Agresión a esposa del pastor Arrázola, ¿un acto de intolerancia o un suceso espiritual?

La supuesta agresión de una feligrés de la iglesia Ríos de Vida: Eva María Bohórquez Pérez, a la pastora de dicha congregación: María Paula Arrázola, fue calificada por el esposo de esta: el pastor Miguel Arrázola Pineda, como “un acto de intolerancia, ira y cobardía”.

Similares palabras fueron utilizadas en las redes sociales y en los foros de varios medios virtuales por centenares de cibernautas, entre ellos varios funcionarios y conocidos dirigentes políticos, en rechazo al acto cometido contra la lideresa espiritual durante un evento denominado Viernes de Milagros.

Entre quienes lamentaron las lesiones infligidas a la pastora de Ríos de Vida estuvo el senador del partido Centro Democrático, Fernando Araújo Rumié, quien, a través de su cuenta en Twitter, se solidarizó “con María Paula Arrazola y su familia, víctima de violencia“, agregando que “hay quienes profesan la paz para imponer su ideología pero apelan a la violencia cuando sienten frustración“.

Según varios medios de comunicación, el hecho fue un atentado perpetrado por la llamada ‘Orden de los Illuminati‘, una especie de secta que, aunque en principio no logró imponer sus doctrinas gracias a la férrea oposición de varias iglesias, principalmente la Católica, hoy tiene una fuerte presencia en países de todos los continentes y, aunque sus miembros actúan de forma secreta, han mostrado estar cerca de quienes -en la práctica, según dicen – detentan los poderes políticos y económicos en muchas naciones y persiguen el establecimiento de un nuevo orden mundial.

De acuerdo con un testigo del hecho, “durante el servicio Viernes de Milagros, la pastora estaba administrando y el Espíritu Santo le guió y le ordenó que orara entre el auditorio, y entonces se bajó del púlpito y empezó a orar entre el auditorio, y una señora se vio confrontada, porque tú sabes que cuando el pecado está, algunas personas reaccionan de diferentes formas; y entonces una negra bien ‘toletúa’ le metió la mano, y enseguida la gente, te podrás imaginar, comenzó a darle a la vieja, le jalaron el moño, hasta las extensiones se las quitaron en un jalón de pelo que alguien le dio; intervino la Policía y la señora salió de la iglesia en la patrulla de la Policía”.

Otra persona más narró que “la pastora estaba predicando y en pleno servicio estaba echando afuera los demonios y hablando que estaban haciendo brujerías y que había una bruja en la iglesia, no se qué, y se bajó del púlpito y se acercó donde una señora y empezó a orar por ella, y la señora vino y empezó a golpearla, allí en pleno servicio, y las sillas esas rodaban, y el pastor Miguel (Arrázola) bajó del púlpito y se acercó donde la señora y le decía: ‘dime quién te mandó, dime quién te mandó, y la señora no dijo nada y se quedó tirada allí en el piso; la pastora subió otra vez al púlpito y despidió el servicio y la señora continuó allí tirada“.

En diálogo con Revista Metro, otro feligrés de la iglesia Ríos de Vida señaló que lo que quiso realizar la pastora Arrázola “fue una liberación, lo que los católicos llaman exorcismo, lo cual es algo habitual que la Biblia contempla. Lea Hechos 19, versículo 13, donde habla de unos judíos que intentaron invocar el nombre de Jehová sobre quienes estaban poseídos por malos espíritus“.

Lo que ocurre“, agregó la fuente, quien pidió reserva de su nombre, “es que quien libera debe tener unas condiciones especiales; fíjese que en el mismo Hechos, versículo 15, se dice que el espíritu malo, a través del poseído, manifestó que conocía a Jesús, y también a Pablo, pero no al que estaba liberando. Mire: en el versículo 16 lo dice claramente: el poseído saltó sobre el supuesto liberador, y lo dominó, ya que pudo más que él, y este tuvo que huir desnudo y herido. Lo invito a leer La Biblia también en Lucas 10:19; y en Hefesios 6:11-12“.

Yo tengo claro que esa lectura de la Palabra de Dios explica porqué la señora pudo pegarle a la pastora, y tengo claro que el problema no es político ni de intolerancia, como algunos pretenden mostrar, sino un asunto espiritual“; recalcó; “yo, que soy abogado, estoy seguro que así deberá considerarse. Lo que algunos dicen, que la señora era una illuminati, es lo más absurdo que he oído, ya que esa secta es de gente poderosa, y algunos masones, y esa señora no creo que tenga ningún tipo de poder ni político ni económico“.

De acuerdo con el profesional del Derecho y feligrés de Ríos de Vida, se relacionó a la supuesta autora de la agresión con la Orden de los Illuminati porque, según se dijo, tenía un tatuaje similar al símbolo utilizado por sus miembros, el llamado ‘Ojo que todo lo ve‘, “pero ese símbolo es utilizado por numerosas iglesias y no solo por quienes se sienten dueños absolutos de la verdad, como son los ‘iluminados'”.

 

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial