales similares. El número de colonias de coral que tendrán que mover sería de 10.000. ¿Van a mover a todos esos y qué hay de todos los organismos?”, palabras de Valeria Pizarro sobre el tema. Bladimir Basabe, a través de Salvemos Varadero, está tratando de que el arrecife sea designado como un parque nacional” (leer ‘Colombia’s improbable reef offers hope for coral worldwide‘).

 

* Psicólogo especialista, docente universitario y ambientalista.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial